One Piece 949, el rey de la prisión

0

Bienvenidos una vez más, fieles adeptos de Oda, a un nuevo análisis de One Piece. En esta ocasión, del capítulo 949 del manga. El capítulo de hoy es corto y no tiene demasiada profundidad argumental, por lo que el análisis será muy breve. Como resumen, Luffy se hace respetar de nuevo consiguiendo que todos los prisioneros lo apoyen. Comencemos.

Continúa la batalla en Oden

Luffy y compañía siguen peleando contra los subordinados de Kaido, mientras uno de ellos, el que tiene la poderosa arma con carga de veneno, sigue disparando a los prisioneros. Por primera vez en toda la serie, Luffy y Chopper utilizan un ataque conjunto. Luffy un Heavy Stamp y Chopper un puñetazo con su transformación robusta.

Los tres vainas rojas también siguen generando bajas entre los subordinados del Yonkou y Raizou le lanza las llaves de las celdas a Kid para que se libere de sus esposas.

Mientras tanto, los prisioneros siguen muriendo a causa del veneno, que les quema la piel y los mata entre terribles agonías, además de extenderse fácilmente hacia otros y causarles el mismo efecto. El veneno se llama “Momia” y efectivamente es muy dolorosa, provocando unas altísimas fiebres y haciendo que la sangre salga a borbotones por todos los orificios que las quemaduras van originando en el cuerpo del afectado. Y cuando ya están muertos, se levantan como zombies para contagiar a otros.

Luffy contra los infectados

Luffy se enfrenta a los afectados por el virus que intentan atacarlos, ya que el subordinado de Kaido, con cuatro palabras consiguió convencerlos de que atacaran a los “buenos” por encima de sus principios como enemigos del Yonkou. Entonces, Luffy los rodea con sus brazos estirados y empiezan a infectarlo, a lo cual, supongo que gracias al Haki, Luffy tiene cierta resistencia. En ese momento se encara y grita:

Los golpea y les recuerda que no son más que esclavos y que les están comiendo la cabeza para que, como he dicho, vayan en contra de sus principios y ataquen a sus salvadores siguiendo órdenes de aquellos que los quieren muertos y que los encerraron en esa prisión. Entonces, recuerda en alto la promesa que le hizo a O-tama, que conseguiría que Wano fuera en un futuro un lugar donde comer hasta hartarse.

Y uno tras otro continúa dando mensajes tajantes, atrevidos y confiados. Al más puro estilo Luffy. Este es el Rey de los Piratas. Y en capítulos como este se ve a las leguas. Su valentía, su sacrificio y su constancia son inimitables. En ese momento se gana totalmente la confianza de los prisioneros que, por fin, se deciden por un bando, por el bando correcto.

El subordinado de Kaido que tiene la smile del Elefante se dispone a lanzar una bomba de Momia que contiene el veneno de 200 balas excite normales. Pero Luffy le tapona la trompa y la bomba explota dentro de él. Ya han empezado a correr las teorías de que esta es la primera persona que Luffy asesina. Y si bien lo más normal y lógico sería que hubiera muerto, no creo que Oda quiera destrozar la esencia de One Piece y de su personaje principal de un plumazo.

Y por último nos recuerdan que quedan 8 días para la gran batalla.

Y hasta aquí el análisis de esta semana, nos vemos en el 950, en el ínterin, sed felices.

 



el autor

Soy, entre otras cosas, estudiante, cinéfilo, músico y lector; escribo sobre lo que me gusta y también tengo twitter @maffdecine

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Ya tenemos las novedades del mes de septiembre de Planeta Cómic. A continuación os dejo la nota de prensa con el pdf. Buenas, Sobreviviendo al calor…