Los más chulos del barrio: Richard Castle

8

¡Hola gente! Aquí nos encontramos de nuevo ante otro de los chulos del barrio. No puedo negar que, tras haberle dedicado tantos artículos a este tipo de personajes, sería de lo más divertido verlos a todos juntos en una misma localidad, a ver cuánto tardaba la cosa en explotar. En mis últimos análisis os hablé de John Shaft, Jack Crow, y James Howlett (también conocido como Lobezno, Logan, Parche…). Pues bien, ahora toca centrar los focos, o mejor dicho, las teclas, en un ficticio escritor de misterio al que el actor Nathan Fillion hizo la mar de carismático e inolvidable con su interpretación. Hoy hablaré de… ¡Richard Castle!

Lee este artículo sobre mí o te doy.

No puedo negarlo, Nathan Fillion es un actor que me encanta, y eleva mi interés por ver algunos productos en los que él aparece. Curtido en series como la fantástica Firefly (podéis leer mi artículo a dicha serie aquí), o en la continuación de la misma en el cine, “Serenity”, y que a día de hoy podéis ver en “The rookie” (aquí mi análisis de su primera temporada), estamos ante una persona que derrocha carisma y buen rollo por los cuatro costados. ¡Si hasta protagonizó un fan film de Uncharted que fue una pasada! Es por eso que Richard Castle, un ficticio escritor de novelas de misterio, es un personaje que no debería ser olvidado fácilmente.

Pongámonos en situación. Nueva York, la ciudad que nunca duerme, ni mucho menos el crimen. La serie de “Castle”, arranca cuando un asesino comete sus crímenes del mismo modo que ocurrieron en las novelas de misterio de Richard Castle. Es así como la policía le pedirá al escritor que les ayude para atrapar al asesino. Castle quedará prendado de la detective Kate Beckett, que será la musa de su nueva novela, y a través de sus contactos en la alcaldía conseguirá acompañarla en todos y cada uno de los casos en que ella deba intervenir. Así dio el pistoletazo de salida una serie que duró 8 temporadas.

Aunque sea un escritor adinerado y famoso, todo un galán y tenga una gran imaginación, Castle es como un niño grande, eso es algo que queda patente durante la serie. No es difícil verle jugar con su hija a las pistolas láser, o hablar de sables jedi, o pilotar helicópteros teledirigidos, y tampoco es nada extraño verle feliz cuando se ve involucrado en algún caso que tenga que ver, según su imaginación, con extraterrestes, vampiros, zombies, hombres invisibles… Así que eso os puede dar una idea de qué tipo de persona es.

Richard Castle, tan feliz de visitar el salvaje oeste.

Pero eso no es todo, pues si los policías a los que acompaña a posibles tiroteos o registros en viviendas llevan sus chalecos, él no puede ser menos, y comprará un chaleco donde se lee “Escritor”. Con dos…teclas. Le gusta jugar al póker con sus amigos y compañeros de profesión, otros escritores famosos (en este caso son cameos de escritores de verdad, como James Patterson, Michael Connelly o Stephen J. Cannell), y alardea de ser amigo de Stephen King, si bien este no aparecerá en la serie. Y ojo, no penséis que Castle es de esas personas que tienen poco ego, porque estaréis muy equivocados. Si bien es un personaje con un transfondo moral y humano bastante notorio, especialmente en las distancias cortas,donde es una persona muy familiar, eso no evita que públicamente se sienta como el amo del cotarro, ya sea para aparecer en comisaría con alguna guapa mujer junto a su lado, comprar una máquina de capuccinos para tomar un buen café en la comisaría, sacar a pasear su coche deportivo, canjear sus asientos de primera fila de los Nicks para pedir favores, alardear de ser uno de los solteros más cotizados de la ciudad, recitar una de sus locas teorías sobre cualquier crimen que se investiga, o poner de los nervios a más de una persona.

Si es que esto de ser escritor y policía al mismo tiempo no es sano.

Amante de los cómics, frikie reconocido, Castle disfrutará enormemente cuando, en uno de los episodios de la serie, haya que investigar la posible aparición de un superhéroe que apareció en unos cómics, y también se sentirá contento cuando persiguiendo a alguien salte sobre el capó de un coche para decir “siempre he querido hacer eso”. Ahí no acaba la cosa. En otro episodio lo veréis como un niño en la mañana de Navidad cuando sea invitado a una reunión de un club secreto de los mejores detectives del país, y en la última temporada de la serie se sacó el título de detective privado y montó su propia agencia. Y como se ha preparado bastante todas sus novelas, es un tipo con contactos en la mafia e incluso el mundo del espionaje.

En definitiva estamos ante un personaje a medio camino entre lo chulesco y lo carismático, como todos los que están pasando por esta sección. Podría contar más anécdotas de Castle, pero os animo a escribir en los comentarios si queréis compartir alguna, o bien para decir cualquier cosa que os apetezca. Gracias por seguir leyendo esta sección y nos vemos dentro de poco. ¡Hasta otra gente!



el autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en los fanzines "Hormigas" y "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

8 comentarios

  1. Noelia Cano el

    Un artículo genial, compañero. Me acuerdo de los episodios en los que se enfrenta a, según él, criaturas sobrenaturales (como el programa de cazafantasmas o el caso de un grupo de vampiros) o también el capítulo homenaje a La ventana indiscreta. Me encanta esta serie y Nathan haciendo de Castle es una delicia.

    • José Carlos García el

      Hola y gracias por tus palabras Noelia. Sí, en cada episodio en el que podía estar involucrado algún elemento sobrenatural sale a flote el niño que Castle lleva dentro, como también pasaba con los extraterrestres por mencionar otro ejemplo. Genial fue el auto guiño que hay en un episodio donde se disfraza de su personaje en Firefly jeje. Yo estoy viendo The Rookie porque sale él, aunque sea un papel más dramático que aquí. ¡Un saludo!

  2. Nathan Fillion me gusta mucho, friki dentro y fuera de la pantalla, y lo que cuentas tiene buena pinta, pero, a ver quién es el guapo que se pone ahora los 173 episodios ahora…

    • José Carlos García el

      Hola Manuel. Si te gusta el actor dale una oportunidad a la serie jeje. Como los episodios no duran más allá de 40 minutos y la primera temporada tuvo 10 episodios, puedes probar viendo eso. Si ya te gusta… pues terminarás sacando los ratos para verla poco a poco, como me pasó a mí. Gracias por comentar y seguir siendo un habitual de la sección.

  3. Ranita Curiosa el

    Hola a todos.
    Castle y todos sus compañeros me engancharon desde el episodio uno, y si me lo permitís, quiero felicitar a Iván Muelas por el magnífico doblaje que (para mí) realizó con este personaje.

    • José Carlos García el

      Saludos Ranita Curiosa. La verdad es que el reparto de actores y actrices es muy bueno, raro es el personaje que no encaja en la buena armonía de la serie. Claro que sí, puedes felicitar al doblador, a ver si algún día leyera este artículo jeje.

  4. Hola a todos. Castle es una serie genial, divertida y ligera. Es lo más creativo que he visto en los últimos años, en cuanto al género “hay un crimen, la policía investiga y encuentra al culpable en 40 minutos”. El tono oscuro y grave de las series tipo CSI es lo opuesto.
    Me imagino a los productores y guionistas de Castle muchas veces riéndose con algunas ocurrencias de la trama, agregando matices, diálogos, o parodiando alguna gran película.
    Han ido transformando la dinámica y los roles de los dos personajes centrales, al máximo, haciéndolos coquetear varias temporadas entre sí, hasta animarse a hacerlos concretar ( no como en “Moonlighting” ), y han tenido la osadía de hacer que Castle se recibiera de Detective Privado para que su status de “compañero de aventuras” de Beckett estuviera legitimado. Jajaja, una locura.
    Lo mejor de Castle, de todos modos, son:
    – las tramas bien contadas, la dinámica de la narración
    – el humor aligerando la gravedad de los crímenes
    – la profundidad y originalidad de los conflictos contados, en algunos casos más realistas que en otros, pero siempre con calidez y ternura

    • José Carlos García el

      Saludos Diego y bienvenido por este artículo dedicado a Castle. No cabe duda de que estamos ante una serie que supo sacar todo el jugo primero a Richard Castle como personaje, pero también a Kate Beckett, sin olvidarnos de ese encantador elenco de personajes secundarios. No me cuesta imaginar alguna de esas reuniones de guionistas y seguro que el buen rollo estaba presente en el aire, al igual que la energía para contar estas divertidas historias. Con esas relaciones platónicas de los personajes protagonistas muchas series han metido la pata al no resolverlas nunca, por eso aquí hicieron bien en dejar que fuera madurando, pasando de ser colaboradores por el trabajo, a amigos, amantes, confidentes y marido y mujer, ahí es nada. El que se convirtiera en detective privado Castle me pilló de sorpresa en su momento, quizás me dejó en fuera de juego, pero luego supieron sacarle partido. En definitiva, es una serie que me alegro de haber visto completa. ¡Hasta la próxima!

Deja tu comentario