InicioRankingsLas 10 mejores películas de James Bond

Las 10 mejores películas de James Bond

James Bond vuelve a nuestras pantallas en octubre con Sin tiempo para morir, película maldita que ha pasado por las manos de varios directores y que ha sido retrasada durante más de un año por la pandemia de coronavirus. Y es un alivio poder ver este rostro familiar de nuevo: pese a que nació en la literatura y ha aparecido también en videojuegos y cómics, la mayoría conocimos al agente más famoso de la Corona británica en el celuloide, donde ha sobrevivido durante casi seis décadas.

No todo ha sido bueno en su prolongada historia: se ha criticado al personaje (muchas veces, con razón) desde perspectivas feministas y anticolonialistas, y algunas de sus películas no han estado a la altura de sus éxitos más famosos. Pero sigue habiendo algo acerca de 007 que nos fascina, un estilo inconfundible que continúa atrayendo al público después de tanto tiempo. En este artículo repasaremos sus entregas de mayor calidad en el cine.

10. Solo se vive dos veces (1967)

James Bond

Hay elementos de Solo se vive dos veces que han envejecido mal y se trata de una de las películas de Bond que más se adentran en el reino de lo imposible, pero sigue mereciendo mucho la pena. En esta cinta, el espía tendrá que viajar a la tierra del sol naciente para detener a la organización Spectra, que pretende provocar un conflicto entre Estados Unidos y la URSS. Guionizado por nada menos que Roal Dahl, este filme no deja un respiro al espectador: tiroteos, envenenamientos, ninjas, bases secretas en un volcán… y algunas escenas imitadas y parodiadas hasta la saciedad. Como dice la excelente canción cantada por Nancy Sinatra, hay que dejarse llevar por los sueños, y esta bella fantasía nos lo garantiza.

9. Solo para sus ojos (1981)

James Bond

Del exceso de la película anterior pasamos a una de las entregas más sobrias del agente 007, sobre todo si la comparamos con el resto de las cintas protagonizadas por Roger Moore. Frente a las amenazas de guerra nuclear o bacteriológica de otras de sus aventuras, Solo para sus ojos muestra al espía intentando recuperar un MacGuffin que será vendido a los rusos. A pesar de la escena inicial, que hace un guiño a las películas de la era Connery, nos encontramos ante una trama mucho más pausada, con unos paisajes que quitan el aliento.

8. El mundo nunca es suficiente (1999)

James Bond

Esta entrega protagonizada por Pierce Brosnan está algo infravalorada, pero merece que se le dé una segunda oportunidad. James Bond tiene que investigar la muerte de un magnate del petróleo y parar las actividades de un grupo terrorista encabezado por un individuo incapaz de sentir dolor. Más allá de las meritorias escenas de acción, este filme cuenta con uno de los giros más efectivos de la saga y con unas interpretaciones magistrales por parte del protagonista y sus villanos.

7. Licencia para matar (1989)

James Bond

Una cinta atípica dentro del currículum de 007, muy influenciada por las películas de acción ochenteras, Licencia para matar sigue los pasos del agente británico cuando este intenta vengar la muerte de la esposa de un amigo. La historia es mucho más sucia y violenta que en las otras de las aventuras del espía, y la crudeza de Timothy Dalton le aproxima más que nunca al despiadado Bond literario. Los científicos locos y los superterroristas han sido sustituidos por meros narcotraficantes que, sin embargo, suponen una amenaza más que creíble para esta encarnación tan poco valorada del personaje.

6. Skyfall (2012)

James Bond

La tercera aventura protagonizada por Daniel Craig no está exenta de problemas: como tantas otras cintas de principios de la década pasada, se inspira demasiado en El caballero oscuro, con un plan villanesco innecesariamente complicado y de dudosa credibilidad. Sin embargo, el tono crepuscular de este filme lo convirtió en un clásico instantáneo, así como la perturbadora interpretación de Javier Bardem como el antagonista de turno. Dentro de lo posible para una película de James Bond, mantiene un a actitud crítica ante los servicios secretos y cuenta con un final desgarrador que no dejó indiferente a nadie.

5. GoldenEye (1995)

007

Nombrada a partir del chalé jamaicano donde Ian Fleming concibió a su creación más conocida, esta película supuso el debut de Pierce Brosnan como Bond, en una aventura trepidante donde tendrá que recuperar unos satélites capaces de inutilizar cualquier aparato electrónico. Aunque no resulta tan rompedora como otras entregas que hemos visto hasta ahora, supuso un retorno muy esperado para un personaje que muchos creyeron que moriría tras la caída del muro de Berlín. GoldenEye nos entregó uno de los mejores villanos, una de las mejores chicas Bond y una trama adaptada a los nuevos tiempos.

4. Al servicio secreto de su majestad (1969)

James Bond

La primera película de Eon Productions sin Sean Connery, Al servicio secreto de su majestad, es injustamente ignorada por el escaso carisma de su protagonista, George Lazenby. A pesar de ello, cuenta con una de las tramas más inteligentes y emotivas de la saga, en la que Bond tendrá que infiltrarse dentro de una clínica regentada por su archienemigo en Suiza para capturarlo. El soberbio Telly Savalas como el villano Ernst Stavro Blofeld compensa con creces la ausencia del legendario escocés, por no hablar de las persecuciones en los bellos alpes, de las mejores de la franquicia. El final, insólito hasta el momento en la saga cinematográfica, supone un duro mazazo para el espectador.

3. Desde Rusia con amor (1963)

James Bond

Sean Connery, el mejor Bond, tenía que volver a aparecer en esta lista. La segunda de sus apariciones le lleva hasta Turquía, donde tendrá que escoltar a una disidente rusa que cuenta con una máquina decodificadora soviética. Pero esta misión se trata de una trampa de la malvada organización Spectra, que quiere obtener el aparato. Desde Rusia con amor, a pesar de sus escenas más pausadas y del escaso metraje de acción en comparación con otras entregas, no cuenta con un momento aburrido, y hasta el personaje más secundario resulta carismático e interesante. Además, cuenta con una de las peleas más memorables de la historia del cine, conseguida sin grandes artificios ni efectos especiales.

2. Goldfinger (1964)

James Bond

Pero la película que mejor resume la esencia del Bond clásico es Goldfinger, en la que el agente secreto se las tendrá que ver con un desquiciado millonario capaz de cualquier cosa con tal de aumentar el valor de su oro. Con algunas imágenes inolvidables y un plan maligno inverosímil pero inteligente en comparación con otros, este filme cuenta con algunos de los mejores diálogos de la saga y con escenas de gran tensión que vienen a la mente de todos cuando pensamos en 007. Tanto Auric Goldfinger como su secuaz Oddjob serán a partir de su estreno el metro patrón para evaluar a los antagonistas de esta franquicia.

¿Qué podría superar a esta maravilla vintage?

1. Casino Royale (2006)

James Bond

A principios del siglo XXI, el agente más conocido del MI6 no estaba en su mejor momento: la última película de Brosnan había sido vapuleada por la crítica y la trilogía Austin Powers había puesto el foco sobre los aspectos más ridículos del personaje. Los propietarios de los derechos necesitaban un filme que revolucionara a este antihéroe y, para ello, volvieron a sus orígenes.

Basada en la primera novela de James Bond, Casino Royale cuenta una historia mucho más realista y cruda en la que el espía tendrá que arruinar a un siniestro individuo conocido como Le Chiffre, derrotándolo en una partida de póker. Esta cinta adapta con una sorprendente fidelidad el libro de Fleming, más cercano al género negro que a las emocionantes aventuras por las que se conoce hoy a su criatura, y lo traslada de manera intachable al siglo XXI. Al contrario que en otras entregas, sentimos cada golpe que recibe el protagonista (también los emocionales), nos emocionamos con su trágica historia de amor y llegamos a experimentar algo de compasión por el patético pero amenazante villano. No hay ningún pero que se le pueda poner a Casino Royale, por lo que es una pena que no todas sus secuelas estuvieran a la altura.

Lo cierto es que, pese a todas las películas malas en las que ha aparecido (y ha habido unas cuantas), James Bond es uno de esos personajes que resiste el paso del tiempo y que siempre encuentra la forma de renovarse. Esperemos que Sin tiempo para morir acabe ocupando un puesto en esta lista.

Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista. Redactor en esta página y, antes, en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

2 COMENTARIOS

  1. Hola Máximo:
    Felicitaciones por tu artículo, muy bien desarrollado y me has emocionado al incluir algunas que yo también considero infravaloradas. ¡El Mundo no es Suficiente es gloriosa y no sé por qué se la tira tan abajo! Otro tanto para Licencia para Matar y ni hablar de haber incluido Al Servicio Secreto de Su Majestad, que está en mi top 3. Goldeneye también me gustó mucho, pero para mí va por debajo de El Mundo no es Suficiente.
    En lo que sí diferimos por completo es en la 1: ya sé que aquí en la web son muchos los que están encantados con Daniel Craig. A mí no me genera nada o quizás sea que llevo incorporado el concepto de que las películas del 007 son, desde su concepción misma, parodias de las novelas a la que, justamente y por ello, hacen grandes cuando no lo son. De hecho, aclaro: soy absolutamente fan de las películas de Bond, pero los libros (por lo menos los tres o cuatro que he leído) me parecieron basura.
    En lo personal, yo no compro el James Bond “serio”; tal es así que respetables compañeros nuestros en esta web lo tienen por el mejor Bond de la historia del cine y para mí es, por lejos, el peor, pero bueno, repito, puede ser en parte esa cultura de arte pop en la que uno ha encajado a las películas desde su origen y quizás le cueste salir de ese molde. De hecho, la gran ausente para mí es la que empezó todo: El Satánico Dr. No. Y en cuanto a Casino Royale, la de 1967 (fuera de franquicia), por idénticos motivos, me parece absolutamente gloriosa, aunque no sé si iría en el listado. Pero bueno, como siempre es cuestión de opiniones y seguramente también influye con qué te has criado: yo soy mayor en edad que la mayoría de quienes aquí escribimos y, como tal, puedo tener puntos de vista algo oxidados con respecto a muchas cosas.
    Un abrazo, Máximo, felicitaciones y muchas gracias por el artículo.

    • Primero, gracias por el comentario.
      En cuanto a Craig, sus películas me resultan algo irregulares. No he tenido ocasión de ver la última, pero mientras que la primera y la tercera están en esta lista, Quantum y Spectre me parecen bastante malas, la primera por aburrida y la segunda por algunas decisiones cuestionables del guión. Pero Craig es muy buen actor y espero que le vaya bien.
      El Doctor No, aunque no me parece mala, está algo por debajo de las que le siguieron. Para mí, la saga encuentra su tono ideal en las dos películas siguientes.
      En cuanto a un Bond más desenfadado y menos apegado a la realidad… seguramente tirarán por ahí en el reboot (que lo habrá), quizás tomando inspiración de la saga Kingsman, pero de un modo no tan exagerado. Lo que está claro es que, dado que este personaje entrará en el dominio público dentro de unas décadas (ya lo está, por ejemplo, en Canadá), pronto tendremos versiones de Bond para todos los gustos.
      Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS