El cómic de la semana: Fuerza-X integral (Colección Extra Superheroes)

0

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic, bienvenidos a el cómic recomendado de la semana.

Antes de empezar he de decir que este tomo engloba todos los números de X-Force de Peter Milligan y Mike Allred publicados entre julio de 2001 y agosto de 2002 y tras 13 años de su primera publicación, me siguen gustando como el primer día.

Ahora que ya me dicho que me encantan, voy a ir matizando. Ya sabéis que esta sección semanal trata siempre sobre un cómic que recomiendo. Unas semanas tocan cómics excelentes, otras cómics muy buenos o buenos y otras -las que menos- hablo sobre cómics dignos de mención. No todos los días tenemos obras maestras. Esta semana toca un cómic que se empotra, y de cabeza, entre los cómics muy buenos y los buenos.

Este tomo de Fuerza-X, como lo han traducido así los de Panini para su tomo integral, está englobado en la colección Extra Superhéroes y contiene el final del volumen uno de la colección llamada X-Force, que empezara por 1991 Rob Liefeld. Ahora nos llevamos las manos a la cabeza, pero el X-Force nº1 es el segundo cómic más vendido de la historia sólo tras el X-Men nº1 de Claremont y Jim Lee. Y sí, el X-Force de Liefeld es muy malo. Era muy malo en 1991, en el 2001, en el 2011 y será muy malo en el 2211.

Tras unos primeros números escritos a la par por el ínclito Liefeld y otrora monstruo del medio, Fabian Nicieza, la colección ya estaba herida de muerte. Cuando me refería a monstruo, me refería a monstruo de malo. La gente no es estúpida y poco a poco fue dejando la colección de lado. La serie perdia fuerza y ventas y aunque llegaron buenos autores como el dibujante Greg Capullo y posteriormente Tony Daniel o Adam Pollina, los lectores no podían asimilar los mediocres guiones del mencionado Fabian Nicieza y posteriormente Jeph Loeb.

Se intentaron traer otros escribas, pero John Francis Moore era tan vulgar como los anteriores y las ventas, cada vez peores. ¿Qué hacer? Marvel hizo una especie de “Revolution” con sus colecciones mutantes y en X-Force aterrizó un equipo creativo de garantias con Warren Ellis y Whilce Portacio. Pero era un espejismo. Whilce Portacio no estaba en su mejor momento y además nunca fue un dibujante rápido, dejando varios números a otros ilustradores. Lo de Ellis es aún más de chiste. Desde su primer número ya tenía una persona que le ayudaba en los guiones, Ian Edginton y finalmente fue este autor quien se quedó con todo el pastel. El que se suponía que era el valedor principal de la serie, desapareció como una mala pesadilla.

Se optó por una especie de segunda revolución mutante en el 2001 y se cambiaron los equipos creativos de las series con una enorme “X” en la portada. Para X-Force, la nueva vida empezaba en el 116. En el número anterior se quiso acabar de un plumazo con los personajes fundadores, dejando vía libre a Peter Milligan y a Mike Allred para que hicieran lo que quisieran con la serie. Y sí, lo hicieron. Muchas veces he dicho y creo que lo seguiré diciendo, que cuando los autores obran con total libertad, salen unos cómics mucho mejores que cuando tienes presiones o limitaciones impartidas por la editorial. Con X-Force (llamada Fuerza-X en este tomo) Milligan y Allred podían hacer lo que les viniera en gana y eso se nota.

No se si es un spoiler, porque son historias de hace más de una década, pero sólo quiero contar que en el primer número presentan a un nuevo equipo de héroes, y al final del mismo (con dramatismo) mueren todos ellos excepto dos integrantes. Con este giro de timón, con este giro de argumento, nada esperado, los autores nos dan un puñetazo en la mesa y nos dicen que aquí, en esta colección, todo puede pasar. Y realmente pasa y sigue pasando, sin dejar de asombrarnos, hasta la última página del tomo con la elección del nuevo nombre para la formación.

Como todos los personajes que empiezan a pulular por las viñetas son nuevos, creaciones de Milligan y Allred, estos van muriendo o viviendo según su elección. Aquí no hay Lobeznos (aunque este sale en un número) o Spidermanes. Aquí hay personajes como el Huerfano o Vivisector o U-GO Girl o Lacuna y estos pueden morir o vivir según sus creadores, no sus editores. Tras un éxito brutal de crítica y otro más moderado pero suficiente de ventas, los editores (sí, los que acabo de mencionar y que no se metian en los guiones) se dieron cuenta que el nombre de X-Force estaba herido de muerte y que había que seguir con esos personajes (los que quedaran vivos) y esos autores en otra cabecera y desde el nº1. Así acaba este tomo, con un cambio de nombre del grupo (de forma correcta y ordenada, como cuando eramos pequeños y sonaba la campana del recreo) para relanzar la colección desde otra cabecera con dos “X” en el título, X-Statix.

Espero que entendáis porque he explicado de donde viene esta colección y porque el nombre X-Force era un nombre sentenciado a muerte a principios de siglo. Las escabechinas de los 90 fueron muy grandes y algunos títulos lo pagaron caro. Este tomo engloba en su totalidad los 14 números de Fuerza-X de Peter Milligan y Mike Allred. Dentro del mismo se anuncia su continuación y final, X-Statix, con el que completaríamos una etapa buena y diferente dentro de la cosmología mutante. Lo espero con impaciencia.

Sin más os dejo por hoy y os espero el próximo sábado aquí, en “El cómic de la semana”

Sed Felices



8.2 Valoración global
  • Guión 8.5
  • Dibujo 8
  • Interés general 8
  • User Ratings (1 Votes) 8.5

el autor

Licenciado en Publicidad y RR.PP. Creador y administrador del blog entre otras actividades lúdicas como community manager, lector de libros y cómics además de futbolero, cinéfilo y coleccionista de páginas originales. Me gusta hacer un poco de todo.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Tengo que decir que esta noticia la he visto y la he sacado del blog amigo llamado El solitario de Providence y posteriormente he completado la…