Reseña de La Visión, de Tom King y Gabriel Hernández Walta. Obra maestra incontestable

2

En el mundo del cómic, como en el resto de artes que pululan por el mundo, hay determinadas vacas sagradas contra las que pocos lectores pueden levantar la voz: Frank Miller, Alan Moore, Kurt Busiek… Dentro de este grupo, uno de los aspirantes más recientes al Olimpo del noveno arte es Tom King, autor de un clásico instantáneo como es esta La visión, una maxiserie de 12 números que el tiempo solo puede engrandecer.

Aquí tenéis una reseña previa de nuestro compañero Pedro.

La Visión es un personaje peculiar del Universo Marvel. Creado por Ultrón, el androide (o mejor dicho, sintozoide) se rebela contra su creador por su amor a la humanidad. Y es que, por encima de su inagotable poder, la principal característica de la Visión es un frustrante deseo de ser humano, al igual que los replicantes de Blade Runner o el vulcaniano Spock de Star Trek. Es un robot curioso y reflexivo que tuvo un romance tan tórrido como trágico con La Bruja Escarlata. Un héroe interesante que encuentra en King a su mejor valedor. La serie no solo es una magnífica radiografía del personaje, si no un reinicio de su historia y, por lo tanto, no es necesario leer nada del personaje antes. Esto, añadido a su final cerrado, confiere al tomo el carácter de novela gráfica.

La Visión se inicia con una premisa tan inusual como lógica con la coherencia interna del personaje. La fascinación de la Visión por lo humano le lleva a querer tener una familia, algo inviable por su obvia esterilidad. ¿Y qué mejor solución que crearte una familia a medida? De esta manera, Visión crea a una esposa, Virginia, y a dos hijos, Viv y Vin, y se marcha a vivir a un suburbio estadounidense de Washington, ya que el sintozoide va a ejercer como enlace de los Vengadores con el presidente Obama.

La trama, por tanto, es más un drama familiar y una mirada irónica a la idílica sociedad estadounidense que un cómic de superhéroes. La Visión de King y Walta cuenta con vecinos que dan la bienvenida con un bandeja de galletas horneadas o tramas de instituto. Pero no nos engañemos, King no se queda en un simple Los Simpson se van a Marvel. Al fin y al cabo, los Visión no son humanos. Es este un tomo que habla sobre el odio que tenemos a lo diferente. Da igual que sean sintozoides, musulmanes o transexuales. La trama hubiera llevado a los mismos derroteros.

En este aspecto, King decide no posicionarse. Por supuesto, no es que el guionista no tenga una opinión formada al respecto, si no que muestra las situaciones y deja que el lector juzgue a los personajes. ¿Quién dio pie a los acontecimientos que veremos en el tomo? ¿Los vecinos de la familia Visión? ¿O los sintozoides con sus habilidades sobrehumanas? Eso es algo que queda a nuestro criterio.

El cómic también es una oda al lenguaje como una de las habilidades más puras del ser humano. No hay nada mejor para penetrar en la humanidad que retratar a un ser que desea serlo e intenta adquirir las aptitudes para ello. Las conversaciones entre los Visión, en las que se suceden las justificaciones para usar tal o cual palabra en función de su significado son magistrales. Mas en estos tiempos en los que la definición de estas pierden su sentido.

Y, por supuesto, nada hay más humano que el amor. Si de algo habla La Visión de King es de que el amor es causa de las mayores barbaridades que nos podamos imaginar, aunque sea a manos de un sintozoide.

El magnífico guión de King está acompañado magníficamente por los lápices del español Gabriel Hernández Walta, con un trazo simpático que da al cómic un tono casi de fábula. Un dibujo que funciona mucho mejor en ese retrato de los suburbios que en los momentos de más acción.

En definitiva, La Visión es un cómic que todo el mundo debería leer. No es una historia sobrevalorada por los autores. Es un clásico instantáneo que todos agradeceréis tener en vuestras estanterías de aquí a unos años. Esta edición, además, se acompaña de varios análisis de la obra, portadas alternativas y el detallado proceso de creación de cada uno de los capítulos de esta historia, merecida ganadora de un premio Eisner (los Oscar del cómic).

 La Visión quiere ser humano. ¿Y qué hay más humano que la familia? Ahora, la tiene. Una mujer y dos hijos. Se parecen a él, tienen sus poderes y la necesidad de confundirse con los demás. ¿Qué puede ir mal? Uno de los más aclamados cómics del siglo XXI, en una espectacular edición con más de 200 páginas de extras, que abordan cada paso del proceso creativo, con guiones, bocetos y comentarios de los autores.

Enlace a La Visión integral, de Tom King y Gabriel Hernández Walta en Panini.



el autor

Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

2 comentarios

  1. José Carlos García el

    ¡Saludos Fernando, buena reseña! Yo me leí la historia en el formato de 2 tomos, y creo que el primero (es decir, los 6 primeros números) es el mejor, aunque ya es cuestión de gustos desde luego. La obra en general me parece muy interesante y creo que todo lector/a de cómics debe darle una oportunidad. De King realmente no he llegado a leer nada más, así que no entro a valorarle como guionista fuera de esta historia. De Walta sí he leído un par de cómics además de éste y es muy buen dibujante. Además de que tengo uno de los tomos de Visión con dedicatoria suya jeje.

    Así que, ya sea en este formato tan grande o en cualquier otro, sin duda esta historia merece una lectura para conocer mejor a Visión. ¡Un saludo!

    • Fernando Vílchez el

      Muchas gracias por tu comentario, José Carlos! Estoy de acuerdo en que lo que mejor funciona en este cómic es la parte no súper heroica, y esta predomina en los primeros números. Tampoco he leído nada de King, pero este tomo ha hecho que me interese mucho en su obra. Si está a la altura de La Visión, te los recomendaré! Un saludo

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Hay héroes que atraviesan la línea del tiempo y no envejecen. O al menos no lo hacen en nuestro interior. Pocas películas me llenaron más…