Mystify: el cantante detrás de INXS. Gran documental.

7

Dirigido por el australiano Richard Lowenstein, este impactante y revelador documental, disponible para Movistar + y para Netflix Latinoamérica, arroja luz sobre la vida y tragedia de Michael Hutchence, quien fuera líder de la exitosa banda INXS.

Debo decir que entré a ver este documental sin expectativas demasiado altas. Esperaba, sí, un recorrido por la vida y muerte de Michael Hutchence en el marco de un INXS Grandes Éxitos, pero me encontré con mucho más que eso. Más aún: lo comencé a ver con la idea de dejar en algún momento y seguirlo luego, pero me fue imposible. Las palabras que más se me ocurren para definirlo son las que utilicé en el encabezado: impactante y revelador, pudiendo agregar adjetivos como desgarrador y, en algún punto, angustiante.

No busquen un Grandes Éxitos

Para empezar, durante el filme ni siquiera suena completa ninguna canción de la banda australiana a excepción de Mystify que, además de dar título al filme y estar cargada de significación en relación a su temática, es también la que acompaña los créditos finales. Fuera de ello, ni siquiera suena una sola nota de exitazos como New Sensation (de verdad, les juro que no está), By my Side, Beautiful Girl o Suicide Blonde. No va por ese lado: no es una película para fans y bienvenido que así sea. De hecho, creo que Bohemian Rhapsody, sin ser documental, tiene mucha más demagogia y, por momentos, sí parece un Grandes Éxitos.

Para quien no sepa de qué estoy hablando, Michael Hutchence fue líder, motor e imagen de INXS, banda nacida en Australia que, entre mediados de los ochenta y principios de los noventa, cultivó en el mundo un éxito arrasador que los puso a la altura de U2 a la hora de llenar estadios.

Este documental está realizado por Richard Lowenstein, testigo privilegiado al ser, no solo también australiano sino además responsable de muchos de los clips de la banda. Y, sin embargo, no cae jamás en la autopromoción ya que de los mismos hay muy poco en pantalla y, en cambio, prefirió hacer una película que ayudara a arrojar luz sobre muchas de las versiones que, a veces llegando al morbo, han circulado por los medios y redes sociales. Tal como lo manifestó en una entrevista: Yo quería que la gente que no lo conoció dejara de acudir a los documentales baratos y tuviera un documental fiable, que contara la historia más allá de las chicas, la fiesta o la diversión.”

El Muchacho que amaba la Navidad y tenía Horror a la Soledad

Desde ya que, siendo un documental sobre Hutchence, no pueden faltar datos biográficos ni, por supuesto, testimonios de familiares, amigos, compañeros, músicos, etc. Escucharemos, así, a un hermano que lo amaba incondicionalmente pero que, a la vez, no podía soportar que fuera el preferido de su madre o que los terminaran separando en un momento de sus vidas. Hay también varios testimonios de Bono (quien fuera su amigo personal) o de Chris Thomas (productor responsable de algunos de los discos más exitosos de INXS), los cuales siempre aparecen en off, al igual que sus sucesivas parejas, casi siempre celebridades como Kylie Minogue, Helena Christensen o Paula Yates.

Es que la vida sentimental de Michael estuvo lejos de ser privada y ocupó con frecuencia páginas en revistas del corazón: aquí se pueden ver, de hecho, muchas filmaciones personales largo tiempo desconocidas y la mayoría facilitadas por Kylie Minogue para la realización del documental. Sin embargo, hay que aclarar que tales aditamentos, en modo alguno, se devoran la película sino que, por el contrario, tienen un claro sentido dentro de ella al estar ubicados en los justos lugares para que podamos captar la vida que Michael llevó y entender mejor su tragedia final.

No menos importantes son, en tal sentido, las filmaciones familiares en donde lo vemos (algo en lo cual también coinciden los testimonios) como un gran entusiasta de celebrar las navidades en familia: imposible no relacionar ello tristemente con la fecha de su suicidio (diciembre de 1997) ni con las circunstancias de soledad en que el mismo se produjo.

A propósito, le tenía espanto a la soledad, tal como él mismo lo manifiesta en algunas de las entrevistas aquí incluidas: a la luz de ello, se pueden entender muchas de las letras que él compuso para INXS, banda dentro de la que, hay que remarcarlo, su aporte creativo fue inmenso y hasta se diría mayoritario (debo confesar que tenía una imagen equivocada en tal sentido).

Tampoco es que falte la historia del chico que no logró manejar un éxito masivo que le cayó del cielo demasiado pronto. De acuerdo a lo que aquí vemos, su imagen, prácticamente de ícono sexual, fue algo que, si bien aprovechó en su favor, también le generó conflicto. En lo que puede ser sorpresivo para muchos, Hutchence tenía un perfil intelectual siendo gran lector de filosofía, literatura y poesía. Apasionado por el existencialismo, leía con profusión a Sartre, así como también era devoto de Albert Camus o de Oscar Wilde, impactándole mucho la imagen de un retrato que envejece mientras uno se mantiene igual: casi una obsesión personal, pues temía horriblemente a la decadencia en todo sentido.

Y en relación a su pasión por la literatura, hay algo que viene a cuento pero que no está mencionado en el documental, que es su participación como actor en la película La Resurrección de Frankenstein, de Roger Corman (1990), en donde interpretó a Percy Shelley, poeta decimonónico radical y transgresor que, dicho sea de paso, fue también esposo de Mary Shelley y autor del soneto Ozymandias (inspirador de Alan Moore). Relacionándolo un poco con las facetas que este documental nos hace conocer de Michael, no es nada loco pensar que por algo le dieron justamente ese personaje, ya que tenía aspiraciones artísticas que, a veces, y de acuerdo a lo que aquí vemos, no llegaban a estar contenidas en INXS. Ello explica que, hacia finales de los ochenta, arremetiera con un proyecto paralelo llamado Max Q, menos comercial y mainstream, en el cual se embarcó sin dar aviso al resto de los miembros de la banda.

El Triste Desenlace

Pero lo más revelador y, a la vez, angustiante del filme, tiene que ver con las circunstancias de su final. Se ha dicho, por allí, que lo que el director buscó hacer es, en definitiva, alejar los rumores amarillistas que, en su momento, relacionaron la muerte de Michael con una autoinfligida tortura erótica por asfixia. No lo descarto como una segunda intención de Lowenstein: por algo ni siquiera se menciona tal leyenda urbana y hasta se transcribe el texto de la autopsia como si se buscara despejar dudas, pero creo que limitar la película a eso es mirarla con un solo ojo y, además, entrecerrado.

Nunca se supo bien qué pasó en los años previos a su muerte y allí es donde este documental arroja luz a través de testimonios e informes médicos. En 1992, Michael paseaba en bicicleta por Copenhague cuando una discusión con un taxista terminó con su cabeza estrellada contra el cordón de la acera y una grave lesión cerebral que le terminaría produciendo la pérdida del olfato y del gusto. Él mismo se encargó de ocultar, en los años subsiguientes, el nivel de gravedad de las consecuencias de ese episodio.

Desde ese momento, todo pareció confluir maliciosamente hacia su trágico destino. Un par de discos, aunque bien logrados desde lo musical, no tuvieron la esperada respuesta en ventas; de pronto, INXS había dejado de ser una banda de estadios y se presentaban en lugares más reducidos. Como si eso fuera poco, en imbécil actitud, Noel Gallagher utilizó el micrófono durante los Brit Awards para humillarlo en público como “cantante pasado de moda” solo unos segundos después de haber recibido de sus manos un premio por la canción Wonderwall de Oasis.

El accidente cerebral no solo le privó de dos de sus sentidos: también hizo que su comportamiento se volviera errático y hasta le costara hilvanar sus propios pensamientos. En medio de todo ello, las drogas, como no podía ser de otra manera, también jugaron su parte. Casi como única alegría de esos años tuvo, con Paula Yates, una hija llamada Tiger Lily. Pero cuando hacia finales de 1997, desde Londres, Paula le manifestó que no podría viajar a Sidney con su hija para pasar la navidad con él, ello devino en la debacle final.

Quien no lo permitió fue Bob Geldof (aquel cantante de los Boomtown Rats que protagonizara el filme The Wall y promoviera en los ochenta el famoso evento Live Aid), ex esposo de ella y, además, padre de sus otras tres hijas.

Michael se terminó colgando con su propio cinturón en su habitación de hotel y el informe de autopsia confirmó no solo que se trató de un suicidio sino que, además, tenía dos visibles lesiones cerebrales de años atrás. El documental no sigue en el tiempo más allá de su muerte, pero es interesante agregar que la propia Yates, solo tres años después, murió por sobredosis de heroína, con lo cual la pequeña Tiger, con solo cuatro años de edad, ya había perdido a ambos padres. Ironía: fue criada por Bob Geldof.

Balance Final

Qué decir si tengo un nudo en la garganta y qué escribir cuando tengo los dedos paralizados. Realmente impactado y de una manera que no esperaba por este soberbio documental que si bien, obviamente, gustará a los fans, está bien claro que no fue realizado pensando en ellos y es gran mérito del director el no haber sucumbido ante tal tentación. Creo que quien más puede disfrutar y, a la vez, sufrirlo es quien nunca supo palabra alguna sobre Michael o, si lo hizo, jamás entendió por qué quien a nuestros ojos daba la imagen de, a los treinta y siete años, tenerlo todo, haya terminado por tomar semejante decisión. Y es que, definitivamente, estar solo y sentirse solo son dos conceptos diferentes, tal como aquí queda en claro.

Muy recomendable y esclarecedor pero, eso sí, no verlo cuando se está con las defensas bajas o el ánimo por el piso.

De hecho y, por lo pronto, sean felices. Hasta la próxima…



el autor

Soy profesor de historia graduado en la Universidad Nacional de La Plata. Entusiasta del cine, los cómics, la literatura, las series, la ciencia ficción y demás cosas que ayuden a mantener mi cerebro lo suficientemente alienado y trastornado.

7 comentarios

    • Rodolfo Del Bene el

      Hola, Jordi. Gracias por comentar y la verdad es que me has dado una sorpresa; doy por sentado que estás en España. Para Latinoamérica la han subido hace unos días y en teoría se suponía que lo iban a hacer al mismo tiempo para España. De ser así, quizás allí lo hayan postergado; a veces Netflix hace esas cosas a último momento. Espero que lo hagan en estos días para que puedas verlo. Un saludo!

      • Rodolfo Del Bene el

        Por lo que veo, de momento en España la tiene Movistar + de acuerdo a lo que pude indagar. No sé qué habrá pasado con el estreno en Netflix. Gracias por informarme Jordi; he cambiado el título. OJalá la veas! Que estés bien

  1. JORDI SANS el

    Hola, ya me he pensado que sucedía esto, bueno a ver si lo ponen en Netflix España.

    Gracias por la recomendación.

    Un saludo y sé feliz!

    • Rodolfo Del Bene el

      Ja, justo se cruzaron las respuestas, Jordi. Allí te puse más arriba que, de momento, la tiene Movistar +. Ojalá la tenga también Netflix pronto. Sé feliz!!

Deja tu comentario