Crítica de White Boy Rick: El nacimiento de un traficante de drogas

0

White Boy Rick se estrenó en Estados Unidos el 14 de Septiembre. Lo que parecía al principio una película con posibilidades a los Oscar, especialmente por la participación de Matthew Mcconaughey, vino y se fue sin hacer demasiado ruido y sin ser especialmente recordada por nadie. No solo eso, también resultó ser una pérdida de dinero para el estudio cinematográfico, el presupuesto del filme era de 29 millones de dólares y tan solo consiguió recaudar unos 25. De hecho, en España solo se estrena es muy pocos cines de las ciudades más grandes y es muy probable que no recaude una gran suma porque la campaña publicitaria brilla por su ausencia. El director es Yann Demange quien anteriormente solo ha realizado un largometraje que fue mayormente bien acogido por la crítica y el público general.

La película trata un tema que ha suscitado bastante interés, de hecho existe un documental, titulado White Boy que se estrenó en 2017, que relata los mismos acontecimientos. White Boy Rick, al igual que el documental, se centra en la vida de Rick Wershe Jr. (Richie Merritt), un joven que con tan solo 14 años se convirtió en el informante más joven del FBI. A lo largo del filme, vemos como este joven criado en un ambiente conflictivo, con un padre vendedor de armas (Matthew Mcconaughey), una hermana adicta a las drogas  (Bel Powley) y una madre ausente en su vida desde que era pequeño, se inicia en el mundo de la venta de drogas. En un principio es el FBI el que le pide que solo compre estas sustancias, pero más tarde lo sumergen de lleno en este mundo del que es tan difícil escapar. De hecho, se podría decir que un tema principal del filme es la dificultad de salir de la situación social y económica en la que se encuentran estos personajes y resulta irónico que la forma que tienen estos personajes de escapar es una que ha hundido a tantas personas. El filme comienza con esta misma idea, con el personaje de Matthew Mcconaughey relatando como él y Rick son leones que escalaran en el escalafón social.

Resultado de imagen para white boy rick film

El principal atractivo de la película es el reparto que la compone, desde actores con muchos años de trabajo a sus espaldas como Piper Laurie y Bruce Dern, pasando por actores del momento como Jennifer Jason Leigh y Matthew Mcconaughey e incluyendo actores con menos experiencia pero no por ello menos brillantes como Richie Merritt y Bel Powley. Se podría decir que Matthew Mcconaughey es la cara más conocida para el público general, la campaña publicitaria lo sabe y en los pósteres se nota esta influencia. Bajo mi punto de vista, todos realizan un buen trabajo, pero destacan Mcconaughey y Powley. Merritt realiza un gran trabajo, especialmente si consideramos que es su primer largometraje, sin embargo, siempre que aparecen los personajes de Mcconaughey y Powley ellos son los que acaparan la atención.

En White Boy Rick se incluyen distintos tipos de elementos, por un lado está el drama familiar que es el punto más fuerte del film, entre otras cosas por unas actuaciones tan buenas. En este aparatado destaca una parte que relata la lucha contra la adicción de la hermana de Rick y cómo la familia lidia con este problema. Por otro lado, se ve como Rick asciende en el mundo de las drogas, las relaciones que crea en este mundo y como se ve absorbido por ese tipo de poder hasta cambiar su vida profundamente.

Resultado de imagen para white boy rick film

En conclusión, el enfoque que se le da aquí a los acontecimientos es claramente favorable a la situación de Rick Wershe y su familia, el filme quiere realizar un ejercicio de empatía para que se comprendan las razones por las que Rick hizo lo que hizo finalmente. En este aspecto no consigue convencer del todo, en el que sí que es convincente es en como las instituciones traicionaron al joven. El principal problema del filme es que es un tanto olvidable, no realiza nada especialmente mal, pero tampoco incluye decisiones estilísticas especialmente buenas como para llegar a impactar al espectador. Por otro lado, algunos acontecimientos se sienten demasiado abruptos y el final podría haberse beneficiado de un ritmo más pausado para llegar a tener un mayor impacto emocional.



el autor

Actualmente estudio traducción e interpretación, pero mi verdadera pasión es el cine, una pasión que, en mi caso, no comprende de géneros, solo de calidad.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos una vez más, fieles adeptos de Oda, a un nuevo análisis de One Piece. En esta ocasión, del capítulo 932 del manga. Era inevitable un capítulo…