El problema de los tres cuerpos, de Cixin Liu: fresca y original, pero no es para tanto

6

Cuando un se enfrenta a un fenómeno editorial va con la expectativa de encontrarse con una genialidad, más si se trata de un género que no suele triunfar mucho como la ciencia ficción y más si el texto en cuestión tiene el Premio Hugo (2015) a la mejor novela. El problema de los tres cuerpos, de Cixin Liu, es fresco, complicado pero con toques de best seller comercial y proviene del mercado chino, lo que lo hace más original… pero no es para tanto.

La novela se inicia en los truculentos años de la Revolución cultural china, momento en el que el Partido comunista chino se acusó a numerosos intelectuales de ser contrarrevolucionarios. Los Guardias Rojos (los estudiantes convencidos de la causa) se cargan a los profesores, lo que acaba afectando a los protagonistas de nuestra historia para que acaben descubriendo un proyecto secreto del gobierno chino. Ya en la actualidad, (o 2007, época en la que se publicó la novela en China) la comunidad científica internacional más reputa comienza a desaparecer del mapa, y es el profesor Wang el encargado de investigar esto. Tras los misterios iniciales se cuestionan las creencias científicas establecidas y se profundiza en la vida de la astrofísica Wenjie, que en una línea diferente gana más protagonismo y nos ayuda a entender el contexto. Todo ello acompañado del detective desencantado Quianj, que es lo más divertido de la novela y da pena que se quede como personaje secundario. Juntos acaban descubriendo un programa de realidad virtual donde el profesor avanza en su investigación y el lector reflexiona sobre política, actualidad, geoeconomía, historia…

Se trata de una novela compleja, lo que nos recuerda a la ciencia ficción más destacada, pero uno no puede evitar fijarse en elementos inesperados que enturbian la experiencia. En primer lugar que uno espera estar ante algo realmente bueno. Eso no es algo que deba afectar a la novela, pero su éxito internacional acaba afectando a la percepción de lector. De hecho la edición más vendida ni siquiera tiene sinopsis sino frases de lectores ilustres que han disfrutado de esta propuesta, entre ellos, por ejemplo, Obama. Si eres capaz de desvincularte de esta campaña de márketing absurda te puedes encontrar ante una trama con elementos complejos y novedosos, sobre todo por los giros inesperados y lo arriesgado de salirse del molde hoy en día. Pero peca de demasiado ambiciosa y finalmente resulta muy confusa, con cambios espacio temporales que no terminan de entenderse y reflexiones carentes de agilidad, haciendo algunas partes aburridas. Por otra parte los personajes tampoco resultan especialmente atractivos. Y la redacción, tampoco destaca especialmente aunque como sabemos esto puede ser problema de la traducción.

En conclusión: los amantes del género la van a disfrutar. Tiene grandes virtudes y se sale del molde, pero los lectores casuales que busquen adentrarse en el género y apuesten por el best seller del momento mucho me temo que se van a ver superados por las expectativas, lo que al final genera decepción.



el autor

Periodista, con lo bueno y con lo malo. Amante de la historia, la actualidad, la tecnología, los videojuegos, los viajes y la música.

6 comentarios

  1. Juan Bautista Palenzuela el

    Buenas noches del 1 de septiembre. Enhorabuena por sus críticas, aunque en esta ocasión me temo que no estoy de acuerdo con usted. Y me explico.
    Cuando la primera parte, “El problema de los tres cuerpos” propiamente dicho, llegó a mis manos fui uno de los primeros lectores en español a buen seguro en leerlo, y precisamente el hecho de que Obama o Zuckerberg lo alabaran me generó un prejuicio negativo. Comencé una noche y a la siguiente ya lo había devorado. Espectacular y refrescante puesto que crea situaciones completamente originales (el entorno del videojuego de realidad virtual como conexión con Trisolaris es un ejemplo). Y es de esas obras que marca y hace pensar.
    Técnicamente está estupendamente construída y recuerda, en lo superlativo, a Clarke y, en la fundamentación, a Sagan. No sin dejar a un lado el contexto histórico (desde la Revolución cultural hasta el infinito). He leído mucha ciencia ficción y es de lo mejor que ha llegado a mis manos.
    Los siguientes dos volúmenes son más amplios y, encadenándose y superándose uno a otro, más espectaculares.
    Parezco el mejor publicista de Cixin Liu pero le aseguro que no lo conocía y, gracias a él, me ha desvelado la ciencia ficción china como un fenómeno a tener muy pero que muy en cuenta.

  2. Saludos, compañero.

    Tuve el gusto de leer la versión en inglés hace bien poco y al igual que Juan lo devoré en dos o tres sentadas. Me pareció muy entretenido e imaginativo y ciertos pasajes en particular (los de los sofones) me volaron bastante la cabeza.

    Es cierto que quizá no sea muy apto para los primerizos del género y los personajes más allá de Ye Wenjie no tienen demasiada profundidad, pero todo ese ambiente de conspiración sobrenatural que se cierne sobre el protagonista dentro y fuera del juego hasta que se desvela el misterio de Trisolaris me resulta magistral.

    Más allá del tema Obama y estrategias publicitarias similares, me parece un premio Hugo más que merecido.

  3. No pasa nada por no coincidir, y más cuando se hace con respeto. Antes de nada aclarar que es genial que lo hayas disfrutado, por si no ha quedado claro: yo también. Pero quizás me ha podido el hype.

    Eso sí, tiene puntos buenos como los que destacas, que creo ahí ya dependen los gustos personales para hacerlo más grande o no.

  4. Me parece un buen resumen y has destacado lo de esa conspiración sobrenatural, que mola mucho y es muy cinematográfica. Más allá de si merece el premio Hugo o no, o de esas estrategias de publicidad, en mi caso no he podido desvincularme de la expectación.

Contesta a Miguel Martin Pazat de Lys Cancelar Respuesta

Recomendado en Las Cosas felices
Desde su nacimiento, el cine ha ido evolucionando con la sociedad, viviendo y reflejando los cambios y grandes revoluciones, tanto a nivel social como tecnológico,…