Inicio cine Los universos compartidos: de los cómics de los años 30 al cine...

Los universos compartidos: de los cómics de los años 30 al cine del siglo XXI

Siempre hay precedentes y todo se sustenta en algo, las ideas se basan en pasadas. Las fuentes de una historia se remontan a veces a otros medios de comunicación o entretenimiento y esas fuentes a su vez están basadas en otras… y nos podemos ir hasta la prehistoria. Pero lo que tengo claro es que para el gran público, las películas de superhéroes actuales (siendo malas o buenas, infantiles o de adultos, eso es lo de menos) han cambiado la forma de ver el cine y las series de televisión. Bienvenidos al cine de los universos compartidos.

Es en la cultura popular del siglo XX donde tenemos que beber para llegar a esta referencia audiovisual del siglo XXI. DC comics (sin tilde en la “o” al ser una marca americana) a través de sus grandes héroes (mucho antes del nacimiento del Universo Marvel) y posteriormente en novelas de ciencia ficción o fantasía como las del prolífico escritor Michael Moorcock, son los claros ejemplos que sentaron las bases para la construcción de un universo común. Un lugar donde la imaginación del lector se volvía loca al tener referencias culturales cuando absorbía las aventuras de su héroe sobre otro de sus iconos.La cultura pop se adueñó de periódicos y de las novelas pulp de a principios de siglo. El Principe Valiente, Tarzán, Flash Gordon o Buck Rogers (que pasó de revistas pulp a tiras dominicales e incluso tuvo programa de radio) nos dan una idea de la Sci-fi a principios de siglo. Eran grandes historias, con héroes arquetipos y malvados de manual que entretenían a los más pequeños (y a los no tan pequeños) pero sus universos eran distintos y nunca se cruzaban relatos. Nadie pedía una aventura compartida entre Tarzán o Flash Gordon o el hombre enmascarado. ¿O lo mismo sí?

La aparición del hombre de acero en 1938 cambió el mundo del cómic y su influencia sigue perdurando casi 100 años más tarde. ¿Quién no conoce a Superman? Bueno, lo mismo algún gracioso dice: “yo”, pero sería eso, un gracioso sin gracia. A partir de ese punto DC Comics, fue incorporando nuevos superhéroes comoBatman en 1939 y posteriormente Wonder Woman. DC siguió con la publicación de sus héroes y los fue incorporando a todos en un mismo universo o multiverso, y creó la Sociedad de la Justicia de America, en un claro ejemplo de juntar a héroes de diversa índole en una misma colección. Pero no sería hasta 1960, dentro de la colección The Brave and the Bold, en su número 28 cuando se creó la Liga de la Justicia de América donde esta vez los grandes héroes de la editorial sí estaban en un mismo paraguas y en una misma serie.

También encontramos en la literatura fantástica un universo cohexionado aunque con un enfoque diferente. Las novelas de los años 60 de Michael Moorcock detractor de Tolkien, por cierto.

En estas novelas, ambientadas en diferentes épocas y con diferentes personajes, descubrimos elmultiverso, que aunque en principio es otro concepto, Moorcock lo aplica para hacer aparecer en un libro de un héroe a otros personajes de otras novelas. Su 4 grandes principales Campeones Eternos son Elric de Melniboné, Corum, Erekosë y Dorian Hawkmoon. Cada Campeón Eterno tiene su propia historia y su propio universo, pero Moorcock se las arregla para que diera la sensación de un universo afín, donde los otros héroes pudieran traspasar las páginas de sus libros para aparecer en las del vecino. Para mí, en este aspecto, Moorcock fue un revolucionario. Aunque sus escritos, algo maniqueístas, también influenciados por la época del bien y del mal, siguen siendo entretenidos y mantienen una frescura que ya quisieran otras novelas del género.

Y topamos con Marvel. Marvel, lo que entendemos como Marvel, empezó con la colección de los 4 Fantásticos, en 1961. Pero Stan Lee mejoró a DC en un aspecto, en crear un universo real, un universo donde los héroes se podían encontrar a la vuelta de la esquina o tomando un café. DC no dio con esa tecla hasta años más tarde ya que la Distinguida Competencia no desarrolló el concepto de universo compartido nada más que para unir a sus héroes en alguna colección puntera o como invitados especiales. Marvel los hacia aparecer en referencias puntuales, en una viñeta, en un bocadillo de un personaje, dando a entender, en esos pequeños detalles, que el personaje de tal serie podría aparecer en cualquier momento para salvar el día.

Con el tiempo todo fue a más hasta que los crossovers o spin-offs que antes eran puntuales, se fueron convirtiendo en lo “normal”, algo que no debería ser así. Ahh, por cierto, aunque antes dije que Marvel empezó con su universo más compacto, DC en los años 70 aplicó la misma fórmula y emuló a La Casa de las Ideas. DC y Marvel bebían/beben del mismo agua aunque con diferentes héroes. Que quede claro que no estoy siendo partidista, intento explicar bajo mi punto de vista una evolución de un universo compartido que nació de la cultura popular.

Ya fue en los años 80 y gracias a dos grandes sagas de las dos grandes compañías, cuando todo se revolucionó. Estamos hablando de Crisis en Tierras Infinitas de DC y Secret Wars de Marvel. Aquí ya se juntaba todo hijo de vecino y fue cuando se perdió el miedo a hacer los macroeventos. Macroeventos que como dije antes ahora es lo normal.

Pero en el cine o la televisión las cosas iban por otro lado. Pocas o muy pocas referencias de una serie a otra o de un personaje de película en otro. Spin-offs de series o incluso de películas, pero muy puntuales y escasas. Pero todo esto cambió a partir de 2008, con Iron Man, la primera película Marvel bajo la factoría Disney. Esta película fue el pistoletazo de salida (el epílogo de “proyecto Vengador”) fue un punto de partida para trasladar el universo del cómic al cine, modificando los aspectos que quedarían ridículos en la gran pantalla. Marvel ha revolucionado el cine haciendo que los personajes y situaciones de un film interactuen con el de otro u otros. Eso provoca que el espectador se sienta más partícipe de lo acontecido y que la película sea más que un film, sea parte de un Universo mucho más grande y en que el todos podemos ser protagonistas. No olvidemos, que Marvel creó a sus héroes de carne y hueso, con preocupaciones mundanas, haciendo que cualquiera de nosotros pudiera ser el Capitán América o Spiderman porque empatizábamos con ellos.

DC que no es tonto, ha aplicado la misma fórmula que Marvel en el cine y ya ha programado 10 películas bajo el mismo universo hasta 2020 (aquí) por lo que la tendencia de hacer películas dentro de un gran paraguas se sigue extendiendo. Pero eso no es todo, la franquicia Star Wars ya ha anunciado los episodios VII, VIII Y IX además de 3 spin-offs para los próximos años. Y si nos vamos al ámbito de la televisión, los crossovers entre series parece que empiezan a aflorar. Arrow y su spin-off Flash comparten capítulos dobles, nuevas franquicias surgen de Dios sabe donde para hacer mención de un personaje en otra serie… y esto parece el cuento de nunca acabar.Al final nos vamos a saturar pero creo que mientras dure esta eclosión tenemos que disfrutar con los universos que aglutinan tantas y tantas historias dentro del mismo, que a veces, es posible perderse con tantas referencias y guiños al espectador.

Un saludo y sed felices

Mario Losadahttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Licenciado en Publicidad y RR.PP. Creador y administrador del blog entre otras actividades lúdicas como community manager, lector de libros y cómics además de futbolero, cinéfilo y coleccionista de páginas originales. Me gusta hacer un poco de todo.

4 COMENTARIOS

  1. Fantástica entrada, me han gustado mucho tus reflexiones y el tema de las novelas de Moorcock. Sería curioso que el mundo del cine creciera en esa dirección también, regalándonos películas conectadas y creando universos. Pero claro, esto no es fácil sin un punto de partida o referencia con tanto carisma o atracción como para que la gente se interese en los spinnofss o historias correlativas a ese mundo. Por ello funciona tan bien Marvel, dc y demas parafernalia.

    Un abrazo!

    • Si a todo. Gracias por leerme Manu. Marvel y DC tienen todas las papeletas para triunfar en la meca del cine lo que queda de década. Veremos que pasa luego.

      Un saludo

  2. Otros ejemplos de universos compartidos en la literatura son Los mithos de Cthulhu, la Fundacion SCP o las novelas de stephen King, todas las cuales estan situadas en un mismo universo, aunque no siemroe hayan lazos obvios entre ellas.

    Saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

El cómic de la semana: Superman El hombre de acero 1

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a “El cómic de la semana”. Hoy destacamos Superman El hombre de acero...

Análisis de Falcon y El Soldado de Invierno. Temporada 1. Episodio 5: La verdad

Bienvenidos, true believers, al análisis del penúltimo episodio de Falcon y El Soldado de Invierno, donde todas las piezas se situan para el jaque...

Análisis de Invincible (Invencible). Temporada 1. Capítulo 6

[email protected] a este sexto capítulo de Invincible (Invencible), la serie de animación que nos tiene enganchados a todos y que no hace más que...

Análisis de Supergirl. Temporada 6. Episodio 2

[email protected] a este nuevo análisis de un episodio de la sexta temporada de Supergirl de CW. Este segundo capítulo que huele tanto a primero...

De amor y monstruos: un apocalipsis agradable y divertido

De amor y monstruos es una de esas películas distribuidas por Netflix que tuvieron un estreno limitado y muy discreto el año pasado, por...

Análisis de The Nevers. Temporada 1. Episodio 1

De la mano del prolífico Joss Whedon y a través de HBO nos llega The Nevers, interesante propuesta en formato steampunk que intriga e...

CW y su falta de respeto a SUPERGIRL y a DC [Vídeo de YOUTUBE]

Estrenadas ya las últimas temporadas de Batwoman, Supergirl y The Flash de CW me doy cuenta que el Arrowverso se está desmoronando y que...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad