IniciocineLos 10 mejores momentos de la trilogía clásica de Star Wars

Los 10 mejores momentos de la trilogía clásica de Star Wars

Ya queda menos para la película más esperada del año (con permiso de Mediaset) y seguimos repasando lo que dieron de si las seis películas anteriores. Difícil 10 momentos elegir ha sido. Esta es una selección muy subjetiva pero creo que me he redimido del artículo anterior, que no dejaba de ser un juego, porque creo que hay pocos en Las cosas que nos hacen felices que esperen el estreno de una nueva película de Star Wars con tantas ganas como yo. Habrá quién esté de acuerdo y quién pensará que faltan momentos clave pero no creo que nadie pueda poner pegas a estos 10 mejores momentos de la trilogía clásica. Había que elegir 10 y estos son los afortunados.

Star Wars: Episodio IV – Una nueva esperanza (1977)

Fue la película que lo empezó todo y nunca se había visto nada igual en un cine. Mezcla de géneros e innovadores efectos especiales, Una nueva esperanza luce hoy en día igual que hace casi 40 años. Destacamos cuatro momentos que nos han parecido los mejores pero toda la película es memorable.

1. Un destructor llenando la pantalla

A George Lucas se le puede echar en cara muchas cosas: los personajes repelentes, las tramas infantiles, los diálogos malos, etc pero no se le puede negar una enorme capacidad para crear imágenes impactantes que han pasado a la historia del cine. Una de ellas fue la que abrió la película en 1977, un Destructor Estelar persiguiendo una Corbeta Corelliana, llenando la pantalla del cine como nunca se había visto antes. Si lo pensamos fríamente, es muy simple pero había que saber hacerlo. Otros han intentado crear imágenes impactantes con mucho más presupuesto y efectos especiales y no lo han conseguido.

Star Wars Destructor Estelar

2. La cantina de Mos Eisley

Nunca encontrarás un lugar tan lleno de maldad y vileza. Obi-Wan lleva a Luke a Mos Eisley para encontrar una nave que les lleve a Alderaan y para eso nada mejor que una cantina llena de mercenarios, cazarrecompensas y contrabandistas que dejan caer la carga ante la más mínima señal del Imperio. El oeste llegó a la galaxía. Sólo faltaban las puertas batientes y las prostitutas asomadas al balcón pero no faltó ni el camarero malencarado ni los clientes folloneros. Menos mal que Obi-Wan desenfundó primero.

Mos Eisley

3. Huida de la Estrella de la Muerte

Aunque los dejasen escapar, Luke, Han y Leia protagonizan la primera batalla espacial de la saga. Nos creímos que en el espacio se oyen las explosiones y los disparos de los cañones láser. Luego alguien nos dijo que no, que en el espacio ya podemos gritar lo que nos de la gana que no se oye nada de nada. Pero nos da igual. Esperamos que en El despertar de la fuerza resuenen mucho más.

Halcon Milenario Cañon

4. Ataque a la Estrella de la Muerte

Un ejemplo de montaje que debería estudiarse en las escuelas de cine (no se si se hace porque nunca he ido a ninguna, aunque ya me habría gustado). La persecución por los estrechos conductos de la Estrella de la Muerte aún no ha sido superada en toda la saga y la llegada del Halcón Milenario para salvar la situación nos sigue poniendo los pelos de punta.

Turbolaser

Star Wars: Episodio V – El imperio contraataca

El Imperio contraataca es la película perfecta. La saga alcanzaba la madurez en tan solos dos episodios. Los personajes maduraron de una película a otra y las escenas de acción siguen siendo impresionantes. Ahora sabemos que una vez se toca techo lo único que queda es ir hacía abajo.

5. La batalla de Hoth

O cómo empezar una película con una escena de alto impacto y seguir ascendiendo en cuanto a tensión. Dicen que un poco más y se congelan todos rodando las escenas en Noruega pero el resultado valió la pena. Por fin se muestra el poder militar terrestre del Imperio en toda su magnitud.

Hoth

6. Campo de asteroides

Han Solo no termina de reparar el Halcón Milenario en Hoth y luego pasa lo que pasa, que no funciona la velocidad luz y hay que meterse en un campo de asteroides y cruzar los dedos para que los destructores estelares no estén tan locos como para perseguirte. En El Ataque de los clones intentaron repetir la jugada pero les quedó una escena sin alma; imposible superar la primera.

ateroides

7. Yoda

La aparición de Yoda, el maestro jedi, todavía nos sigue impactando. Una marioneta casi humana a la que dio vida Fran Oz y que se queda con las mejores frases de toda la saga. La mejor: hazlo o no lo hagas pero no lo intentes.

Yoda

8. Luke, yo soy tu padre

Imposible superar esto. Con una sola frase, Darth Vader, un villano al que todos tomamos por máquina, adquiere de golpe y porrazo un pasado cargado de misterio. Lo paradójico del tema es que a George Lucas en un principio todo ese pasado se la traía al fresco. Él sólo quería un villano con una máscara con reminiscencias samuráis y en ningún momento se planteó crear un icono del siglo XX. Encima la escena se rodó sin que los implicados tuviesen la más mínima idea de la frase en cuestión, que se añadió posteriormente con el doblaje de James Earl Jones. Toda una lección de cómo evitar spoilers.

imyourfather

Star Wars: Episodio VI – El retorno del Jedi (1983)

El retorno del Jedi fue impresionante cuando la vimos con los ojos de la infancia pero años después hemos visto sus defectos, comentados en más de una ocasión por el propio Lawrence Kasdan, que afirmó que tras contar el rescate de Han Solo no sabían exactamente por dónde debían seguir. Por eso llenaron la pantalla de Ewoks. Aún así sigue teniendo escenas memorables, aunque es la que menos acumula de la trilogía clásica.

9. Batalla sobre Endor

A lo grande. Así se despedía la saga en la trilogía original. Destructores, Superdestructores,  Cazas Tie, Alas-X, el Halcón Milenario pilotado por Lando Calrissian y el Almirante Ackbar gritando su mejor frase en un caos de explosiones, disparos y naves por todos lados. Otra vez intentaron repetir la jugado en la escena inicial de La venganza del sith pero no lo consiguieron.

elretornodeljedibatalla

10. La derrota del emperador

Incluyo aquí la lucha de Luke con su padre. No es que sea un prodigio de esgrima y coreografía pero el momento en que Luke Skywalker apaga el sable laser y se lo arroja al Emperador con toda la chulería de la galaxia me sigue poniendo la piel de gallina. Y no, Luke no cayó en el lado oscuro como algunos se empeñan en creer. Luke no es un sith y lo demostrará el 18 de diciembre.

I Am a Jedi Like My Father Before Me

Mención especial.

La música de John Williams

Star Wars no sería Star Wars sin la fanfarria de John Williams sonando en nuestros oídos. Esa música vivirá para siempre en nuestros corazones y nos acompañará para siempre. Se dice que El despertar de la fuerza será su último trabajo. Yo ya me emociono sólo con pensar en los título de crédito, con la música sonando por toda la sala de cine, llevándonos otra vez a una galaxia lejana, muy lejana. Hasta entonces, sed felices y que la fuerza os acompañe.

 

Pedro Pérez S.
Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

5 COMENTARIOS

    • Gracias, compañero. Me he quedado con las ganas de meter un momento en concreto pero había que quitar uno de los otros y creo que merecían estar ahí. Pero el momento en que Obi-Wan le entrega el sable láser a Luke también merece estar incluido. Fue cuando vimos un sable láser por primera vez, un arma antigua para tiempos más civilizados. Y la primera vez que se mencionan Las Guerras Clon. Esa frase disparó la imaginación de muchos de nosotros y eso provocó que, cuando llegaron las precuelas, todo el mundo se sintiese decepcionado ya que lo que vimos no se correspondía con lo que habíamos imaginado previamente.
      Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS