IniciovideojuegosCríticas de videojuegosDragon Age Origins: el eterno reton-no a Baldur´s Gate

Dragon Age Origins: el eterno reton-no a Baldur´s Gate

Bienvenidos, auténticos creyentes, a La Tapa del Obseso, la sección de Raúl Sánchez.

Es un problema competir con un mito. Los mitos juegan sucio, vamos a decirlo claro. La gente se aferra a ellos, les protege frente a los incautos que dicen que sí, que la película o el videojuego lo que sea estaba bien pero que alguna cosa pché.El mito suele ser mentira, idealización. No es que la gente que tenga mitos sea tonta o esté engañada, es que forma parte de la normalidad. Los mitos son necesarios, cohesionan, dan sentido a las cosas y permiten clasificarlas. Desmitificar es siempre duro, al hacerlo se ataca a los pilares mentales de mucha gente. A veces se hace por puras ganas de tocar las narices, también es verdad.En esta santa casa todos somos gente feliz (sobre todo Mario) y queremos compartir nuestra felicidad con el mundo. Y gratis. Esto último es un problema que nos hace parcialmente infelices. De todos modos no queremos que nadie esté muy triste y de ahí que hablemos de uno de los intentos de acercarse a un mito que hizo feliz a mucha gente. El mito de los videojuegos de rol, el mismísimo Baldur´s Gate, del que ya hemos hablado en este sitio (1 y 2) con gran gloria. Viva Minsc y viva Bubu, su hámster. Vivan sus míticos gritos de guerra: “¡A los ojos, Bubú, a los ojos!”, “La magia es impresionante, pero ahora manda Minsc…ESPADAS PARA TODOS“, “Apártate, Mal, voy armado hasta los dientes…Y LLEVO UN HÁMSTER“. Viva y bravo.

Baldur´s Gate es el Mito. El videojuego de rol puro que vende muchísimo y que gusta a gente con gafas de pasta y a gente que mezcla el vino Don Simón con Coca-cola en el parque. A los que pagan Gol Television y los que ven todo por Rojadirecta. Es verdad que su sistema de combate era peor que el de El Templo del Mal Elemental o su argumento peor que el de muchos (Fallout 1, Planescape Torment, Arcanum). Pero Baldur´s Gate tapaba sus defectillos con una accesibilidad mucho mayor y unos personajes secundarios carismáticos a más no poder. Nos hizo trampas, nos enamoró con Minsc, con el prepotente Edwin o el lunático Tiax, con los culebrones de los personajes y con el villano maloso final. Baldur´s Gate jugó sucísimo y todos caímos a sus pies. Gozándolo y pidiendo cera caliente y látigo. Oh, sí, nena.

De ahí en adelante todo el mundo quería que su juego de rol fuera Baldur´s Gate. “Somos los herederos de Baldur´s Gate“, “seremos mejores que Baldur´s Gate“, “meteré más goles que Baldur´s Gate“, “acabaré con la Casta, no como Baldur´s Gate“. Y así todo. Todo el mundo usaba al Mito para intentar vender su nuevo mata-orcos psicopático, y la gente lo usaba para clasificar a otros videojuegos. Todos los personajes se comparaban con Minsc. Eramos todos felices. Hasta el punto que Micromanía nos vendió a un videojuego regulero como Nox como algo mejor que Baldur´s Gate. Una de las mayores puñaladas traperas que recuerdo, al nivel de la que le hizo Marca al pobre Caparrós no hace tanto.

Fueron saliendo cosas, algunas ya mejores que el Mito (Caballeros de la Antigua República II, quitando el tercio final), pero ninguna conseguía lo que consiguió Baldur´s Gate. El reconocimiento más allá de los fans del rol de un videojuego del género, las ventas desmadradas a la altura de otros géneros (el rol nunca ha sido de lo que más ha vendido precisamente) y todo eso. Todos iban comparándose, todos iban diciendo que heredaban algo, pero nada era igual. Las comparaciones dejaban injustamente a muchos juegos como peores de lo que eran. En Bethesda estaban algunos de los pocos que no querían ser el Mito, que iban en contra de los estándares jugables del Mito y que terminaron derribándolo con armas totalmente diferentes creando Morrowind y al final destruyéndolo totalmente y ocupando su lugar simbólico con Skyrim, pero esa historia ya la hemos contado aquí (1, 2 y 3).

Antes de la destrucción de Baldur´s Gate como camino mítico a seguir, BioWare dedicó montañas de dineros a lo que ellos dijeron que iba a ser el sucesor espiritual de Baldur´s Gate. Era posible. Después de todo, ellos mismos desarrollaron el mismísimo Mito once años antes. Lo llamó “Dragon Age: Origins“, aludiendo claramente a un ansiado regreso a los orígenes del rol. Idea totalmente falsa: el rol existía antes de Baldur´s Gate y sigue después con excelente salud. El rol previo a Baldur´s Gate era muy diferente: en primera persona, en el cual las relaciones con los personajes daban un poco igual…de hecho los Morrowind, Oblivion y Skyrim sí representan la vuelta a los orígenes de los primeros juegos de rol. Bioware aquí hizo la de Karl Marx, decir que la Historia empezaba cuando a él le venía bien, ni antes ni después. Tenían de su lado al Mito. Yo hubiera hecho lo mismo. Claro.

Muchos nos temíamos lo peor. Muchos nos habíamos pasado Baldur´s Gate varias veces, muchos nos sabíamos diálogos enteros, muchos nos habíamos hecho mapas en folios y apuntado dónde estaban las cosas (jovenzuelos de ahora con wikis, una buena guerra os hacía falta). Bien pensado y leído con calma a saber cuantas horas de vida productiva (formativa y/o amorososexual, especialmente la segunda) habré perdido ahí. Prosigamos con el relato antes de que me ponga MUY triste.

Como ya no podían usar las licencias de Dungeons & Dragons usaron un universo nuevo sospechosamente parecido, en el cual incluso los pícaros/ladrones/kinkis funcionaban de modo parecido. No había orcos, aunque el enemigo más común se le daba mucho aire. Teníamos enanos, elfos y etc. En resumen, ambientación claramente traída de Tolkien, como todos. Había cosas parecidas a los paladínes, en fin. Ibamos a estar tranquilos, porque todo olía a la ambientación de Baldur´s Gate.  Además, en una de las partes estábamos claramente en la Moria de El Señor de los Anillos, con otro nombre, pero Moria.

Nos devolvieron la pausa táctica, lo de tener caquita, dar al botón de pausa, ver donde estaba cada uno y de donde venían las yoyah y poder decidir con calma. También que los acompañantes no fueran tópicos y típicos. Teníamos ladronas sexys que eran medio monjas pero lascivas, señoras ancianas que en vez de irse a La Manga se iban por ahí contigo a matar gente y de vez en cuando curarte, golems con un sentido del humor y lógica desternillantes o paladines timidos y coquetones a la vez. También una mujer independiente y liberada sexualmente que era, casualmente, una bruja con oscuros objetivos. Vaya por dios.

Morrigan en toda su gloria
Para no perdernos y asustar a la chavalada, todo iba de matar a un dragon muy maloso que la iba a liar parda si no conseguíamos que el resto de grupos parlamentarios conocidos se unieran. Es decir, que iremos para tres-cuatro lados a reclutar a un pueblo/raza/lo que sea y estos nos dirán que hagamos un trabajo gordo para ellos, que incluye dar muchas yoyas hasta que llegamos a un enemigo de final de fase. Tras reclutar a los que podamos, vamos a la batalla final contra el dragón. En esencia es esto. Luego hay muchas misiones secundarias, opcionales y demás.
Hay muchas decisiones que cambian la parte final del juego, y sí lo cambian de verdad, desde que el juego acabe con heróica muerte del protagonista, pasando por que acabemos de rey o que ejecutemos a compañeros del grupo hasta que acabemos en plan jipi con alguno de ellos por el mundo (aunque sin furgoneta). Nuestros actos también decidirán el destino de razas y pueblos que visitemos. En esto Dragon Age es muy superior a Baldur´s Gate. Puede ser jugado de varios modos y con varias mentalidades diferentes sin problemas. Me hubiera gustado que existiera la posibilidad de hacer como en El Templo del Mal Elemental o Neverwinter Nights 2: que al llegar a pelear contra el último jefe pudieramos unirnos a él en la destrucción total con clara intención de pillar alguna concejalía en algún ayuntamiento cuando haya que construir a lo bestia de nuevo en los solares resultantes. Los dragones no entienden de economía realmente productiva. Y así les va. Si hubieran vivido en España no se hubieran extinguido.

Hay que decir que la parte de la chicha de los juegos de rol, el sistema de combate, está realmente bien. Tiene bastante componente táctico y es fácil de manejar. Podemos incluso programar la inteligencia artificial de los compañeros con parámetros de prioridad sobre lo que queremos que hagan de modo muy intuitivo. No es un juego imposible pero tampoco chupado. Las batallas más fastidiadas son en las que nos pegamos con mucha gente, más que en la que nos pegamos con un sólo bicho muy fuerte. En realidad las batallas contra enemigos de final de fase son bastante espectaculares, bien llevadas y divertidas. Todas menos la final, que es ridículamente sencilla y decepcionante. Tanto reclutamiento y tanto sufrimiento para acabar todo casi como si nada.

Hay variedad de escenarios, de cosas que iremos haciendo en cada sitio y muchas decisiones que harán que los compañeros se nos vayan, nos amen o se nos trisquen, hasta el punto de llegar a tener celos y pedirte que dejes de relacionarte tanto con ese otro o no habrá más guarreridas españolas. También es posible llegar a hacer un trío sexuá. Hay personajes bisexuales y hetero. Luego los foros del juego tenían entre sus primeros mensajes, los más visitados, cómo liarse con tal o cual personaje. Tanto juego tanta historia tanta pelea con monstruos para que la gente quisiese saber sobre todo cómo triscarse a personajes virtuales. Todo va bien, amigos.

Shale, el golem, es el Minsc de Dragon Age <3

Para ir terminando, podemos decir que es un dignísimo heredero de Baldur´s Gate. Y lo más importante, un buen videojuego de rol sin compararse con ninguna esencia inmutable ni con otro videojuego. Muy recomendable para todo el que le guste el género. También para los que no sean muy aficionados al rol pero que les guste los videojuegos: el esfuerzo para ser accesible a casi cualquiera está ahí y lo consiguió de sobras. Rol bien hecho al alcance de casi cualquiera. Tuvo merecidas buenas críticas y buenas ventas. Con un argumento regulero y los clichés made in BioWare, como el de tener que hacer un viaje a cuatro lados antes de la batalla final (entre otros que pueden verse en el bonito cuadro de justo debajo), pero buen juego a pesar de ello. En el fondo nos encanta que nos vendan la misma burra una y otra vez. Somos así.

BioWare: si un molde funciona pa qué cambiarlo

Fue el canto del cisne. La estela de Baldur´s Gate a partir de ese momento ya sólo la seguirían desarrolladores en PC, y las más de las veces pidiendo limosna para ver si les llega para hacer algo parecido (y haciéndolo incluso muy bien). Las consolas se rendirían a Skyrim, el videojuego opuesto al modo de proceder de Baldur´s Gate, hasta el punto que la tercera parte de Dragon Age tiene más que evidentes influencias de Skyrim. Incluso el tercero de The Witcher parece que tendrá sus dejes a lo Skyrim. Es el rey, el modelo a seguir.

Puede notarse que en ningún momento he hablado de la segunda parte. Eso lo haremos otro día, pero no va a ser bonito.

Raúl Sánchez
Arriba es abajo, y negro es blanco. Respiro regularmente. Mi supervivencia de momento parece relativamente segura, por lo que un sentimiento de considerable satisfacción invade mi cuerpo con sobrepeso. Espero que tal regularidad respiratoria se mantenga cuando duerma esta noche. Si esto no pasa tienen vds. mi permiso para vender mis órganos a carnicerías de Ulan Bator.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad