Crítica: El destino de Júpiter, Wachowskis en horas bajas

2

Vuelven los hermanos Wachowski con una nueva película de ciencia ficción, el género que más parece gustarles, aunque ésta vez descarrilando de la profundidad de la que suelen imbuir a sus mejores films para introducirnos en el tópico más simple.

Poco queda ya de aquella originalidad con la que los conocidos hermanos Lana y Andy Wachowski debutaron en el mundo del cine haciéndonos imaginar un mundo artificial en el que los humanos servíamos como batería para las máquinas que controlaban el mundo: Matrix. La película fue tan taquillera que no tardó mucho en ver dos secuelas de decreciente calidad. Durante éstos años hemos seguido viendo diferentes de sus producciones: Ninja Assassin, Speed Racer o la fantástica V de Vendetta, que ambos produjeron y guionizaron, aunque el autor del cómic original Alan Moore renegara de ella y acusara a DC de destrozar su obra.

Lo último que pudimos ver de los hermanos en el cine fue El Atlas de las Nubes, una -a mi parecer- maravillosa película que nos cuenta, a través de historias cruzadas en diferentes épocas, cómo las vidas de las personas están siempre conectadas unas con otras a través del tiempo y el espacio. El film pecaba quizá de una extensión más larga de lo normal y menos dinámica de lo que nos hubiera gustado. No obstante, creo que el mensaje vale la pena y el discurso es muy interesante.

Ahora nos llega otra película ubicada en el género de la ciencia ficción, más del estilo space opera, que nos introduce en un amplio universo repleto de razas y avanzada tecnología en el que la Tierra, para variar, es el único planeta desconocedor de todo lo que se cuaja en torno a él.

En éste universo, todo el cosmos está controlado por una familia de tres hermanos, que se dividen entre ellos el control de los diversos planetas que hay en él, puesto que tienen el absoluto control desde que su madre falleció. Sin embargo, los tres gobiernan de forma egoísta y autoritaria, rivalizando incluso con el organismo de control que es Égida, una especie de “policía del universo”. Todo cambiará cuando se descubra la existencia de Jupiter Jones, una mujer que lleva un secreto en sus genes que podría alterar el rumbo de la galaxia.

jupiter-ascending-review-a-generic-yet-entertaining-space-adventure-67f46444-b998-42f6-9ef4-89efb44fff10

A pesar de que el punto de partida es interesante y de que los Wachowski suelen impregnar sus films de una simpatía y un carácter particular, la cinta va y viene sin mucho interés. No hay absolutamente ningún giro que no veamos venir, y todo se sucede desde la simpleza más obvia.

Los protagonistas, Kunis y Tatum, son dos personajes que parecen completamente ajenos entre sí, y su química es nula. El papel de ella es incierto, plano y, la verdad, no produce mucha empatía en general. Corre la aventura, apenas, siendo llevada como un objeto más que como una persona, y con ello quiebra una de las normas más esenciales del género: el protagonista debe decidir su camino. Tatum es una especie de hombre-lobo (un licánido, raza que no me acaba de convencer en rasgos generales) que hace su papel, sin más. Eso sí: se tira media película sin camiseta. Es lo que tiene éste actor. Eddie Redmayne cumple bien, quizá algo sobreactuado, pero complaciente.

El argumento es el típico, aunque por ello con múltiples oportunidades para cuajar. Es entretenido y fácil de digerir, el problema es la forma en la que suceden los acontecimientos, que dejan con huecos en la historia o con la sensación de que todo es demasiado fácil o demasiado simple. Por ejemplo, el papel de la policía espacial llega a ser casi banal, puesto que en ese universo, con perdón, parece que nadie les hace ni p$&@ caso y todos se los pasan por el forro. En resumen: guión mal estructurado y plano, personajes con carencias en cuanto a profundidad y flecos sueltos.

Aunque los efectos especiales son buenos, en algunas escenas dan la impresión de ser peores que en el resto de la cinta. ¿Se deberá al supuesto problema de postproducción por lo que se aplazó el estreno? Yo apuesto a que sí. Por último, el mejor aspecto del film es, en opinión de un servidor, la música del fabuloso Michael Giacchino, que nunca falla y da un carácter inmenso a algunas escenas.

El destino de Júpiter es un film correcto, sin más. Personalmente ni siquiera lo añadiría a la parrilla de películas que sirven para “entretener”, porque salí bastante aburrido del cine, de hecho. Ni siquiera la acción ha sido suficiente. Creo que es uno de los productos más flojos, junto con Ninja Assassin, que han dado los hermanos. A ver qué tal la próxima.



5.0 Correcta
  • 5,5
  • User Ratings (0 Votes) 0

el autor

Soy gran aficionado a los cómics, la música y los videojuegos, artista marcial y viajero incansable. Participo activamente en blogs de diversas índoles y trabajo puntualmente en temas de diseño gráfico.

2 comentarios

    • A decir verdad, Javi, yo iba con unas ganas inmensas de verla. Éste género ha sido y será siempre mi favorito, y me defraudó un poco el film. No obstante, yo siempre sugiero a los demás que vean las películas y forjen su propio criterio antes de decidir. Un abrazo y gracias por comentar!

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Como ya os anunciábamos ésta mañana en éste artículo, el tan rumoreado acuerdo entre Sony y Marvel Studios del que hablábamos aquí por fin se ha…