InicioCineEn la cultura popular ¿que es peor la ignorancia o el desinterés?

En la cultura popular ¿que es peor la ignorancia o el desinterés?

Hace ya un tiempo, durante una de las tantas conversaciones casuales de donde salen las ideas de nuevos artículos, nos enteramos que Michael Bay tiene planes de dirigir una versión live-action de Dora la Exploradora. Como es de esperar y sobre todo guiados por el sentido común, todos llegamos a la conclusión unánime de que tenía que ser coña ya que en el historial de películas dirigidas por Michael Bay no figuran adaptaciones precisamente infantiles. Pues para nuestra sorpresa y la del mundo en general, efectivamente la casa productora del director tiene planes de llevar a la gran pantalla dicha adaptación, que no es lo mismo que decir que este será el director de dicha entrega.

Nos llama la atención que este tipo de noticias las descalificamos usando un poco de sentido común, pero a la vez tambien fantaseamos con la posiblidad de que la noticia sea cierta. Es decir, si los medios confirman que la noticia es falsa la descalificamos y posiblemente exponenos nuestras razones,  pero si termina siendo confirmada por los involucrados llegamos a la conclusión de que es algo tan interesante que no podríamos dejar de ver (Véase caso Star Trek- Tarantino).

Una gran parte de nosotros consideramos desde un principio que las noticias que nos llegan a través de las Redes Sociales no son fiables y es lo mas razonable dudar de su veracidad. En la mayoría de los casos pueden obedecer a muchas cosas como sensacionalismo, clickbait barato, mala interpretación o simplemente un fake muy cutre. En cambio, cuando la fuente es confirmada lo aceptamos casi como una verdad absoluta y dejamos de lado nuestro escepticismo friki y para la mayoria de personas ahí termina el asunto.

Lo que me lleva al título de este artículo y tomando como referencia el ejemplo anterior, es la siguiente duda; si asociamos la confirmación por varios medios audiovisuales y redes sociales como una verdad absoluta algo que comenzó como un simple rumor compartido, Esto ¿ podría ser utilizado como herramienta para condicionar tus gustos y tus intereses? . Algo que tiene un valor de negocios crucial en esta época donde la Big Data es quien determina y te muestra toda la información que crees controlar como usuario final y no al contrario.

La opción mas viable,  es que uno escucha y entiende lo que quiere escuchar y entender, y posiblemente esa sea la razón por la cual millones de personas se la pasan redistribuyendo por internet noticias falsas que simplemente refuerzan sus ideas fijas (véase el caso Marvel vs DC) , buscando apoyo a sus pensamientos radicales que nada bueno aportan al producto. Esa bola de nieve cargada de ignorancia auto-inducida adquiere tanta fuerza una vez empieza a rodar, que hasta puede cambiar el curso de la historia hasta ese momento gracias al poder que tienen hoy en día las redes sociales.

El escritor Mark Twain entre una de sus tantas frases dijo:

“LO QUE NOS METE EN PROBLEMAS NO ES LO QUE NO SABEMOS. ES LO QUE SABEMOS CON SEGURIDAD, Y QUE EN REALIDAD NO ES ASÍ”.

En el mundo del cine, el comic y todo lo que tiene que ver con la industria cinematográfica esto se ve a diario. El como un hecho relevante puede cambiar la forma en que aceptamos el contenido desde ese momento en adelante. Como ejemplo reciente está el caso Weinstein, que cambia lo que conocemos de esta industria en los últimos años, pasando de ser un rumor de toda la vida a una verdad plausible, que además afecta la apreciación que tenemos acerca de muchos productos que han salido de la productora. Llegando a pensar en el más radical de los casos, que todos son cómplices y culpables sin medir a que grado nos afectan estas cosas realmente.

Lo preocupante de este fenómeno es que en nuestra vida diaria, gracias a la big data (internet de las cosas) estas noticias que le dan la vuelta al globo pueden ser utilizadas por cualquier persona que quiera sacar provecho de ellas, bien sea para reafirmar su punto de vista, comercializar un producto e incluso asociar ciertas características con ideologías políticas, dependiendo de quién es el receptor y que es lo que realmente quiere ver. Al parecer, vivimos en un mundo al que le gusta vender la idea de que cada vez somos más libres y multiculturales, pero en el fondo no somos ni siquiera responsables directos de las ideas que concebimos y las acciones que tomamos.


Aunque el tema parezca cogido por pinzas y existan ámbitos donde se reafirme este hecho con mayor relevancia que en la cultura popular, la intención es que seamos conscientes de que al emitir una opinión o compartir una información nos comprometemos con estar afectando la manera en que se interpreta por cada persona. Deberíamos cuestionarnos si realmente es algo en lo que tenemos convicción, o simplemente somos parte de un movimiento que se aprovecha de la ignorancia auto-inducida que es consecuencia directa del desinterés de todos.

Quedo abierto a cualquier punto de vista en los comentarios. Hasta entonces, sed felices.

Gabriel A. Escobar S.
Ing. en Informática, Músico Aficionado, Adicto al Café, no necesariamente en ese orden. Entusiasta del mundo del cine, las series de televisión, el Comic, los libros y relatos de Ciencia Ficción.

1 COMENTARIO

  1. Que un director como M Bay quiera hacer una película de eso a mi no me sorprende la verdad.Lo sospechoso seria que quisiera hacer otra adaptación de “Mujercitas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS