Divinity Original Sin: Esto si es rol de vieja escuela

0

La mayoría de juegos de rol se autoproclaman herederos espirituales del mítico Baldur’s Gate. Mienten. La obra de Bioware es para muchos el referente del género y, aunque ha habido buenos títulos, pocos han llegado a ser tan apreciados. Márketing en estado puro. Sin embargo, entre las sombras de las superventas facilonas, surgió la esperanza: la financiación colectiva. Y con ello magnificas obras como Divinty Original Sin.

Kickstarter da de por sí para un artículo aparte. Sus ventajas e inconvenientes son en sí mismos temas muy complejos que implican márketing, satisfacción de los usuarios, piratería y propiedad intelectual, impuestos, nuevas tencnologías, etc. Pero en este caso podemos confirmar que puede aportar novedades muy interesantes, y el género de rol es testigo de eso. Divinity: Original Sin ha sido el juego del año según los usuarios de Steam y el más valorado según los de Metacritic. Ni Call of Duty ni Dragon Age, ni tantos otros. La mayoría de usuarios, aun sabiendo que ha habido otras propuestas muy buenas, parecen tener un favorito.

Un clásico silencioso

La creación de personajes es muy completa

La creación de personajes es muy completa

¿Y qué tiene este título? Amor y pasión por las cosas bien hechas, eso lo primero. Luego, además, podemos añadir el manido concepto de ‘rol de vieja escuela’ pero aplicado con talento y acierto. ¿Y eso qué es? Personajes profundos con una buena historia, dificultad en los combates aunque esté en modo fácil, libertad de acción, cantidad de opciones de personalización en cuanto habilidades y talentos, muchas clases entre las que elegir, un buen progreso de nivel, una historia de libro y un entorno mágico y épico al más puro estilo de los cuentos de espadas y brujería. (Además viene con un editor de mapas incluido). En definitiva, es lo que prometen muchos pero que muy pocos ofrecen. Larian Studios lo ha logrado.

Comenzamos la aventura manejando a dos héroes –no es una cantidad al azar, es que este juego también se puede disfrutar en cooperativo– que se podrán encajar entre once arquetipos: magos, pícaros, guerreros, clérigos… Y, por supuesto, también podremos modificar su apariencia. A éstos héroes se les asignará el título de cazadores primordiales y viajarán a Cyseal, una ciudad acosada por hordas de no muertos y recientemente orcos y brujos. Ahí se les encarga resolver un asesinato que con, imaginación, humor e inteligencia, podremos ir resolviendo poco a poco. En el camino nos encontraremos con más compañeros y, como es de esperar, podremos hacer misiones paralelas que nos ayudarán a progresar y que, afortunadamente, no resultan pesadas ni anodinas sino entretenidas, amenas y hasta hilarantes, cosa que se echaba mucho de menos ya que parecía que el género se había estancado en añadidos por cumplir sin ningún tipo de profundidad en este apartado.

Muchas maneras de hacer las cosas

La libertad es absoluta, podemos ser buenos o malos… aunque eso implica consecuencias. Podemos robar, o pagar, ser justos o todo lo contrario. Pero es que estas opciones van más allá: para abrir una puerta de una casa que no es la nuestra podemos buscar la llave, forzar la cerradura, reventarla a bolazos de fuego o romperla a base de espadazos (con el desgaste del arma que eso implica). Si paseamos por un cementerio podemos saquear tumbas pero eso puede darnos tesoros, hacernos descubrir pasadizos ocultos o desagradables sorpresas como monstruos muy peligrosos.

El combate es muy complicado: hay que tener en cuenta el entorno y los elementos

El combate es muy complicado: hay que tener en cuenta el entorno y los elementos

Pero es el combate lo que lo hace excelente a este juego. Y no es porque sea por turnos, cosa que nos acerca más al rol de papel y lápiz, es porque el entorno es un elemento más, como lo es la climatología o la posición de nuestros personajes. Así luchar contra un mago que quiere achicharrarnos a bolazos de fuego resulta más fácil si invocamos una densa lluvia en el campo de batalla, más si luego le lanzamos un rayo. Todo esto, por supuesto, también juega en nuestra contra y dependerá de nuestra astucia y la estrategia el hecho de ser victorioso.

En definitiva, es un título totalmente recomendable, una delicia que nos evoca los buenos tiempos del género aunque tampoco podemos afirmar que está de capa caída. Pocas veces uno revive esa sensación de no percibir el paso del tiempo, o de querer hacer una misión más antes de ponerse a hacer otra cosa, en otras palabras: viciarse. Como con el Baldur’s Gate o los primeros tiempos del WoW. Mientras esperamos el prometedor Pilars of Eternity, a la venta el 26 de marzo, aguarda una rebaja de precio en Steam esta es la mejor oferta. Esto es, amigos, rol de la vieja escuela.



el autor

Periodista, con lo bueno y con lo malo. Amante de la historia, la actualidad, la tecnología, los videojuegos, los viajes y la música.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Hace unos días escribí un artículo acerca de la reinvención de Marvel en el mundo cinematográfico. Creo que es recomendable leer porque decimos nuestro parecer…