Reseña de la saga Avengers No Surrender (Vengadores Sin rendición), una lectura entretenida que no pasará a la historia

0

Avengers No Surrender es una saga de 16 números publicada dentro de la cabezera principal de la colección de los Vengadores. La idea detrás de esta iniciativa era poner un (sonoro) punto y aparte en dicha colección.

Mark Waid se había hecho con el mando de los Vengadores con la intención de alejarse un poco de las macrohistorias de Jonathan Hickman, su antecesor en el cargo. La etapa de Hickman culminó en las Secrets Wars y desde la dirección de Marvel se pensó que sería buena idea un cambio de rumbo y una vuelta a los orígenes, y para ello se contrató a Waid.

En principio parecía una buena idea ya que Waid es conocido por su gusto por lo clásico y el ‘back to the basic’ y casi siempre dejando un buen sabor de boca. Pero en este caso se pinchó en hueso. Es muy complicado hacer los Vengadores sin la Trinidad (Iron Man, Capitán América y Thor) y Waid, por uno y otro motivo, no pudo contar con las versiones clásicas de estos personajes.

Ojo de Halcón y Lobo Rojo, un Vengador clásico y otro de la nueva hornada

Así que la colección empezó a pivotar en torno a los héroes más novatos de esta formación vengativa: Ms. Marvel (Kamala Khan), Spiderman (Miles Morales) y Nova (San Alexander), siendo sus tramas las más interesantes de la cabecera. Tanto es así que pronto estos jóvenes se unieron a otros personajes adolescentes en la nueva cabecera de Los Campeones. Después de la marcha de estos héroes Waid no logró elevar el interés de la colección y ni la crítica ni el público llegaron a coger el gusto a sus historias.

Así pues tocaba otro cambio de rumbo, y en lo que este se cocinaba, Axel Alonso, cabeza pensante de Marvel Comics, decidió juntar las tres cabeceras de los Vengadores en una única historia. Para ello se contaría con la implicación de los tres guionistas de dichas colecciones: Mark Waid (Avengers), Al Ewing (U.S. Avengers) y Jim Zub (Uncanny Avengers). Y la idea fue hacer una serie semanal de 16 episodios con dibujantes rotativos que presentará una gran saga como cierre de todas las etapas abiertas y que se publicaría en la cabecera principal.

Los villanos de la función: la Orden Negra y la Legión Letal

El argumento de Avengers No Surrender es el siguiente: la Tierra ha sido desplazada de su lugar en el universo y sufre una serie de catástrofes naturales por ello. La situación se agrava cuando gran parte de los héroes de nuestro planeta se quedan paralizados en éxtasis y sólo unos cuantos Vengadores puede hacer frente a la situación.

Entre este grupo aparece un nuevo personaje, Voyager, del que se cuenta que es un miembro fundador que reaparece después de un largo tiempo desaparecida pero a la que todos los Vengadores recuerdan de repente (y tienen en gran estima) aunque los lectores no tengamos ni idea de quién es.

Voyager, un miembro fundador desconocido de los Vengadores con algo que esconder

Presentada la amenaza y el misterio, el desarrollo de la historia es como los Vengadores van investigando esta situación y como se va resolviendo el misterio de Voyager. Dos cosas que como no, acaban estando relacionadas. Y es que nuestro planeta había sido secuestrado por el Gran Maestro para servir de tablero en uno de sus clásicos juegos cósmicos contra un personaje nuevo que como él siente gran predilección por las competiciones.

La vuelta de tuerca es que siempre que se había dado esta situación los héroes terrestres habían sido los campeones de una de las partes en conflicto, pero en este caso, los Vengadores son sólo obstáculos para los avatares del Gran Maestro y su contrincante (que son la Orden Negra de Thanos y un nuevo grupo formado a tal efecto que recibe el nombre de la Legión Letal). Se busca ser original dentro del clasicismo de la saga, pero los terrestres son los que acaban llevando el peso de la historia (al fin y al cabo son los protagonistas) y no hay mucha diferencia entre ser campeones de uno de los grandes jugadores u obstáculos.

El Gran Maestro es el verdadero villano de la función.

El misterio en torno a la verdadera identidad de Voyager tampoco es que se resuelva con mucha originalidad. Resulta ser la hija del Gran Maestro, puesta entre los Vengadores como su as en la manga gracias a su capacidad para manipular los recuerdos. Al final, y como ha sucedido múltiples veces en la historia de los Vengadores, a pesar de ser una villana, se pasa a la acera de los buenos y siendo un activo más para los héroes de la tierra (como ya paso en su momento con el Wonder Man o Visión).

Otro de los hitos de la trama es la vuelta a la vida de Hulk (la nueva serie de Bruce Banner estará a cargo de All Ewing, uno de los escritores de No Surrender). Tener una resurrección como golpe de efecto no es algo original y es otro dato más que hace que la historia no deje de trascurrir por caminos trillados.

Hulk resucita más enfadado que nunca

En medio, múltiples batallas, narradas con oficio y alternándose con escenas más pausadas y diálogos que permiten un acertado desarrollo de personajes. El hecho de que los principales héroes no estén disponibles hace que el protagonismo recaiga en secundarios, pero es algo que a los Vengadores siempre les ha sentado bien (recordemos muchas etapas con protagonismo para Visión y Bruja Escarlata, la Bestia, Wonder Man, Avispa, Ojo de Halcón…). Así pues en la historia cobran gran protagonismo personajes como Mercurio, Rayo Viviente, y el más clásico entre los clásicos, el único e inimitable Jarvis.

Mercurio es uno de los grandes protagonista de No Surrender

Si el lector logra conectar con estos personajes la trama se le hará amena y entretenida, como si estuviera saboreando una comida de esas que nuestras madres siempre preparaban para cenar los viernes por la noche y que a nosotros nos encantaba aunque siempre fuera la misma.

El apartado gráfico corre a cargo de cuatro dibujantes distintos, algo que puede parecer una barbaridad, pero no olvidemos que la serie ha salido de forma semanal así que esta parece ser la única opción viable. Los encargados de los lápices son Kim Jacinto, Pepe Larraz, Sean Izaakse y Paco Medina.

Aunque un dibujo con tantas manos suele ser mala noticia, en este caso el resultado es positivo, tal vez por el hecho de que todos los artistas tienen un estilo de dibujo similar o porqué el colorista es el mismo para toda la obra (un cumplidor David Curiel) o porqué los dibujantes se van encargando de minietapas dentro de la saga en vez de números sueltos.

La destrucción de la Tierra muy bien dibujada

¿Merece la pena entonces? Avenger No Surrender no es más que una saga que sirve de puente entre la etapa anterior y la nueva de la colección de los Vengadores (que estará en manos de Jason Aaron) y como tal debe entenderse. No pretende pasar a la historia de la franquicia pero tampoco le hace falta. Es una lectura amena, con sabor clásico, que se lee de manera agradable y sencilla.



6.0 Bien

Avengers No Surrender no pasará a la historia pero es una saga entretenida, con sabor clásico, que se lee de manera agradable y sencilla aunque no logre sorprender en ningún momento y tenga algún que otro agujero en el guión.

  • Guión 6
  • Dibujo 6,5
  • Interés general 6,5
  • User Ratings (2 Votes) 8.1

el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos al análisis del último episodio de la cuarta temporada de Gotham títulado No Man's Land  (Tierra de Nadie). Una temporada asombrosa en cada escena. Grandes actuaciones…