En clave de western: Reseña de El último tahúr, una historia deliciosa de póker y trampas ambientada en el salvaje oeste

0

¡Saludos vaqueras y vaqueros! No es ningún misterio mi profundo afecto por el western en sus diferentes formatos, como atestigua uno de los cómics que tengo publicados como guionista (Un disparo en el desierto – Ediciones Traspiés), y también demuestran mis diferentes artículos dedicados en esta web al tema. Por eso he disfrutado mucho con la lectura del cómic «El último tahúr» de Rodrigo Sopeña y Juande Pozuelo, publicado por Dolmen Editorial. Si queréis leer otros artículos de esta sección dedicada al western lo podéis hacer aquí.

¿Qué hace especial esta obra? Son muchas cosas, aunque quiero empezar alabando el buen funcionamiento del equipo creativo. Rodrigo Sopeña hace un espectacular trabajo con el guion, donde se nota la esmerada labor de documentación que tanto él como Juande Pozuelo hicieron para darle verosimilitud a la obra y encuadrarla en un período histórico en el que coincidieron los distintos personajes históricos que aparecen en este cómic. Pero ojo, el guion no solamente es bueno por este trabajo previo de arqueología histórica, sino porque la historia se cuenta con un ritmo que no decae y siempre nos deja momentos para el disfrute, protagonizados la mayor parte por Andy, el protagonista. Andy es una figura que tiene mucho carisma y por el que es fácil sentir aprecio, aunque parte de su encanto tenga que ver con ser un tramposo que se quiere redimir con la elaboración de un libro en el que desvelará cómo hacer todas las trampas y trucos que él mismo usaba para desplumar las mesas de pokér.

También hay que valorar el trabajo de Juande Pozuelo con el dibujo y el color. Respecto a lo primero, estamos ante uno de esos autores que, partiendo de unos dibujos nítidos y limpios, muestra gusto por el fondo y los detalles, cosa que agradezco mucho la verdad, ya que esos cómics de aire más clásico donde el artista se esmeraba por los diferentes escenarios en que se mueven los personajes enriquecía mucho la lectura. Y eso no es todo, porque estamos ante un estilo dinámico, con ese aire clásico que he mencionado sí, pero que perfectamente se acompasa a lo que la narración está contando en todo momento. La paleta de colores y sus tonalidades no desentonan, sino que se amoldan de forma natural y se disfruta enormemente.

Siguiendo con el análisis, otra de las virtudes de la obra, si bien ya la venía mencionando antes, es el ritmo narrativo, que no decae en ningún momento aunque tengamos una historia ambientada en el presente pero contada en su mayor parte a través de flashbacks, ya que aquí se nos narra la vida de Andy, tanto los momentos buenos como también los malos que tuvo que pasar a lo largo de su vida. Otra de las cosas que quiero ensalzar, es que el western es un género que por fortuna nunca muere, y me complace que, dentro de la producción más minoritaria que tiene dicho género en el cómic actual, las historias que nos llegan sean de una alta calidad como ésta.

¿De qué va El último tahúr? Como no quiero destriparos demasiado de la historia, os comparto la sinopsis oficial de la obra:

Andy se gana la vida timando a incautos en la mesa de póker. Cuando decide convertirse en un hombre honrado, desvela todas las trampas con cartas en un libro… En ese instante pasa a ser el hombre más perseguido del Oeste.

En 1902 se publicó en Chicago «El experto en la mesa de juego», un manual que revelaba todas las trampas con cartas. Su autor firmaba como S.W. Erdnase, ocultando su verdadero nombre a los jugadores profesionales y forajidos que desearían matarle a partir de la publicación.

La banda de los Dalton, John Wesley Hardin, Harry Houdini, el doble asalto a los bancos de Coffeyville y la conquista del Territorio Indio se entremezclan en El último tahúr con la leyenda de este misterioso hombre cuya vida fue un gran truco de magia.

En los dos últimos párrafos cobra especial importancia lo que comentaba sobre la labor de documentación, porque ese libro existió de verdad, y porque en la historia van confluyendo las vidas de los citados personajes reales, así como sucesos que tuvieron lugar en la historia del oeste americano. Como es lógico, todo eso está adaptado a los fines de la narración, con las liberalidades lógicas que el autor le da para contar su historia a partir de lo verídico.

¿Merece la pena el cómic? Sin lugar a dudas SÍ. Estamos ante un delicioso western donde las trampas, el póker, la picardía y la violencia propia del salvaje oeste confluyen con momentos donde el amor, el misterio y la leyenda tienen su lugar. Además, Dolmen Editorial ha editado esta obra en formato de tapa dura y trae una cantidad enorme de contenido extra donde vienen referencias históricas, fotografías de la época y cómo quedó plasmado todo ese material fotográfico en las viñetas, y muchas cosas más. Sin lugar a dudas una obra que todo amante del western y las buenas historias debería leer. Os dejo al final la ficha del cómic en la web de Dolmen y su portada. ¡Larga vida al salvaje oeste!

El último tahúr – Dolmen Editorial



el autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en los fanzines "Hormigas" y "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos, auténticos creyentes, a La Tapa del Obseso, la sección de Raúl Sánchez. En este sacrosanto sitio somos muy de los juegos de mesa y…