IniciocineNezha: El renacer de un dios (2021)

Nezha: El renacer de un dios (2021)

Nezha: El renacer de un dios es una de las últimas películas de animación que ha llegado al catálogo de Netflix. Por el momento ha pasado desapercibida, con unas pocas reseñas en Internet y apenas valoraciones en las principales páginas de referencia. ¿Es merecido este desprecio por parte de los espectadores? Hagamos un repaso por este largometraje de Alibaba Pictures en el que se toman elementos de la mitología budista para contar una entretenida historia con tintes distópicos.

Li se convierte en Nezha

La vida de Li Yunxiang no es sencilla. Sobrevive como puede en los bajos fondos de una enorme urbe, compatibilizando su trabajo como repartidor con otras ocupaciones menos complacientes con la legalidad. El lugar donde vive está dominado por una familia mafiosa que acapara un recurso importante y muy escaso: el agua, a la que gran parte del pueblo llano no puede acceder. Una noche, nuestro protagonista tendrá un encontronazo con el hijo mimado del “padrino” de la ciudad, que querrá hacerse con su moto. Al negarse, este le provocará profundas heridas…

…pero Li despierta con unas habilidades que no sabía que poseía y pronto descubrirá que se ha convertido en un combatiente formidable. Esto se debe a que este joven es una reencarnación de Nezha, un antiguo dios que desapareció después de haberse enfrentado a un dragón hace milenios. Gracias a un excéntrico maestro que le enseñará a controlar su divinidad, se enfrentará al tirano con la intención de ayudar a su familia y salvar la ciudad de un perverso plan.

Una historia vieja

Nezha: El renacer de un dios sigue la estructura de una película de acción en la que un incidente muy concreto contra un villano menor acaba resultando en una confrontación contra los líderes de una peligrosa organización tras acabar con sus lugartenientes. Hemos visto esta historia reproducida en decenas de ocasiones, desde Kárate a Muerte en Bangkok hasta John Wick y esta cinta no ofrece ninguna variación sobre la misma. En la mayoría de ocasiones que se le presentan a este producto para ofrecer un giro sobre este esquema, acabamos volviendo a los mismos lugares comunes.

Nezha

Sin embargo, hay que decir que los cineastas responsables de esta película han conseguido aplicar correctamente las lecciones aprendidas de estos filmes, presentando adecuadamente a unos personajes no demasiado complejos pero que cumplen su función a la perfección. Los héroes son buenos y sacrificados, con sus conflictos internos pero dispuestos a cubrirse las espaldas, y los villanos son seres completamente despreciables dispuestos a cometer las atrocidades más abominables por los motivos más triviales. En una historia como esta, dirigida al público infantil, algunas de las escenas más duras consiguen despertar la indignación del público y meterlo de lleno en una historia que ya conoce.

Un envoltorio nuevo

Si hay algo que destaca de esta cinta es su apartado visual, con un uso inteligente del color y unas secuencias de acción espectaculares. Aunque las expresiones faciales no son todo lo expresivas que deberían, esto se compensa sobradamente gracias al diseño magistral de los personajes importantes y al fascinante escenario donde suceden los hechos. La frialdad de esta ciudad, a medio camino entre el Shanghái de los felices años veinte y las urbes cyberpunk de obras como Akira, contrasta con las coloridas manifestaciones de poder por parte de los personajes con habilidades sobrenaturales.

Nezha

Si debemos destacar un defecto más relevante, debemos referirnos al final: no es malo pero sí muy apresurado, con la clara intención de sentar las bases para las secuelas de un universo compartido que se nos vende después de los créditos de una manera un tanto burda. Al menos, al contrario de lo que sucede en otras franquicias, los responsables de este producto deciden esperar para introducir sus avances sin enfangar demasiado el argumento de la película en sí. Este se mueve en el terreno de lo conocido, como hemos dicho, pero esconde algunos giros argumentales que le aportan cierta complejidad moral a esta historia que adolece de falta de originalidad.

Conclusión

Nezha: El renacer de un dios es una novedad agradable con ciertos problemas pero que cumple sobradamente con sus objetivos gracias a su poderío visual y al buen hacer de unos responsables que han conseguido crear una historia entretenida con numerosos guiños a la mitología y la cultura popular de China. No cambiará la vida de nadie, pero merece la pena para pasar dos horas contemplando unos bonitos efectos especiales.

Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista. Redactor en esta página y, antes, en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

4 COMENTARIOS

  1. Buenas, yo si supe de su existencia, pero no me la vi porque no vino doblada al castellano, si la llegan a doblar le daré una oportunidad, saludos.

  2. Pero en castellano o latino? Porque no me gusta nada el audio latino y no sería la primera vez que netflix estrena algo en España con sólo audio latino como lo fueron los dos episodios dobles de la temporada 7 de Star Trek Voyager, saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad