¿Eran mejores los dibujos animados antes? Análisis de la programación infantil. Parte 1

7

Veréis, este verano estoy cuidando de mis primos pequeños (un chico de 11 y una chica de 8), ya sabéis, para ganar algo de dinerillo y volver a la uni modo trapero, tirando los billetes de cinco por la ventanilla de mi Ford Fiesta…

Yo intentando ahorrar.

En fin. Dejando a un lado mi lamentable estado financiero, he de confesar que este pequeño empleo veraniego me ha ayudado a ponerme al día respecto a la programación infantil. Tanto de canales públicos, como privados y hasta Netflix Infantil (con tanta variedad normal que no haya manera de llevarlos a la piscina, hasta a mí me cuesta salir del salón), llevo gran parte del verano empapándome de todo tipo de cartoons, anime y sitcoms infantiles. Como buen ser humano que soy, los recuerdos de mi no tan lejana infancia acudieron rápidamente a mi mente. De este modo, he podido disfrutar de intensas discusiones con mis primos, que han derivado en un intercambio continúo entre las series actuales y las de mi época, desde el primer boom del anime de los 2000s, pasando por la llegada de Disney Channel, el fugaz auge de Jetix, su prematura muerte e incluso los primeros pasos de un Boing recién nacido.

Tenéis este artículo en formato vídeo en nuestro canal de YouTube, si os gusta nos os olvidéis de suscribiros:

Obviamente las comparaciones no tardaron en aparecer. El sentimentalismo, la nostalgia, y por qué no decirlo, también el olvido, nos hacen recordar simplemente lo bueno, lo que nos gustaba. Atrás queda todo lo malo, lo aburrido, los doblajes, los guiones repetitivos, los continuará en los momentos menos apropiados… Esto no quiere decir que lo anterior fuese peor, ni un extremo ni otro, todo depende de la calidad del título que coloquemos en la balanza. Por eso, he decidido realizar una mini serie de artículos analizando y comparando lo que se podía ver antes, con lo que se ve actualmente. En esta primera parte, nos centraremos en lo actual.

LA PROGRAMACIÓN INFANTIL ACTUALMENTE

Seamos sinceros, la cantidad de canales infantiles, así como la variedad de las temáticas y de estilos de dibujo conforman la que seguramente sea la mejor oferta infantil de todos los tiempos. Para intentar abordar esto de la manera más óptima, me voy a centrar en las principales cadenas tanto de televisión pública y privada (aunque ello implique dejarme alguna fuera).

CLAN TV

Televisión Española siempre ha tenido claro que este era el espacio para que los más pequeños de la casa pudiesen disfrutar sin miedo a sufrir ningún trauma ni a ver nada inapropiado. Conoce bien cuál es su target, y a falta de competidores es el rey en su terreno. Con una programación dedicada a los niños y niñas de entre 1-6 años, se centra en shows educativos resultones como: Pocoyo, Cleo & Cuquin, Pepa pig o Masha y el oso. También cuenta con alguna para más mayorcitos como el ídolo de masas Bob Esponja, Desafío Champions Sendokai o la serie de Invizimals.

Pepa Pig, el secador de pelo porcino más famoso entre la juventud.

DISNEY CHANEL

El ratón más famoso del mundo es omnipresente aunque parece ser que ha perdido algo de fuelle. El canal de la productora de entretenimiento más grande del mundo parece estar jugando sobre seguro. Con una estructura de sota, caballo y rey, la programación de Disney Channel se cementa sobre cuatro pilares: Phineas y Ferb, La ley de Milo Murphy (también de Dan Povenmire pero sin llegar a la altura de su predecesora), Star contra las fuerzas del Mal y Miraculous: Las aventuras de Ladybug, siendo esta última la única que no está completamente producida por Disney, sino a través de una colaboración con un estudio francés, otro japonés y otro coreano. Todo lo que resta es relleno, bien con series antiguas, spin-offs de sitcoms que en su día funcionaron mejores o peores, y tímidos intentos de nuevas franquicias de este estilo, ya que quedó demostrado que las más icónicas no podían ser superadas.

La gran apuesta de Disney: el anime francés.

 

Gamberra, atrevida, pero tremendamente cuqui.

BOING

Muy a mi pesar, debo conceder la victoria a la cadena de MediasetEspaña. Detesto este grupo de comunicación, primero por permitir la existencia de Telecinco y segundo por ser propiedad de Silvio Berlusconi. Sin embargo, al César lo que es de el César. El canal es muy bueno. Si bien no tiene muchas licencias, las pocas que tiene superan con creces a las anteriores en calidad. Es de las pocas cadenas en abierto que cuenta con anime doblado al castellano. Principalmente son continuaciones de clásicos como Dragon Ball Super, Doraemon, Beyblade Burst o Inazuma Eleven Go, pero también auténticos exitazos en Japón como Yo-kai Watch.

Mitología Japonesa + Pokémon = ÉXITO MUNDIAL

Puede parecer una broma, pero después del enorme desembolso que Disney realizó por los derechos de Marvel, las series de animación de Spiderman, Hulk o los Vengadores se emiten en esta cadena. Aunque el verdadero chiste viene cuando se descubre que DC Superheroes, Young Justice y Teen Titans Go, superan en audiencia a las marvelitas.

Para terminar, quizá una de las claves de su éxito es que cuenta con un target muy amplio. Si bien no llega a superar a Clan, tiene alguna que otra serie más infantil, pero su gran apuesta son las series para más mayores: Gumball, Steven Universe, Hora de Aventuras e Historias Corrientes, la mayoría cortesía de Cartoon Network.

Este canal juega en otra liga.

