Tierras Rojas de Joe Abercrombie: Un Western con piel de novela fantástica

3

Brillante novela de Joe Abercrombie después de la amarga trilogía de La primera Ley y de todos sus spins-off. Y es que este autor ya tiene una larga trayectoria en la fantasía épica medieval: publicó su primera novela, La voz de las espadas, en el 2006, con la que hizo las delicias de todos los aficionados al género gracias, en gran medida, a la complejidad de sus protagonistas.

Recordamos a Glokta, el inquisidor tullido lleno de amargura, a Logen Nuevededos, el salvaje y bipolar norteño, o a Jezal, el acomodado noble cobarde y presuntuoso. Personajes con sus matices claros y oscuros, con los que resulta imposible no empatizar, acompañaban a una ambientación elaborada, un planteamiento más que correcto y un desarrollo sin mácula. Sin embargo, la cosa se torció, y a una excelente primera novela le siguió una segunda pasable-buena (Antes de que los cuelguen) y un desenlace desconcertante y decepcionante (El último argumento de los reyes). Tras esta trilogía, el autor ha publicado tres novelas autoconclusivas pero ambientadas en el mismo marco sociopolítico que nos presentaba en La primera Ley: La Mejor Venganza, Los Héroes y la que hoy nos ocupa, Tierras Rojas.

Shy, una fiera jovencita acostumbrada a trabajar duro para sobrevivir, y Lamb, el pacífico y fiel norteño que hace las veces de padrastro para Shy y sus hermanos, parten en busca de los dos pequeños de la familia, secuestrados por una banda de mercenarios que se dedica al tráfico infantil entre otras perrerías. En el camino, se unirán a una caravana de buscadores de oro, guiados por el carismático Sweet, el explorador, y su fiel y silenciosa compañera Roca Llorona, de la tribu de los Fantasmas. Por azares del destino, se unirá también el polifacético Temple, contable desertor de La Graciosa Mano, la compañía de mercenarios liderada por Nicomo Cosca, que actualmente está por la zona, comandados por un inquisidor, buscando a uno de los cabecillas de un grupo rebelde de la Unión. Pero el camino de Shy y Lamb va más allá de las colinas en las que se ha encontrado oro, y más allá de la caza de brujas de la Unión ¿Quiénes estarán dispuestos a acompañarles?

Carátula de Tierras Rojas

Portada y contraportada de Tierras Rojas en su edición inglesa

Ya el título arranca con fuerza. Y ese es otro de los puntos fuertes del autor, que sabe bien como llegar a su público. El peso de la narración, en tercera persona, recae principalmente en Shy y Temple, diferentes como dos gotas de agua. Shy Sur, la hermana mayor que ha hecho de cuidar a sus hermanos su misión en la vida, tiene muy claro su objetivo y, con la terquedad de una mula, llegará hasta el final para conseguirlo. De la mano de Temple, sin embargo, descubriremos la corrupción y al podredumbre que infecta a los ejercitos de la Union. Temple busca tener la determinación y la claridad moral de Shy, pero por cobardía o avaricia, siempre acaba involucrado en empresas de dudosa legalidad. Tal vez no se refleje en el breve resumen, pero esta novela, categorizada como fantasía épica medieval, en realidad es un Western. Ya nos lo podemos oler cuando vemos la dedicatoria en cursiva que aparece nada más abrir el libro: Para Teddy y Clint Eastwood. Y es que tiene todo lo que necesita una buena peli de vaqueros. Tiene indios (los Fantasmas), tiene bandidos (mercenarios y rebeldes) tiene sheriffs corruptos, persecuciones, duelos, tiene colonos, peleas de bar y saloons, tiene buscadores de oro, exploradores y calles polvorientas.

