El suscriptor nunca lleva la razón: Netflix la nueva cancelaseries oficial

6

“Tras 23 episodios, 16 ciudades y 13 países, la historia del cluster de Sense8 llega a su fin”.

–  Vicepresidenta de producción propia de Netflix Cindy Holland

Una lástima la noticia con la que Netflix nos sorprendía recientemente. Cancelaba  Sense 8, una de sus series fuerte, tras apenas hace un mes del estreno de su segunda temporada, la cual nos dejaba con varios frentes abiertos tras la emisión del último capítulo, mal endémico de la televisión del siglo XXI sobre todo cuando las series son canceladas y nos quedamos sin cierres de las historias.

HBO reina de las cancelaciones

Antes de que Netflix tambalease nuestros corazones con las recientes cancelaciones HBO ya era conocida por dejarnos sin la conclusión de enormes obras maestras como Carnivale, Roma o Deadwood, esta última siempre con, ya a estas alturas, absurdos rumores sobre una continuación en forma de película que diese conclusión a la mejor serie del Oeste de la historia de la televisión. En 2016 HBO dio otro disgusto al cancelar Vinyl, la nueva apuesta de Terence Winter y Martin Scorsese con el canal tras el éxito de Boardwalk Empire. Lo de Vinyl se debió a varios detonantes, por un lado Winter salió pitando por diferencias creativas para establecer las ideas de lo que sería una hipotética segunda temporada, pero sobre todo es cierto que en gran parte se debió a una política de reestructuración en la cadena, en la búsqueda de un nuevo éxito tras el inminente final de Juego de Tronos, la gallina de los huevos de oro de HBO y quien lleva varios años salvándola de un bajón en cuanto a contenidos. No obstante, ese nuevo éxito que buscaban no tardaron en encontrarlo con Jonathan Nolan y su espectacular visión de Westworld, la cual tenéis analizada aquí. Como vemos los espectadores salen perdiendo y es que las cadenas se centran demasiado en el producto perfecto.

Sense8, a mi ya me hicieron lo mismo en HBO

Netflix ¿Estalló la burbuja?

Cuando hace siete años llegó el servicio streaming de Netflix todo era bonanza, alegría y promesas de los mejores contenidos para los suscriptores. A House of cards (cuya quinta temporada tendréis muy pronto analizada en la web) u Orange in the New Black se sumaron inmediatamente grandes clásicos ya de la televisión como Stranger Things o Narcos. Netflix golpeaba así a una HBO que distaba mucho de la época de esplendor de las dos décadas anteriores. Es impresionante la rapidez con la que Netflix  da luz verde  a sus series. El binomio Netflix – Marvel es de lo más rentable de la cadena en cuanto a series se refiere. Eso lo sabemos porque Netflix lo ha dicho y es que se pronuncian poco sobre la rentabilidad de sus productos. Sólo sabemos que la unión de Adam Sandler y Netflix en películas si ha sido bastante fructífera pese a la poca calidad de, al menos, las primeras películas del actor en la plataforma como ya vimos en este artículo.

Pero no nos engañemos, volviendo al tema que nos ocupa, Netflix y las cancelaciones, no nos debería de sorprender y es que a finales de 2016 ya dieron muestras de que al final miran como todas por la rentabilidad. En diciembre de 2016 la cancelación de la serie Marco Polo se hizo realidad, como ha sucedido recientemente, mensajes de agradecimiento a todo el equipo creativo pero cancelación y ninguna explicación. Es verdad que aquí se vislumbra el motivo a kilómetros de distancia: el producto era muy caro y no la seguía mucha gente. Hablamos de una serie muy cara, mirando distintas fuentes entre 90 y 100 millones por temporada. Lo que pasaba es que el producto era en China muy vendible, amen de que en Europa no funcionaba nada mal. En este artículo de The Hollywood Reporter lo tenéis explicado de primera mano. Era pues la primera vez que Netflix enfadaba a sus suscriptores, aunque la humareda del enfado de estos no fue tanta como la que se ha levantado con la cancelación de Sense 8.

Nadie lloró por mi cuando me cancelaron panda de c#@€6#s

Sense 8, un antes y un después en Netflix

No es una serie para todos los públicos, eso quien la ha visto ya lo sabe. Serie de acción, drama, ciencia ficción y con un gran contenido sexual, es una serie a la que se le puede atribuir el tópico de la amas o la odias. Tras una excelente primera temporada, la segunda temporada se hizo esperar dos años; enfado y abandono de uno de los actores, una de las Wachowski que por diferencias creativas abandonó el barco y problemas en la preproducción en la segunda temporada que hicieron que nos llegase su estreno hace aproximadamente un mes. Aunque la espera ha merecido la pena, la serie ha sido cancelada sin un final para los sensates.

Aquí volvemos a lo mismo, era una serie muy cara, unos 9 millones por episodio, y es que hay que tener en cuenta que se grababa en 16 localizaciones diferentes con ocho actores principales. Hasta ahí podemos entenderlo, pero Netflix no cuida a sus suscriptores y es que en un año nos ha dejado sin Sense8, Marco Polo y The Get Down. Desde luego algo está cambiando en la compañía canadiense en cuanto a política de renovaciones de temporadas.

Pero los suscriptores arden y claman venganza

La era de internet nos ha dado grandes momentos. La cancelación de Sense 8 es uno de esos, ha generado tal estupor y enfado en los fans que ni cortos ni perezosos en estos días han cargado contra Netflix amenazando con dar de baja la suscripción. Así bajo el hagstag #Renewsense8 o #sense8 han mandado en Twitter mensajes como los siguientes:

 

Sin duda una declaración de intenciones… Aunque no valga para mucho, quizás estos servicios, tipo Netflix, empiecen a escuchar más a sus suscriptores y a respetarlos, dando a los contenidos por lo menos un digno final.

Eah, brindamos por la puñalada trapera de Netflix

PD: Es un artículo realizado por un sensate al que le han dejado sin conocer el destino de sus personajes, pero seguiremos abonados a Netflix.



el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

6 comentarios

  1. Muy buen artículo, Carlos. Tarde o temprano le llegaría la hora de cancelar series. Estoy de acuerdo con tu conclusión: cancelen o no series que me gusten, yo también mantendré mi suscripción. Por mi parte entiendo que las series menos rentables desgraciadamente tienen que desaparecer para no arrastrar al resto del catálogo (que, por suerte, dista mucho de ser escaso). Un saludo

    • Pues si Pablo, además Netflix nos dio una de las mejores series del año pasado, The Crown, ya nada más que por eso se perdona. Pero series como Marco Polo y Sense 8 que no tengan final es una putada. Quería abordar otro tema en el artículo ¿Puede Netflix tener en su catálogo series inconclusas o debería de retirarlas?

      Un saludo compañero

  2. Hola Carlos. Entiendo y comprendi en su dia la cancelación de Marco Polo, no era la mejor serie de la parrilla y no causo gran repercusión pero a mi me encantaba. la verdad es que me dejaron con un mal sabor de boca, pero también es cierto que con un catalogo que no hace mas que aumentar, (acabo de leer que este año llegara punisher y que en el 2018 tendremos hasta tres temporadas de series Marvel) las series menos rentables es inevitable que corran esa suerte. Saludos.

    • Si, entiendo y acepto tu premisa Solidus, la lástima es que invierten millones en productos inconclusos, van a tener que mejorar a ese respecto. Precisamente a Bloodline otra serie Netflix la renovaron con una tercera y última temporada. Punisher se estrena en noviembre y Defenders en agosto. A ver que tal está la segunda, porque la primera seguro que nos va a encantar.

      Saludos!!!

  3. Es completamente normal que cancelen series si no son buenas, no son rentables o simplemente es hora de que acaben una serie buena no tiene que durar para siempre y yo entiendo que con tantos proyectos haya que dejar otros atrás. El problema es dejar una serie a medias ya que denota falta de respeto al espectador y desinterés ya que toda serie, salvo que sea muy mala, ha de tener un final digno. Aunque podría haber durado más, la cancelación no me habría molestado de no ser por el final inconcluso.
    No dar explicaciones no es una buena estrategia y netflix debería intentar justificarse lo más que puedan.

    • Carlos Porras el

      Exacto, eso es lo que demandamos en el artículo, series canceladas pero con final. Y más en estos servicios de suscripción. Saludos

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
De los creadores de 10 cómics hechos por mujeres llega ahora... (no hay presupuesto para el redoble de tambores pero estoy segura de que nuestros…