En clave de western: Crítica de Sin Piedad (The Kid). El enésimo enfrentamiento entre Pat Garret y Billy el Niño

0

“¿Me vas a convertir en el hombre que mató a Pat Garret?”

Como fan del género western procuro estar al día de todos los estrenos. Recientemente he podido ver The Kid (Sin piedad) y me ha parecido oportuno escribiros sobre lo que me ha parecido volver a ver en pantalla a dos iconos del Oeste: Billy el Niño y Pat Garret. Bienvenidos a En clave de western.

El director.

Me ha sorpendido ver quien estaba tras la silla de director, nada más y nada menos que Vincent D´Onofrio, un actor que ha vuelto a gozar de papeles importantes en series y películas, gracias en parte a ese papelón que hace en Daredevil. No sabía yo que tenía ínfulas de director y buceando he descubierto que ya tenía sus pinitos, por un lado un corto en blanco y negro escrito, dirigido e interpretado por él mismo. Con el título de Five Minutes, Mr. Welles (2005), dicho corto está ambientado en Inglaterra, 1949. Sin un duro en los bolsillos, Orson Welles acepta interpretar un papel en la película de espías “The Third Man“. Cuando están a punto de rodar una de las escenas centrales de la misma, Welles se niega a representarla porque no está contento con las frases que tiene que decir. (Filmaffinity). En 2010 dirige un musical de terror del que apenas hay críticas, Don’t go in the Woods. Ahora ha visto el momento de volver a ponerse tras las cámaras para traernos la enésima revisión de dos icónicos personajes del western, Billy el Niño y Pat Garret.

Pat Garret & Billy the Kid.

Ya lo he dicho antes, estos dos nombres son historia  del western y del cine. Sam Peckinpah hizo el film definitivo sobre ellos. No obstante el cine ha recreado no en pocas ocasiones las desventuras de estos dos personajes, os dejo con un buen listado de ellas en la wikipedia. Os aviso ya que hay más de cuarenta películas sobre Billy el Niño ¿Es necesario otra vez visitar el personaje? Desde luego tras la película de 1973 de Sam Peckinpah, no es que merezca mucho la pena…

La película.

El western, ese género que nunca morirá. Cuando parece que a nadie le interesa siempre aparece o una obra maestra (Sin Perdón, 1992) o una película comercial llena de rostros conocidos (Los siete magníficos, 2016) para que nadie se olvide de este gran género. En este 2019 ya hemos tenido otro western, mucho mejor en todos los aspectos del que hoy hablamos, Los hermanos Sisters. Pero ciñámonos al filme que hoy nos atañe. El comienzo es duro y desolador. Dos hermanos adolescentes tienen que huir de casa. Él, el chico, quien da título a la película, acaba de matar a su padre que recién venía de asesinar a la madre de ambos e iros a saber que iba a hacer a continuación. Mientras escapan el chico hiere también a su tío (Chris Pratt), más desalmado que su propio hermano.

En la huida los dos adolescentes dejarán los llantos para convertirse en supervivientes en un mundo hostil donde es mejor que nadie sepa lo que han hecho, ya que casi nadie lo comprendería. Y es que en ese casi entra en juego Billy el niño que ha sufrido lo mismo que el chico siendo un adolescente. Cuando ambos se conocen, lo del forajido y Garret ya viene de lejos. Somos testigos involuntarios de lo que transcurre entre Garret y Billy y su banda. Aquí el protagonista es el, Pat Garret y su cruzada contra Billy es un cruce en el camino. Un cruce que deja huella en forma de amistad. Al menos es lo que el chico entiende de ese concepto. A ambos les une el dolor de haber matado a un padre maltratador. Cuando por motivos mayores el chico cambie de amistad y se una a Garret comprobará que la honorabilidad y el camino recto de la ley le hará cumplir justicia y venganza.

Valoración Final.

La película de escasa hora y media se deja ver con cierta facilidad. Sinceramente no acabo de pillar la elección de esta historia para hacer un western. Si te gusta los icónicos personajes haz la enésima revisión y ya está. Total, a estas alturas… pero nos mete a un chico y sus primeros pasos con la inocencia perdida mientras vemos de soslayo a un defensor de la ley (Garret) liarse a tiros con una banda de forajidos (Billy y su banda) con la sucesión de frases lapidarias salidas de mil libretos de guion. La dirección es aceptable, aunque no es D´Onofrio un director a seguir la verdad, pero cumple. Lo mejor sin duda alguna es Ethan Hawke que en los últimos papeles está recuperando ese carisma. Tampoco está mal Dane Dehaan, pero es que este actor es muy bueno. Algunos ya lo sabréis, pero en esta película salen tres de Los siete magníficos del 2016, Hawke, Chris Pratt que hace del villano de la función y D´Onofrio que se guarda un papel anecdótico. Ya os digo yo que no es casualidad que estos tres repitan juntos. Respecto a Pratt, decir que es el villano de la película y la verdad es que se come la pantalla en la escena final junto a Ethan Hake. Sin duda el encuentro de ambos es lo mejor, sobre todo con ese duelo final y la frase con la que abría este artículo: “¿Me vas a convertir en el hombre que mató a Pat Garret?”. Por lo demás la película queda ahí como una más en el género, no molesta pero queda lejos de otros filmes recientes que nos han llevado a galopar por las llanuras como las citadas Hostiles (para mí una obra maestra) o Los hermanos Sisters.

Un saludo y sed felices.



el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos a Las Cosas que nos Hacen Felices y a los cómics que no lo hacen tanto. Hace unos días se publicó en España el…