El argumento es simple pero efectivo: Familia separada busca reunirse de nuevo. Y a partir de esa idea, Abercrombie va rizando el rizo, casi sin que nos damos cuenta, creando diferentes líneas argumentales secundarias, presentando nuevos conflictos, empeorando la situación y, sobre todo, haciendo lo que se le da mejor: desarrollando sus personajes, poniéndoles en la tesitura de tomar decisiones y haciéndoles alejarse más y más de la idea preconcebida que nos habíamos hecho sobre ellos, demostrándonos que ni todo es blanco ni todo es negro. Y es que todos tenemos nuestras motivaciones, así que la pregunta es: ¿Qué estás dispuesto a hacer por ellas? De modo que la simple idea de la que partimos florece en una más compleja: Si buscas volver a un punto inicial, pero para volver a ese punto cambias tú y cambias la percepción de los otros sobre ti, ¿es si quiera posible volver a ese punto inicial? ¿Sigue teniendo sentido la búsqueda si has cambiado y has dejado de ser una buena persona para convertirte en un peligro para los que te rodean?

Joe Abercrombie con la novela previa a Tierras Rojas, Los Héroes

Joe Abercrombie con la novela previa a Tierras Rojas, Los Héroes

En fin, dejando estos temas filosóficos a un lado, os insto a que os animéis con esta gran novela de aventuras. La narración destaca por su estilo directo, sin grandes florituras, utilizando un lenguaje crudo acorde con el realismo que caracteriza a los personajes. Y, a pesar de que en otras de sus novelas la construcción del final deja bastante que desear, he de decir que en este caso se trata bastante bien, con un cierre completo que deja al lector satisfecho.

Aunque se trata de una novela independiente, muchos personajes secundarios (y no tan secundarios) son viejos amigos que encontramos en las otras novelas de Abercrombie, así como diferentes menciones a sucesos de carácter global a los que se hace referencia, por lo que es recomendable leerse las otras obras previas. Recomendada para los amantes de la fantasía, de la acción y hasta de la novela histórica a los que no les asusten personajes no convencionales que viven historias convencionales.

Y si ya os la habéis leído, ¡espero vuestros comentarios! ¿Os gustó? ¿Os habéis leído alguna otra novela de este autor?



8.5 Excelente
  • 8.5
  • User Ratings (1 Votes) 10

el autor

Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

3 comentarios

  1. Pedro Pérez S. el

    La lectura de Tierras Rojas la tengo pendiente. Abercrombie me parece un buen autor, el tercero en mi lista de autores fantásticos contemporaneos. Por eso me llama la atención lo que comentas de La primera ley. Para mi fue de menos a mas. De hecho el primer libro me parecio una simple introducción a los otros dos.

  2. Adoro la novela histórica desde siempre. Despues de los libros ilustrados del Tio Gilito y el Pato Donald con los que me inicié en la lectura llegaron los manga. Y después, la novela histórica. Primer género que toqué hace 24 años y todavía sigue siendo mi preferido. Me da igual realismo o SciFi, la adoro, así que esta novela parece ir directamente a mi vena sensible. Anotada para compra y agradecimientos a la autora del artículo por descubrirme nueva lectura 😀

    Un saludo.

  3. Yo he leido el libro y tambien la trilogia. No es que sea un gran admirador de Abercrombie, pero no me disgusta. Lo que a veces me pasa con el es que hay capitulos que no narran gran cosa y me parece que se detiene demasiado en ellos, estirando detalles y otros que daban para estirarlos mas (como la batalla final de la tercera ley) pues se quedan un poco cortos. En general me gusta y pienso que lo hace todo correctamente, pero no acabo de engancharme con el. Le falta poetica como la de Tolkien, e incluso profundidad en los personajes como a George R. No obstante las novelas se leen bien, muy bien, de hecho, aunque hay cosas que le quedan a veces un poco ingenuas. Otras estan muy bien. Este libro lo cogi en la biblio, lo deje a medias y no lo renove. Quiza tenia demasiado cercana la Trilogia de la tercera Ley y me parecia mas de lo mismo en clave western. Mi nota es un 7.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Sí, la considero para chicas porque básicamente me gusta a mí (y a mi marido no), y no es una de esas series que vemos…