The Night Comes for Us de Netflix: festival de casquería y gore explícito no apto para todos los públicos

0

Por fin se estrenó una de las películas más esperadas del año por los fanáticos de las artes marciales y más concretamente de la duología The Raid, con la que comparte actores principales, Joe Taslim e Iko Uwais. Dirige Timo Tjahjanto, que tiene ahora mismo en Netflix otra película muy recomendable, Headshot, también con el artista marcial Iko Uwais.

Iko Uwais, la gran sensación en el cine de artes marciales.

Iko Uwais es ahora mismo la estrella del género. Con 35 años por fin ha llegado su momento en Hollywood y es que va a protagonizar una serie de acción para Netflix, Wu Assassins. John Wirth (“Terminator: The Sarah Connor Chronicles“) se ha encargado de escribir la serie y Stephen Fung de dirigir los dos primeros capítulos. La serie debería llegar en algún momento del 2019. Antes por tierras yankis, participó casi a modo de cameo en Star Wars: El despertar de la fuerza y recientemente como secundario en Milla 22 con Mark Walhberg.

The Night Comes for Us: festín de peleas y vísceras desprovisto de historia alguna.

Muchas ganas le tenía yo a esta película y no, no me ha decepcionado. No obstante la película tiene varias fallas que la alejan de otros clásicos del cine indonesio como The Raid y su secuela o la misma Headshot. Uno de los grandes hándicaps es la ausencia de historia. No hay nada original en lo que se nos cuenta y lo poco que nos cuentan no nos interesa. Nuestro protagonista, Ito (Joe Taslim, habría que enterarse como Taslim le ha arrebatado el protagónico a Uwais) es un Seis Mares, un miembro de la Triada, asesino despiadado y sin escrúpulos. Será una indefensa niña la que le haga llegar a la redención y deje la senda de la violencia aunque antes tendrá que allanar el camino a base de munición y cercenamientos a tutiplén.

El recurso de la redención en forma de niña ha sido utilizado en el cine oriental en varias ocasiones y mucho mejor que aquí. En The Killer, dirigida por John Woo en 1989, es donde mejor se veía esa redención por parte de un asesino. El personaje interpretado por Chow Yun Fat se enamoraba de una joven cantante (vale, no es una niña) a la que accidentalmente dejaba ciega en un tiroteo. Una joya del cine hongkonés. Más reciente es El hombre sin pasado (2010) donde un exagente expiaba una vida pasada protegiendo a una niña de la mafia coreana. Ambas películas daban un tratamiento a los protagonistas haciendo que empatizases con ellos, aspecto que no ocurre con Ito en The night comes for us. Es un asesino despiadado con o sin niña, no tiene escrúpulos ni miramientos, no hay atisbo de bondad en él. Y es que no hay ninguna escena cariñosa con la niña. Es que no hablan.

Vaya pareja de asesinas.

Otro problema es el continuo desfile de personajes y lo poco o nada que sabremos de ellos. El más sangrante es el de una mujer (The operator, según IMDb) que viene a defender a la niña y que lucha a muerte contra los mejores villanos, una pareja de mujeres que son de armas tomar. Podéis ver la escena aquí de momento. Y el último problema que veo y este el más alarmante de todos es el de alguna que otra mediocre coreografía que lastra la experiencia, es la secuencia de Ito donde se enfrenta a un montón de sicarios en el último tercio de la película con mesa de billar de por medio. Con extras esperando su momento para entrar en la pelea; todo muy prefabricado. Como aspectos positivos si que es verdad que la primera hora de película es adrenalítica, llena de acción y casquería y con coreografías muy espectaculares que no tienen nada que ver con la del billar. La película es un disfrute constante y es que las escenas de acción no dejan de sucederse unas a otras sin respiro hasta llegar al inevitable enfrentamiento de los dos protagonistas, con Joe Taslim e Iko Uwais ofreciéndonos una espectacular pelea final.

Los compañeros de Ito defenderán a la niña

Valoración final.

The night comes from us da lo que el espectador anda buscando. No está a la altura de The Raid pero las dos horas pasan volando ante el continuo torbellino de acción  al que asistimos. No es una película para todos los públicos, hay escenas de cercenamientos y de objetos que se incrustan en el cuerpo que llegan a ser desagradables. La sangre salpica a cada momento a la cámara. Netflix poco a poco va mejorando en cuanto a producto original se refiere y esta película que dista por mucho de ser perfecta se coloca desde su estreno como una de las mejores del catálogo original de la plataforma.

Un saludo y sed felices.



el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos una semana más a Lo más destacado de la semana, sección donde destacamos las noticias más interesantes de estos 7 días. Sin más preámbulos…