Por qué no estás viendo Brooklyn Nine-Nine y por qué deberías verla

4

Si existe un recurso que ha sido explotado hasta el cansancio por las cadenas televisivas es el género policial, seguido muy de cerca por las series que transcurren en hospitales o cualquier agencia de servicio público. La variedad es infinita, y no solo se limitan a producciones dramáticas, pues en sitcoms también hemos tenido la oportunidad de ver algunos casos de éxito que se quedaron en el imaginario común.

Bajo esa premisa, es difícil que una serie que maneje este entorno como base argumental muestre algo nuevo al espectador. Teniendo esto como prejuicio inicial, realmente me costó darle una oportunidad a Brooklyn Nine- Nine cuando veía capítulos sueltos en la televisión por cable, a pesar de que la serie contaba con un elenco bastante interesante. Realmente debo decir que me arrepiento de no llegar a verla antes, por lo que quiero predicar con el ejemplo e invitar a que le den una oportunidad por muchas razones.

 No te dejes llevar por lo que se ve a simple vista, no es la típica sitcom policial.

La serie comienza con la llegada de un nuevo capitán al precinto 99, mismo en el que hasta ese momento los detectives y el personal hacían el trabajo mínimo necesario para cumplir. El capitán les plantea que su misión es convertir al destacamento en el mejor precinto de Nueva York por lo que muchas cosas van a cambiar a partir de su llegada. Esto empieza a generar curiosidad en el personal acerca de las intenciones, el carácter y la casi nula expresión de emociones de su nuevo capitán. Estas dudas se resuelven gracias a un magistral e inesperado giro final de episodio que te engancha desde ese momento.

El planteamiento inicial de los personajes es bastante original.

Los personajes son descritos uno a uno por el sargento Terry (Terry Crews) a petición del nuevo capitán Raymond Holt (Andre Braugher), destacando las fortalezas y debilidades del grupo. Este detalle es importante porque nos da un vistazo general de lo que podemos esperar de ellos, dejando que estos se dediquen directamente a mostrarnos las situaciones de comedia sin tener una introducción individual más elaborada. En rasgos generales, los personajes principales se pueden describir de la siguiente manera:

Jake Peralta (Andy Samberg) – Se autodenomina ‘el mejor detective del 99’ y tiene una personalidad bastante inmadura que compensa con su talento para resolver crímenes. Duro de matar es su película favorita y fue su inspiración para convertirse en policía.

Amy Santiago (Melissa Fumero) – Es una detective bastante metódica, inteligente y algo neurótica. Viene de una familia policial, tiene una obsesión con seguir las reglas y no puede evitar adular a las figuras de autoridad.

Charles Boyle (Joe Lo Truglio) – También es detective en el 99. Se nos presenta como el mejor amigo y cómplice de Peralta a quien adula constantemente. Es de los personajes más graciosos ya que desencadena las situaciones y conversaciones más absurdas que he visto.

Rosa Diaz (Stephanie Beatriz) – Es la detective ‘ruda’ del grupo, tiene un serio problema para controlar su carácter. Su vida privada es un enigma y conoce a Jake desde la academia, terminando por ser uno de los personajes que más evoluciona en toda la serie.

Gina Linetti (Chelsea Peretti) – Es la asistente del capitán, una mujer ridículamente narcisista y con una seguridad en sí misma envidiable. Ella puede hacernos recordar a ese tipo de empleados de atención al público que dejan bastante en claro que su trabajo no es una prioridad para ellos.

Terry Jeffords (Terry Crews) – Del sargento, se conoce que luego del nacimiento de sus hijas empieza a temer acerca del peligro que implica ser policía. Esto le provoca una crisis psicológica que causa un altercado durante un simulacro, dejándolo fuera del trabajo policial en las calles y dedicándose netamente al trabajo de oficia.

Cuenta con invitados especiales que enriquecen la serie.

Debido a que los productores de la serie y el mismo Andy Samberg han trabajado con gran parte de los mejores comediantes de estados unidos, la serie cuenta con cameos memorables, tanto de comediantes como de actores dramáticos que han compartido elenco con algunos de los involucrados en el proyecto.  Algunos de los cameos más importantes han sido:

Bill Hader: Como sustituto temporal del capitán.
Maya Rudolph: Como detective de protección a testigos.
Zooey Deschanel: Jake le pide que le ayude en una persecución policial.
Nathan Fillion: Hace de detective en una serie de televisión.
Ryan Phillippe: Es el padre de la bebé de Gina y primo de Boyle.
Mario Lopez: Aparece como él mismo para animar a Gina.
Neil deGrasse Tyson: Intenta ayudar a Gina en una tarea de física.
Danny Trejo: Es el padre de Rosa Diaz.

Las referencias y los Gags recurrentes de la serie pasan a ser parte de tu vida cotidiana.

Otro aspecto interesante es que la química en los personajes es tan palpable en las escenas debido a que gran parte de estas tienen un nivel importante de improvisación. Gracias a esto han salido momentos y frases memorables que se convierten en parte fundamental de la historia, siendo inevitable reír con cualquier capítulo de la serie por lo inverosímil que puede llegar a ser lo que estás viendo.

La serie es dinámica y se reinventa entre temporadas, enriqueciendo a su elenco.

La fórmula de la serie generalmente comienza con el desarrollo de un caso que suele resolverse en el mismo capítulo. Esto se combina con la trama general de cada personaje y se apoya en un hilo argumental por temporada. En el caso de la primera, es una competencia entre Jake y Santiago sobre quién conseguirá cerrar más casos al final del año. Si Jake gana, Santiago tiene que salir con él para que tengan la peor cita de su vida. Si ella gana, se queda con su coche y puede hacer lo que quiera con él, incluso destruirlo.

Logra tener un tono de humor inclusivo sin que sea forzado o condescendiente.

Uno de los aspectos que más me gusta de las series respecto a las películas es la oportunidad de tener un elenco variado. Al tratarse de situaciones de la vida común, es fácil entender que el mundo es diverso culturalmente y se puede sacar provecho de ello para hacer comedia o arte sin que esté metido con calzador o solo por cubrir una cuota de minoría.

En el caso de esta serie, a pesar de tener personajes de ascendencias bastante diversas, no están agregados para reforzar un estereotipo o para colar una crítica social de forma forzada. Aunque ambas situaciones se dan, nunca son el eje central de la historia o se asocian a alguna comunidad en especial, algo que es muy común en la comedia. En esta serie no te encontraras con los típicos clichés de:

Personaje de ascendencia latina que habla inglés con acento.
Personaje LGBT extrovertido.
Personaje de raza caucásica excesivamente conservador.
Personaje afroamericano que asocia su mala suerte a su color de piel.
Persona blanca común intachable y políticamente correcta.
Mujer que usa su atractivo para obtener lo que desea.

Este aspecto se agradece ya que demuestra que se puede hacer comedia sin abusar de esos elementos o que estos no suenen condescendientes. Aspecto que a veces, ofende mucho más de lo que ayuda.

Espero que os deis una oportunidad de ver esta serie que ya cuenta con 6 temporadas en Netflix. La séptima se está emitiendo en Estados Unidos actualmente y gracias a la gran cantidad de fanáticos de la serie -a los que me sumo-, esperamos tener al menos 8 temporadas de esta sitcom.

¡Hasta la próxima y no olvidéis ser felices!



el autor

Ing. en Informática, Músico Aficionado, Adicto al Café, no necesariamente en ese orden. Entusiasta del mundo del cine, las series de televisión, el Comic, los libros y relatos de Ciencia Ficción.

4 comentarios

  1. Buenas, yo la veo desde que empezó, personalmente creo que el personaje más divertido es Rosa, pero todos tienen sus momentos incluido el capitán que es el más serio, a veces demasiado. Otra de las cosas que me gustan de la serie es la relación entre peralta y el capitán, que ve en él una figura paterna que le anima a mejorar como persona. Además de que es una serie que trata temas serios cuando toca como fue el caso del racismo con el sargento, es una serie que es bastante disfrutable y la recomiendo.

    • Gabriel A. Escobar S. el

      Hola Sergio, gracias por comentar, mi personaje favorito es el capitan holt, por todas las manías que tiene y que en los momentos importantes a pesar de su rigidez termina siendo la persona más sensata del grupo. Respecto a lo que comentas de los temas sociales, justo ese capítulo hace mucho contraste con los últimos acontecimientos en EEUU, realmente plantearon la problemática con humor a pesar de lo delicado que es. Respecto a la serie, estoy esperando que Netflix publique la séptima para estar al dia. Un abrazo !

  2. Vi los 2 primeros y no me dijeron gran cosa; le daré otra oportunidad cuando acabe la que estoy viendo ahora. Con las sitcoms necesito hacer maratones para cogerles el puntillo, acostumbrarme a los gags recurrentes y que los personajes se me hagan más tridimensionales

    • Gabriel A. Escobar S. el

      Hola Manuel gracias por comentar, yo llegue a serie gracias a una reseña menos detallada que esta y le di la oportunidad, veía al menos de 4 capítulos por día y pues le vas agarrando el gusto, la fabricada que tiene la serie es muy fiel porque los tópicos de esta son únicos al menos en este momento donde no hay sitcoms que puedan hacer competencia. Me alegra que el artículo te lleve a darle otra oportunidad un abrazo !

Deja tu comentario