Guía de series: ¿Por dónde empezar en HBO?

0

Con la innegable vigencia de las series hoy en día, es natural sentirnos agobiados cuando, tras muchas reticencias y hacer cuentas, nos decidimos a meternos en una plataforma. Cientos de títulos se presentan ante nosotros, exigiendo nuestra atención al afirmar que son lo mejor que hemos visto en nuestras vidas. Precisamente por eso, con esta serie de artículos me he propuesto, en la medida de lo posible, reducir un poco ese estrés y ansiedad que sufrimos al enfrentarnos a tantas posibilidades, destacando un par de propuestas en función de lo que nos apetezca más ver. Y, puestos a empezar, mejor hacerlo por la plataforma por antonomasia en lo que a series se refiere: HBO.

Si quieres un buen drama…

– Six Feet Under

  • Duración: 5 temporadas de 13 capítulos, 50 min.

Pocas veces la amargura y desidia de los vínculos disfuncionales ha sido plasmada de mejor manera que como se hizo en Six Feet Under. A raíz de la trágica muerte del patriarca, una familia se vuelve a juntar para decidir cómo gestionar el negocio familiar: una funeraria. Depresiones, inseguridades, rencor e insatisfacción se juntan en esta lúgubre serie, que nos ofrece un viaje difícil junto a sus fantásticos y rotos personajes. Sin duda, una delicia para aquellos que valoren las historias de relaciones y de conflictos reprimidos.

– Big Little Lies

  • Duración: 2 temporadas de 7 capítulos, 50 min.

Una de las mejores series del 2017. Con un genial casting, Big Little Lies plantea un sutil y ligero thriller policíaco sustentado en las relaciones de personaje. Ambientada en Monterey, zona donde el lujo y la burguesía florecen, vamos descubriendo la implicación de un variopinto grupo de mujeres aparentemente perfectas en un asesinato, viendo cómo su integridad se va resquebrajando y afloran sus trapos más sucios y oscuros traumas. Una trepidante experiencia que desmonta prejuicios.

– The Handmaid’s Tale

  • Duración: 3 temporadas de 10-13 capítulos, 50 min.

La distopía del momento. Partiendo como adaptación de la novela de Margaret Atwood, El cuento de la criada nos traslada a un opresivo y cercano futuro en el que, al más puro estilo Hijos de los hombres, la fertilidad ha decaído hasta tal punto que ha emergido un estado ultra-religioso llamado Gilead, lugar en el que las mujeres fértiles son usadas y esclavizadas por las familias burguesas al poder. Con una dirección y fotografía sin parangón, la serie transmite perfectamente la sensación opresiva y yerma que acompaña a Elisabeth Moss en su particular viaje como criada. Una angustiante propuesta que ha causado un más que merecido rubor.

Por si acaso… si buscáis más propuestas y habéis visto las que he destacado, la reconocida The Leftovers puede cautivar a más de uno con su atrevida propuesta en la que desaparece el 2% de la población mundial, o si buscáis algo más ligero y con más culebrón, True Blood es un clásico ineludible en el que vampiros y hombres lobos increíblemente atractivos, harán las delicias de más de uno…

Si quieres reírte un rato…

– Lo que hacemos en las sombras

  • Duración: 1 temporada de 10 capítulos, 20-30 min.

¿Quién dice que tu vecino no sea un vampiro? Lo que hacemos en las sombras, como ya hizo la película original en la que se basan, explora el día a día de un grupo de ineptos vampiros, a cada cual más estrafalario, que comparten piso. Rodado como falso documental y con el característico sentido del humor de sus creadores Taika Waititi y Jemaine Clement, esta inocentona y absurda serie promete dejar más de una carcajada.

– Larry David

  • Duración: 9 temporadas de 10 capítulos, 20 min.

La vergüenza ajena es uno de los sentimientos más angustiantes que puede experimentar el ser humano, y más aun cuando hemos vivido algo similar. Curb your enthusiasm (o Larry David en España) es el endiablado recordatorio de lo patéticos y molestos que podemos llegar a ser. Plagada de cameos y sustentada en una maquiavélica y rebuscada Ley de Murphy, esta ya histórica serie explora la exagerada vida de Larry David, el creador de Seinfeld, una continuación espiral de ridículos públicos y malentendidos que seguro te hará chillarle a la almohada.

– Bored to death

  • Duración: 3 temporadas de 8 capítulos, 30 min.

¿No sabes qué hacer con tu vida? Ellos tampoco. Esta divertida y poco conocida comedia, explora el intrascendente y vacío día a día de tres amigos. A raíz de la abrupta decisión de uno de ellos de hacerse detective privado sin licencia, puesto que cree que con haber leído novelas es suficiente, su amistad y estilo de vida serán puestos a prueba al encontrar en esta actividad algo que parece llamarles a todos. Un retrato de tres vidas vacías que, en el fondo lo que buscan es sentirse con propósito.

Por si acaso… si queréis algo más vulgar y descarado, The Brink ofrece un escatológico retrato político con Jack Black y Tim Robins; Mr. Inbetween es una joya poco conocida, una historia profundamente nihilista sobre un matón divorciado que cuida de su hija mientras lidia con sus problemas de violencia; y State of the union brinda un retrato minimalista sobre una pareja al borde del divorcio que recuerda en ocasiones al mítico Ingmar Berman.

Si quieres un buen thriller…

True Detective

  • Duración: Antología, 3 temporadas de 10 capítulos, 50 min.

Uno de los thrillers policíacos por antonomasia de este siglo, True Detective sin duda ha dado mucho de qué hablar. Centrándose cada temporada en un asesinato y detectives distintos, la serie se ve aunada tanto por el perfil introvertido y atormentado de sus protagonistas, como por el extraño y bizarro misticismo que termina tocando, de un modo u otro, los casos a investigar. Pausada y magnética, True Detective ofrece un viaje angustiante que revela a sus personajes una oculta de ellos mismos y del mundo en el que se mueven.

– Fargo

  • Duración: Antología, 3 temporadas de 10 capítulos, 50 min.

Sangre, traiciones y chistes. Unidas tan solo por el frío y el territorio –el mismo que el de la homónima película–, las tres temporadas de la serie pretenden extraer la esencia de la película de los Coen y expandirla. En Fargo, la tónica son los imprevistos y el afilado humor negro, un producto donde la ironía impregna cada centímetro.

Por si acaso… muchas series recientes han salido en HBO dignas de mención en esta categoría, pero lamentablemente no he tenido tiempo de poder valorarlas. De todos modos, series como Killing Eve y Sharp Objects han obtenido mucho renombre y creo que son dignas de mención.

Para los fans de la ciencia-ficción…

Counterpart

  • Duración: 2 temporadas de 10 capítulos, 50 min.

Universos paralelos, burocracia, paranoia, secretismo… Counterpart es un campo de minas en el que no puedes fiarte de nada ni nadie. Siguiendo a nuestro amable protagonista Howard Silk, nos sumimos en un universo casi kafkiano en el que un planteamiento puro de la ciencia-ficción como las realidades paralelas, pasa a ser explorado a un nivel humano y filosófico. Plagado de intrigas, extrañas tecnologías y nomenclaturas, Counterpart promete más de una sorpresa.

– Westworld

  • Duración: 2 temporadas de 10 capítulos, 50 min.

Perversión en el oeste. Ampliando lo planteado en la película clásica homónima, Westworld presenta un futuro en el que ha nacido un parque temático capaz de trasladarnos al viejo oeste, uno poblado por androides cuyo único propósito es el de crear una inmersiva y satisfactoria experiencia. Un lugar que no tarda en dar rienda suelta a los vicios y pasiones más oscuras del ser humano y en el que hombre y máquina vuelven a discrepar. Una refrescante y reivindicativa propuesta que satisfará a los más fans del género.

Por si acaso… para aquellos fanáticos de viajes en el tiempo y clásicos del género, Future Man ofrece un divertido y ameno batiburrillo.

Para los más comiqueros…

Preacher

  • Duración: 4 temporadas de 10 capítulos, 40 min.

Dios, sangre y Texas, mucho Texas. Adaptación de los famosos cómics de  Steve Dillon y Garth Ennis, Preacher nos sume en un universo grotesco cargado de humor negro y mucha violencia, en el que fantasía y realidad mantienen relaciones incestuosas y Dios desaparece… literalmente. Una historia de compañerismo en la que veremos a un cura ex-delincuente, su novia y un vampiro irlandés, enfrentarse contra cielo e infierno para descubrir la verdad tras la súbita desaparición del “todopoderoso”. Probablemente una de las grandes adaptaciones de cómics recientes que no os podéis perder.

Legion

  • Duración: 3 temporadas de 8 capítulos, 40-50 min.

¿Esquizofrenia o poderes mentales? Legion es una atrevida propuesta que busca dar vida a los cómics de Marvel con el mismo nombre. Todavía un tanto desconocida, esta serie posea probablemente algunos de los atrevimientos narrativos recientes más grandes . Aprovechando los trastornos del protagonista y su viaje de autodescubrimiento, el poderío visual e inmersivo que ostenta, es en ocasiones envidiable. Para algunos maravillosa, para otros pretenciosa, Legion es una experiencia intersante y visualmente catártica digna de mención.

Por si acaso… algunas propuestas como Doom Patrol y Deadly Class han suscitado mucho seguimiento y, aunque de un perfil un tanto más juvenil y convencional, pueden ser para los conocedores de su origen grandes opciones a considerar.

Para los que no tienen mucho tiempo…

The night of

  • Duración: 1 temporada de 8 capítulos, 50-60 min.

¿Inocente o culpable? La eterna pregunta del thriller policíaco clásico, encuentra en The night of el hogar perfecto. Cuando un joven estadounidense de origen pakistaní decide salir sin el permiso de sus padres, una noche de fiesta cualquiera se convierte en una enorme pesadilla en la que Naz debe demostrar su inocencia al despertar junto a un cadáver y sin recordar nada. Esta gran adaptación de la original inglesa, fue el último proyecto en el que James Gandolfini estuvo implicado y que, a pesar de su muerte, consiguió ver la luz como un homenaje a su dedicación. Una trepidante y agobiante historia cargada de interrogantes y elaborada con un mimo exquisito.

Chernobyl

  • Duración: 1 temporada de 5 capítulos, 50 min.

La historia puede ser terrorífica. Considerada por muchos una de las grandes series del año, Chernobyl nos cuenta la supuesta cara B de lo que pasó en 1986. A través de diversos intérpretes y puntos de contraste en la historia, la serie aspira a crear un relato casi terrorífico en el que la auténtica protagonista es la radiación y los villanos los políticos y la gente al mando. Una versión que ya ha generado controversia e incluso ha suscitado la creación de una serie rusa exponiendo su parte de los hechos. Sin duda una sugestiva experiencia que no debéis perderos.

Por si acaso… Feud es una interesante antología que nos muestra lo que ocurrió tras las cámaras entre Joan Crawford (Jessica Lange) y Bette Davis (Susan Sarandon) en el rodaje de la famosa ¿Qué fue de Baby Jane?.

Para los amantes del terror…

Channel Zero

  • Duración: 4 temporadas de 6 capítulos, 40-50 min.

El resurgir del creepypasta. Del creador de The Act, Nick Antosca, surge esta refrescante propuesta que busca explorar los límites narrativos del terror. Planteando una historia distinta en cada temporada, Channel Zero es una irregular pero atrevida serie que sin duda el género agradece. Si queréis un desglose más detenido sobre la serie, dejo aquí este articulo que hice hace un tiempo.

– The Exorcist

  • Duración: 2 temporadas de 10 capítulos, 40-50 min.

La historia continúa… Aunque a priori podría parecer una continuación forzada al ya clásico tanto del cine como de la literatura, cabe destacar que The Exorcist consigue crear su propio estilo diferencial que, aunque sí un tanto más canalla y juvenil, hace de ella una serie con cierto atractivo e interés para el público adecuado y los adeptos del género.

Por si acaso… para los muy fans del género, Into the dark es una interesante antología experimental que ubica un relato independiente de terror en una famosa festividad distinta, que además goza con la colaboración de Nacho Vigalondo.

Para los nostálgicos de otros tiempos…

The Knick

  • Duración: 2 temporadas de 10 episodios, 50 min.

Drogas, chantajes y eugenesia. Steven Soderbergh nos trajo en 2014 esta pequeña delicia protagonizada por Clive Owen, que relata la vida en un hospital de Nueva York a principios del siglo XX. Una gema desgraciadamente poco conocida que plasmó uno de los lados más turbios de la época con una cautivadora dirección y banda sonora electrónica. The Knick se ha ganado un sitio entre las grandes series gracias a su desagradable pero necesaria revisión histórica, una capaz de revolver el estómago tanto por lo que se ve como por lo que no.

– Juego de Tronos

  • Duración: 8 temporadas de unos 10 episodios, 50 min.

Poco que decir aquí que no hayáis leído ya. Una serie que, más allá de la reciente controversia final, ha hecho historia y por muy buenas razones, elevando la producción y seguimiento de las series hasta límites insospechados. Sin duda algo que hay que probar.

– Deadwood

  • Duración: 3 temporadas de 12 episodios, 50 min.

El western está muerto… ¿no? A pesar de ser uno de los géneros que, desgraciadamente, cada vez están más dejad0s de lado, Deadwood sea probablemente la prueba andante del verdadero potencial que este alberga. Ambientada en 1870, la serie hibrida realidad y ficción para recrear minuciosamente el estilo de vida de la época. Aclamada por público y crítica como una de las grandes series de la historia, Deadwood es más un portal hacia otra época, una que camina a otro ritmo y en la que siempre tienes que mirar por donde andas…

Por si acaso… David Simon siempre es una garantía, y su última serie The Deuce, en la que explora los inicios de la industria pornográfica, no podría ser menos. Y para los que necesiten ir todavía más atrás, Roma ofrece un elaborado y laboriosamente producido culebrón sangriento que muchos consideran la proto-Juego de Tronos.

Algo que no sueles ver…

Carnivàle

  • Duración: 2 temporadas de 12 episodios, 50-60 min.

El auténtico freak show. Dentro del amplio espectro que las series nos ofrecen hoy en día, pocas cosas hay que se parezcan a Carnivàle. Como hizo en su día Twin Peaks, aquí lo que se plantea es un viaje, uno truculento y esotérico. A través de un circo ambulante en los años 30, la serie se va paulatinamente adentrando en territorio onírico y simbólico de dudosa veracidad a la vez que profundiza en la psique de sus personajes. Una propuesta atípica y terrorífica que sin duda es una experiencia a tener en cuenta.

– The Young Pope

  • Duración: 1 temporada de 10 episodios, 50 min.

Paolo Sorrentino. Poco más cabe decir en realidad. El prestigioso director italiano se adentra, con su particular estilo y de la mano de Jude Law, en lo más profundo del Vaticano gracias a la proclamación de un joven, rebelde e italoamericano Papa. Una proclamación que provoca un enorme terremoto en la sacrosanta institución. Estimulante y traviesa a partes iguales, The Young Pope promete dar mucho de que hablar para aquellos que entren en su ritmo.

– Room 104

  • Duración: 2 temporadas de 12 episodios, 30 min.

Una habitación, una infinidad de historias. Planteada como una antología episódica, Room 104 pretende aludir a la famosa máxima de “menos es más” al reducirse a tan solo un escenario. Una tentativa arriesgada y atractiva que no podría calificarse de otro modo que rompedora. Si bien es cierto que no siempre se salen con la suya, es interesante ver su planteamiento. Room 104 es como un museo de arte conceptual, nunca sabes si vas a entender o disfrutar de lo expuesto, pero tienes curiosidad por ver lo que es.

Historia HBO

The Wire

  • Duración: 5 temporadas de unos 12 capítulos, 50 min.

Narcotráifco tridimensional. Para muchos, junto con Los Soprano, la mejor serie de la historia. Reservando cada temporada a un aspecto determinado de la ciudad, The Wire dedica sus esfuerzos a construir un detallado retrato robot de Baltimore, la protagonista absoluta. A través de su amplio y coral elenco de personajes, la serie muestra todas las caras y matices del mundo del narcotráfico, siendo la crudeza, la futilidad y la falta de lucimientos, lo que la hace destacar. Densa, detallada y cruel, The Wire es sin duda lo más real que uno puede encontrar en la pequeña pantalla.

– Los Soprano

  • Duración: 6 temporadas de 13 capítulos, 50 min.

La madre de la televisión moderna. Probablemente esta sea otra de esas series que no necesitan de introducción, pero la haré de todos modos. Los Soprano es ya un icono del mundo televisivo, y no lo es en vano. Apuntalando la revolución del medio que estaba llevando a cabo en su momento HBO, Tony Soprano consolidó una nueva manera de percibir la ficción de la pequeña pantalla. Acompañándole en su paulatino descenso al infierno, la serie cautivó a la audiencia por su ingenio, personajes y ambición artística, tanto en la concepción como en la elaboración. Los Soprano fue el paso que necesitaba el medio y que allanó el terreno para la mayoría de las grandes series que disfrutamos hoy en día así que, ¿qué haces sin verla?

– Oz

  • Duración: 6 temporadas de 8 capítulos, 50 min.

El inicio de la revolución televisiva. Siendo la abanderada en 1997 de la plataforma con el lema “it’s not TV, it’s HBO”, Oz marcó un antes y un después en lo que a la concepción de series se refiere, mostrando unos niveles de violencia, drogas y contenido explícito inconcebibles hasta el momento. La historia se centra en relatar la vida dentro de una prisión de máxima seguridad, en la que un proyecto para rehabilitar psicológicamente a los presos se pone en marcha. Estremecedora para la época y turbadora hoy en día, Oz sea probablemente el héroe desconocido del mundo de las series.

Y hasta aquí esta primera entrega. Obviamente me he dejado muchas series en el tintero, pero espero poder haber esclarecido las dudas a aquellos ansiosos por zambullirse en el catálogo de HBO. Una plataforma cargada de joyas y que es, al menos bajo mi criterio, la que mejores series de calidad alberga. Nos encontraremos de nuevo con la siguiente guía: Netflix.



el autor

Proyecto de todo sin llegar a nada. Intento de guionista y en ocasiones me creo crítico. Vivo en una divagación constante y no me arrepiento de ello.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Buenas queridos lectores, y bienvenidos a esta nueva entrada de una serie que ya llevo haciendo desde hace un tiempo a esta parte,  donde hago…