InicioCineLos 4 fantásticos. 0 y van 3 (Una crítica sobre la redención...

Los 4 fantásticos. 0 y van 3 (Una crítica sobre la redención cinematográfica)

El accidente, el azar, la dimensión caótica de éstos son los agentes de la creación. El primer trabajo grupuscular firmado por Stan Lee parte de éste supuesto. Un experimento mal ejecutado, un agente externo que cambia para siempre sus cuerpos y vidas, dotados con extraordinarios poderes, 4 jóvenes desencajados socialmente se ven forzados a convivir gracias a está extraña particularidad.

Lo anterior, escenas más, universo alternativo menos; lo mismo. En está ocasión, Milles Tiller encarna al científico Reed Richards, Kate Mara hace lo propio con Sue Storm, el tan polémico Michael B. Jordan en la piel Johnny Storm, mención a parte para el trabajo de Jamie Bell encarnando a La Cosa (The thing).

En los 90, cuando la industria fílmica orientada a superhéroes aún no ahondaba en impresionantes ejercicios de estilo, obras de autor o inexploradas sondas universales, está rama pertenecía a la serie B, lo que significa muy poco presupuesto. Tomando en cuenta que no fue la primera película de su género (la primera fue Capitán América (1991) Albert Pyun) Los 4 fantásticos de Oley Sassono, (1994) sorprende por lo naif, el presupuesto recortado, los colores pastosos, horrorosos efectos especiales y una música atormentante. Hoy se le considera de culto y supondría una importante deuda de Marvel hacía su adaptación cinematográfica buscando rodar, por lo menos, una película digna.

La presente versión cumple todas las profecías pre-estreno. Corre despacio al principio, el nudo es un entresijo elucubrado y un final apoteósico de 4 minutos con muchas explosiones, dinamita y movimientos de cámara injustificados. El principal pecado de la película no es la infidelidad al cómic, no es Josh Trank (director) tratando de plasmar una visión personal. No no es nada de eso. Quizás es Michael B. Jordan en una actuación deleznable o Milles Tiller en un desacierto al aceptar el papel. Tampoco es eso. El principal pecado -creo- es la ausencia de espíritu heroico.

Fantastic-Four-Los-Cuatro-Fantásticos-imagen-2015-criticsight-poster

Tim Story dirigió la segunda adaptación en 2005 incluyendo una secuela en 2007 y con un presupuesto decente (que superaba 129 veces lo destinado a la obra de Sassono). Este fue un proyecto medianamente aceptado tanto por la comunidad de aficionados y por la crítica. Tuvo el acierto de incluir a villanos espaciales, los hermanó junto a Silver Surfer y un buen reparto a pesar de la polémica que suscitó Jessica Alba. Ritmo aceptable, canónica y agradable, algo que se extraña tanto en la cinta de Trank.

Si Sassone y su película de serie B de 1994 y su reparto logró una película simpática, que a pesar de todas las trabas lucha y persevera en su intento por agradar al espectador, por hacerlo participe del drama que se está viviendo en pantalla, algo similar ocurre con la versión de Tim Story: pese a todo agrada, ya sea con el cameo de Stan Lee o con la presencia de Chris Evans o Jessica Alba. Es una película que repito, agrada.

Si Trank quiso hacer algo con su película, ni nos enteramos y es que lo más importante de este tipo de películas son los actos y las motivaciones de los héroes. En está versión nunca vimos al Doctor Doom realmente convencido de su misión, tampoco vemos a los 4 fantásticos verdaderamente interesados en abandonar su doloroso pasado para salvar al planeta. ¿Será que los malvados ejecutivos de Fox, como lo afirmó el director metieron mano y arruinaron su obra? ¿O será que como lo afirmaron los ejecutivos, Trank llegaba borracho y drogado al set?

Entre que son peras o manzanas nos quedamos —otra vez— sin una adaptación digna del cómic, que en palabras de Stan Lee, simboliza a la familia, la que todos tenemos, a la que nadie escogemos, con la que es difícil trabajar, la que a veces se torna destructiva, violenta. La familia que nos inspira pero que también nos hace dudar, la familia donde los tímidos se vuelven invisibles, donde la fuerza bruta se vuelve una condena, los rebeldes un peligro que se aísla y otros queriendo estirándose y dándolo todo.

Lo Mejor: El giro argumental:  la relación entre Ben y Reed me parece genial, esta obra es ciencia ficción pura y este giro ayuda al guión bastante.

Lo peor: La visión ausente del director: ningún ejercicio de estilo, ninguna gota cómica, ni siquiera algún guiño estético.

Está película pudo haber sido por lo menos tolerable si alguna escena post-créditos hubiera recompensado el esfuerzo. Le doy una nota de 3.

Ex colaborador de la webhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS