Reseña de Spiderman: Cazado. Spencer homenajea La Última Cacería de Kraven

4

Este mes comienza su publicación en España Cazado, la primera gran saga que Nick Spencer realiza para la colección de Spiderman. Ya comenté en el análisis del primer número, que el escritor quería hacer borrón y cuenta nueva con lo contado anteriormente y volver a los orígenes del personaje. Por ello no es de extrañar que su primera gran saga sea un homenaje a una mítica historia como La Última Cacería de Kraven de J.M. DeMatteis.

Spencer pretende hacer una actualización de una gran historia como la de DeMatteis, usando elementos modernos a la vez que ofrece su visión del enfrentamiento entre El Cazador y La Araña desde un nuevo punto de vista. Ha venido preparando la trama desde el principio de la colección, dejando pistas y pequeñas pildoritas de lo que estaba por venir.

El Supervisor y Black Ant han estado secuestrando villanos con características animales, sin que supieramos para qué. Todo formaba parte de un nuevo plan de Sergei Kravinoff, que aliado con Arcade, rodea Central Park con un escudo impenetrable (el usado en el evento Imperio Secreto para acordonar la Tierra). La idea del Cazador es ofrecer una experiencia definitiva de caza a unos adinerados acólitos. Para que esa vivencia sea lo más satisfactoria posible para sus “clientes”, no podía faltar en esa jungla un Spiderman que acude al rescate de la Gata Negra y el hijo lagarto de Curt Connors.

La Gata Negra tiene un papel muy importante en la historia.

En su objetivo Kravinoff cuenta con la ayuda de un heredero (un nuevo personaje nacido de la clonación que nada tiene que ver con sus anteriores vástagos). El hijo de Sergei no entiende a su padre (ni los lectores ya puestos). ¿Por qué ayuda a esos espurios cazadores? ¿Qué es lo que realmente pretende?

Con todos estos ingredientes, Spencer teje una historia entretenida con algunos buenos momentos (por ejemplo el alzamiento del Buitre como líder de los villanos animales o la relación entre el Supervisor y Black Ant) pero que queda muy lejos de las cotas de calidad alcanzadas por DeMatteis en la Última Cacería.

Sergei Kravinoff y su verdadero heredero, los malos de la función

Lo primero que chirría es el uso y abuso de la tecnología. Donde en la saga original todo era misticismo y misterio aquí es trajes hi-tech, realidad virtual, escudos impenetrables… De todo ello es responsable Arcade, que se muestra mucho capaz que cuando se enfrenta por su cuenta a los X-Men. Además, esta alianza entre Kraven y Arcade no acaba de encajar, sobre todo teniendo en cuenta como se suele manejar El Cazador.

El principio de la trama se muestra como una historia ligera, con acción, persecuciones y momentos divertidos (sobre todo a cargo de los cazadores). En los primero números se aleja del tono oscuro que tenía la historia de DeMatteis. Pero poco a poco esa oscuridad va apareciendo cuando el plan de Kraven es revelado y obliga a Spiderman a tomar una difícil elección para salvar el día. Lo malo es que después del despiporre del principio ese tono más profundo queda un poco raro.

Los cazadores son unos robots con la cara de Kraven controlados a distancia mediante realidad virtual

A pesar de todo, las motivaciones de Kraven y su plan acaban teniendo cierta lógica, llevando un paso más allá al personaje y su relación con la Araña. En este sentido, Cazado si funciona como secuela de La Última Cacería, aunque su calidad cómo historia está bastante por debajo. Además es interesante cómo queda la situación de la familia Kravinoff.

Podría decir que esto es lo que me está pasando con toda esta etapa de Spencer al frente de la colección del Trepamuros. No dudo del talento del escritor (demostrado en muchas de sus obras anteriores), pero aunque presente ideas que puedan ser atractivas, su ejecución final me deja frio. Más aún por ese empeño constante en volver a los orígenes del personaje. A los fans clásicos de Spiderman seguro que les gustará, pero yo espero de Spencer algo más, que se decida a dar un paso adelante con el personaje.

Spiderman en medio de una estampida de villanos animales

En el aspecto gráfico nos encontramos al dibujante habitual de la serie, Ryan Ottley, acompañado de viejos conocidos como apoyo y encargados de los tie-in de la saga. Humberto Ramos, Chris Bachalo, Gerardo Sandoval, Ken Lashley o Cory Smith ofrecen un trabajo correcto acorde con su estilo de dibujo, odiados por algunos y adorados por otros. Por su parte, Ottley es un dibujante correcto, pero sus páginas quedan muy lejos de la salvaje elegancia de las de Mike Zeck en La Última Cacería de Kraven.

Por último señalar que en España Panini nos presentará la saga completa, incluidos los tie-in, en los números 6, 7 y 8 de la cabecera de Spiderman. Así pues tendremos toda la historia en sólo tres números y sin complicaciones. Un gran acierto.



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

4 comentarios

  1. ¡Hola!

    Me ha gustado tú frase ” Por su parte, Ottley es un dibujante correcto, pero sus páginas quedan muy lejos de la salvaje elegancia de las de Mike Zeck en La Última Cacería de Kraven”, totalmente de acuerdo. Ya no se dibuja como antes. Cada viñeta era una pequeña ilustración y cada página un obra de arte, ahora todo es más comercial y lineal. Sin detalles, solo lineas rápidas y ya esta.

    • Juanjo Avilés el

      Qué tal Terra? Gracias por comentar y me alegro mucho que te haya gustado esa frase. Puede ser cierto que antes se trabajará un poco más el apartado artístico, pero ahora también tienes ejemplos de cómics con un gran dibujo, te dejo un par de ejemplos: La guerra de los reinos con dibujos de Russell Dauterman o El reloj de juicio final, con dibujos de Gary Frank. Un saludo

      • ¡Hola Juanjo!
        Muy bien, gracias por preguntar. ¡Espero que tú también con este sagrado calor!
        Es cierto que es una posición muy favorable valorar el trabajo de los otros y es por ello que no es mi intención infravalorar el trabajo de nadie. Todos estos artistas tienen su toque personal y si dibujan en compañías tan importantes es que su trabajo lo vale.
        ¡Gracias por los dos ejemplos! En mi humilde opinión es el estilo de Russell Dauterman al que me refería y es el estilo de Gary Frank el que creo más cuidado y a mi gusto.
        Claramente es una valoración personal la que yo hago. Simplemente me refería que es esto precisamente lo que me ha sorprendido más en la evolución de los cómics. El arte de Neal adams en las sombras en Zamboula de la espada salvaje de Conan o el arte de Arthur adams ha evolucionado en los nuevos artistas en estilos como el de Rusell Dauterman. No digo que sea mejor ni peor simplemente diferente, más rápido, sencillo. Eso si con más color, algo que mejora el dibujo de forma evidente.
        Yo pensaba que el cómic evolucionaría al contrario. Más realista, complejo y detallado gracias a la tecnología actual.

        Muchas gracias por tú tiempo al responder mi comentario.

        • Juanjo Avilés el

          Aquí sigo aunque medio derretido por el calor jajajaja. Siempre es un placer contestar a la gente y hablar de com Terra. Como dices sobre gustos no hay nada escrito y yo disfruto igual de un dibujo de línea fina y espectacular como el de Dauterman como de uno detallado como el de Frank (aunque reconozco que este dibujante es de mis favoritos). Sobre la evolución, yo nunca he pensado que tiraría hacia el realismo, para eso hay otros medios, no me gusta tanto el estilo fotorealista por ejemplo. Un saludo y gracias a ti por comentar

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Introducción Te saludo, habitante de la ciénaga, con una nueva entrega de los análisis de la serie Swamp Thing (La Cosa del Pantano). Vamos ya…