Opinión: Bendis y Superman, una mezcla que de momento funciona

2

El fichaje de Brian Michael Bendis por parte de DC fue una de las noticias más importantes dentro del mundo del cómic. El guionista era una de las principales estrellas de Marvel, llevando el peso de muchas de las líneas argumentales principales de la editorial. Como señaló en su momento mi compañero Pedro Pérez, era como si Leo Messi fichase por el Madrid o como cuando Jack Kirby dejó Marvel por DC

Bendis es un escritor que levanta tantas pasiones como odios. Es responsable en gran medida del renacer de los Vengadores y de etapas memorables en Daredevil, Ultimate Spiderman o Jessica Jones, pero también de trabajos bastante olvidables en X-Men o Guardianes de la Galaxia. Su manera de narrar (el famoso “decompressive storytelling”), tomándose su tiempo para que la trama avance, con interminables diálogos (cómic con cabezas parlantes según sus críticos) y tramas secundarias sin intereses, desesperan a muchos lectores, aunque también es cierto que permite una mayor profundidad sicológica.

La gran duda era cual sería el personaje DC en el que iba a trabajar. La elección más obvia era Batman. Es el gran icono de la editorial y un héroe urbano y “noir” que viene como anillo al dedo al talento de Bendis. Pero el Hombre Murciélago está viviendo una gran etapa a cargo de Tom King (que tampoco es que está libre de polémicas) así que quedaba descartado desde el principio. Teniendo en cuenta como revitalizó Bendis a los Vengadores, la otra opción era la Liga de la Justicia, pero dicha colección tiene al frente a Scott Snyder contando una historia que parece ser el punto central del Universo DC, así que también quedó rápidamente descartada.

Superman contra Rogol Zaar por Ivan Reis, simplemente espectacular

El personaje que acabó cayendo en las manos de Bendis fue Superman. La otra gran estrella de DC vagaba sin rumbo más allá del buen trabajo de Peter Tomasi en la cabeza que Clark Kent compartía con su hijo. Crítica y público desconfiaban del trabajo que Bendis, un guionista cuyos mejores trabajos tenían un fuerte componente urbano, podría realizar con un personaje de las características de Superman. ¿Había razones para esa desconfianza?

El primer acercamiento del escritor a Superman fue en la miniserie El Hombre de Acero y la editorial decidió poner toda la carne en el asador con los dibujantes de los seis números de serie: Adam Hughes, Evan Shaner, Ivan Reis, Jason Fabok, Kevin Maguire, Ryan Sook o Steve Rude, todos grandes estrellas.

El Hombre de Acero de Bendis

En El Hombre de Acero, el guionista empieza a sentar las bases de lo que será su etapa al frente de Superman. Primero establece una gran amenaza cósmica enraizada en el pasado del personaje (recordemos que la retrocontinuidad es una de sus herramientas favoritas). Rogol Zaar es un misterioso villano de gran poder que clama ser el responsable de la destrucción de Krypton, es un ser tan poderoso que ni siquiera Superman puede hacer frente por sí solo. La historia no podía ser más típica de Bendis: muchos diálogos, ritmo lento, tramas aparentemente sencillas y buenas dosis de acción para un cómic que se deja leer y que cuenta con un gran dibujo.

Una vez acabada El Hombre de Acero, Bendis se puso al frente de las dos colecciones principales del personaje haciendo algo muy inteligente. Desde el principio estableció un tono distinto para cada una de las series.

En Superman, se centra en la faceta más superheroica de su protagonista, siguiendo la trama de Rogol Zaar. La colección cuenta con los dibujos un Ivan Reis espectacular y parece una gran superproducción cinematográfica. Pero además de grandes batallas y rivales imbatibles, Bendis ahonda en los sentimientos que embargan a Clark Kent después de que su mujer e hijo se fueran al espacio. Los primeros números de la serie tienen la mezcla adecuada de acción e introspección de manera que se leen bastante bien. Pero ¿qué sería de Bendis sin una gran decisión polémica? Dicha decisión la tenemos cuando Jon vuelve del espacio donde estaba de viaje de conocimiento con su abuelo Jor-El (resucitado antes de la llegada de Bendis en la saga de Míster Oz). El regreso del hijo pródigo trae un cambio muy importante en el personaje que no ha sido del gusto de muchos aficionados. La evolución de Jon y de la relación de toda la familia El se antoja como el elemento principal que el guionista quiere tratar en esta serie. Sin olvidar el misterio en torno a la destrucción de Krypton y Rogol Zaar.

Superman es la colección en la que vamos a ver al Hombre de Acero más “cósmico”

En Action Comics Bendis opta por poner los pies del personaje firmemente anclados en Metrópolis. Patrick Gleason y Ryan Sook son los dibujantes encargados de esta colección, con un estilo lejos de la espectacularidad de Ivan Reis, pero que se amolda bien al tono de la serie. La historia pivota entre la vida laboral de Clark Kent en el Daily Planet y un misterio en el submundo criminal de la ciudad. Se nota que el guionista se encuentra más cómodo en este ambiente, más cercano a las historias de detectives que tanto le gustan. Es agradable ver la manera de trabajar del periódico y cómo se puede manejar un imperio criminal en la ciudad del superhéroe más poderoso del mundo. Con el paso de los números el escritor aumenta las apuestas presentado la destrucción de todas las agencias de información y espionaje del mundo a manos de un personaje desconocido que se ha hecho con el control de Leviatán, la organización criminal que ya habíamos visto en las series de Batman. Toda esta trama desembocará en un evento que afectará a varios personajes de muchos rincones del universo DC, llevando la voz cantante de la investigación una decidida Lois Lane acompañada entre otros por Batman.

Niebla Roja, una nueva supervillana para Superman

La serie de Superman me parece divertida, todo el rato están pasando cosas y hay revelaciones importantes cada número. Sobre el tema de Jon, prefiero guardarme mi opinión hasta que vea por donde va ir el personaje, pero por contra, la relación entre Superman y Jor-El me parece que está bien llevada. Es agradable ver como el guionista trabaja con acierto dentro del ámbito cósmico del universo DC, llegando a ofrecer un buen cómic, no como pasó en Guardianes de la Galaxia.

Pero es en Action Comics donde vemos al mejor Bendis. Es sorprendente que logre llevar a Superman a una historia urbana donde predomina el thriller frente la acción. Al principio es algo forzado, pero conforme Lois Lane gana protagonismo, la trama coge fuerza y velocidad. Se presentan elementos muy interesantes, entre ellos la nueva reina criminal de Metrópolis, su socia (y nueva supervillana) y la manera en que actúa su organización. Y como guinda del pastel, todo lo relacionado con Leviatán y el misterio de quién es su nuevo jefe y que quiere. Lo malo es que para saberlo habrá que leer una serie aparte (Leviathan Rising).

Un vistazo al futuro con Leviathan Rising

En resumen, la llegada de Bendis ha sido un soplo de aire fresco, que más allá de algunas decisiones polémicas, ha sentado bien al Hombre de Acero. Hay una dirección determinada y un plan a medio plazo que parece interesante. Esperemos que Bendis siga inspirado y sepa llevar bien las riendas del Hombre de Acero. No olvidemos que sus primeros números en los X-Men eran interesantes,  pero después del crossover La Batalla del Átomo, los mutantes fueron cayendo en picado. De momento, el trabajo de Bendis en Superman no llega las cotas de calidad de su Daredevil o su Ultimate Spiderman, pero progresa adecuadamente.



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

2 comentarios

  1. Demasiado generoso te veo con Bendis. Su primer contacto con Superman fue copiar a Dragon Ball (que por todos es sabido, en el origen de Goku copia a Superman) creando un pseudo-Freezer con un diseño penoso de Jim Lee. A eso, se le suma que si algo bueno tenía la anterior etapa era Jon, y también lo desdibuja completamente quitándoselo de encima. De Kandor prefiero no hablar porque al fin y al cabo, sabemos que no habría sabido qué hacer. Pasan los números y todo va a peor, y cuando parece que puede levantar el vuelo va y te saca el primer número de Event Leviathan con Maleev, que es el peor cómic que he leído en años (y tiene dura competencia entra algunos números del Batman de Tom King y los 4F de Slott).

    En fin, que el soplo de aire fresco lo notarás tú, porque ni siquiera en ventas se destaca Superman en su editorial. Soplo de aire fresco fue Rebirth, pero como de costumbre, poco duró, e, independientemente de las recientes nominaciones al Eisner y demás, el nivel medio de los cómics en DC vuelve a estar por los suelos, al mismo tiempo que Marvel parece que se va acordando de cómo se hacen grandes cómics con los Spiderman de Spencer y Taylor, el Hulk de Ewing, el Venom de Cates, todo lo que escribe Kelly Thompson, lo que se viene con Hickman, los Conan de Aaron y Duggan…

    • Juanjo Avilés el

      Hola Conan, gracias por comentar. Puede que tengas razón y sea muy generoso con Bendis por el buen recuerdo que tengo de su Daredevil y su Ultimate Spiderman. De todas maneras yo si que creo que hay un soplo de aire fresco en su Superman, sobre todo comparado con la etapa anterior del personaje, pero vamos, que al final es una cuestion de gustos. En lo que estamos muy de acuerdo es en la calidad del Hulk de Ewing, una de la mejores series de la actualidad (por si te interesa aquí puedes ver mi opinión la serie) pero por el contrario a mi el Spiderman de Spencer tampoco me gusta tanto. Y como tú, tengo muchas ganas de ver los mutantes de Hickman

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Hace Unas horas vio la luz el tráiler final de esta esperada temporada de la ficción de NETFLIX. El 4 de julio podremos disfrutar en…