DISNEY XD

Entrando ya en lo privado, este es el resultado de la destrucción de Jetix. Da la impresión de ser un pequeño campo de pruebas para la pública. Con una imagen más atrevida, experimenta con varias franquicias que aparecen y desaparecen continuamente. ¿Algo que destacar? Gravity Falls, sin duda.

Espeluznantemente brillante. Todo un misterio.

NICKELODEON

Esta cadena parece que se quedó atascada en 2007. Si Disney aprendió por las malas que los niños de hoy no quieren sitcoms, este se los quiere meter con embudo. No se puede vivir eternamente de Bob Esponja, hay que reinventarse, y aunque los Rabbids estén simpáticos, no es suficiente.

CARTOON NETWORK

Una cadena que sí ha sabido reinventarse y que vive una edad de plata que bien puede saberle a oro. Si sumas todo lo bueno de Boing, durante más tiempo, más capítulos, y de vez en cuando una pequeña dosis de series antiguas, tienes la que seguramente sea la mejor productora de animación occidental.

CONTINUARÁ… ¿NO?

Y hasta aquí el artículo. Si sois unos nostálgicos, si no sois fans del estilo calarts, o si simplemente pensáis que lo de ahora no llega al nivel de lo que se hacía antes, no os perdáis la siguiente parte. Además, ¿quién sabe?, ¿quizás de aquí salga un Top animación infantil (2000-2010) vs Top animación infantil (2010-2018)?

Por ahora no me voy a mojar, pero si queréis una lucha espacio-temporal que os enfrente con vuestros familiares más pequeños, dejadlo en los comentarios. Si Disney me lo permite, habrá sangre de por medio.



el autor

Filólogo y friki. Defensor a ultranza del videojuego como arte. Adoro Japón con todo lo que ello implica y mi nombre es una falta de ortografía con más sentido de lo que parece.

7 comentarios

  1. Buenas. Respondiendo a la pregunta. Con ninguna de las dos.
    Dragones & Mazmorras, Caballeros del Zodiaco, Dragon Ball, Ulisses 31, Sherlock Holmes, Campeones, Mazinguer Z, Conan el niño del futuro, Transformers, Thundercats, He Man, ….podría estar así hasta la noche. Con muuuuuuucha diferencia la mejor época de animación fueron los 80′, no hay color. Saludos amigo.

    • Raúl Sánchez el

      En cuanto a animación, técnicas, espectacularidad, forma de narrar, etcétera los dibujos que comenta el artículo no tienen comparación: son abrumadoramente mejores que los ochenteros. Es natural: en los 80 no tenían los instrumentos informáticos de hoy en día. Todo era más a mano: no hay más que recordar como en He-Man, por ejemplo, repetían planos y el mismo dibujo decenas de veces para ahorrar. Hacían un dibujo de la cara de He-Man y lo aprovechaban mil veces: era comprensible pero una chapuza. Eso hacía que muchos dibujos animados ochenteros, por más que estéticamente fueran muy bonitos, estuvieran como acartonados.

      Todo esto vale para Transformers y casi todos los demás. Caballeros del Zodíaco era una serie mala, no nos engañemos. Todo era que el maloso molara mucho, golpe especial, os he vencido y el caballero de turno levantandose (otra vez) para levantar el brazo y que el malo saltara por los aires. Una y otra vez. Que nunca habíamos visto visualmente nada así y que el diseño de armaduras era alucinante, vale, pero las peleas era lo mismo siempre.

      Una serie tan tontorrona como Star contra las Fuerzas del Mal es abrumadoramente mejor que casi todas las de los 80. O Ladybug. El estupendo artículo de Vlackstar tiene razón: nunca se han hecho mejores dibujos animados que en este siglo (como siempre, hubo cosas buenas en los 80, hay cosas malas ahora, etcétera, pero el nivel medio es superior hoy).

      Saludos.

  2. Pues yo soy de los 2000, y la verdad es que por lo que duela a los nostalgicos en lo referente a dibujos animados occidentales los 2010-2020 son infinitamente mejores,un gumball, hora de aventuras o gravity falls es otra puta liga, aunque por supuesto, en el 2000 hay alguna que otra joyita

  3. Buenas a todos, gracias por vuestros comentarios, disculpad la demora en contestar pero es que no he podido hacerlo antes. Me alegro de que os haya gustado el artículo, o que por lo menos os haya resultado interesante.

    Respecto a los dibujos de los 80s, no los menciono por una cuestión muy sencilla: por edad no los conozco. Hablo de los dibujos animados del 2000s porque son aquellos que vi durante mi infancia, que es de lo que trata este artículo, la continua lucha entra la nostalgia y la calidad. Cualquier serie animada de cualquier época puede ser extrapolada a esta idea. Muchas veces infravaloramos lo que hay hoy día porque así lo dicta nuestra conciencia, ya que no es lo mismo el valor de la serie que veías con 10 años, al recuerdo de tu persona viendo esa serie. Obviamente el hecho de formar parte de nuestro pasado, de nuestro recorrido personal lo hace más especial de lo que puede llegar a ser en principio. Si nos aferramos excesivamente a la idea de que cualquier tiempo pasado fue mejor, nada puede superar al corto de Mickey robando el barco a Pete entre silbidos ¿no?.

    Pero… significa esto que nada de lo anterior puede compararse con lo que hay hoy día. Para nada. Los dibujos de hoy en día tienen incontables virtudes, pero también muchos defectos. Curiosamente, varias (que no pocas) series algo más antiguas superan a las actuales en ciertos aspectos donde estas fallan. ¿Cuales? Si queréis saberlo no dudéis en echarle un vistazo a la segunda parte: algunas joyas del pasado.

Contesta a VlackStar Cancelar Respuesta

Recomendado en Las Cosas felices
De todos es sabido mi pasión por las figuras de acción. Además del sentido estético que confieren a mi bat cueva está el impagable nexo…