Un repaso a Las aventuras de Sherlock Holmes, de Frogwares Games: el detective de videojuego definitivo

0

Aparte del Real Madrid, siempre he sido muy de Sherlock Holmes. Prueba de ello es que mi primer artículo en esta insigne web, hace ya casi tres años, fue una crítica del especial de Navidad de la maravillosa Sherlock. Tuve también el honor de analizar su cuarta temporada e, incluso, de elaborar una lista con las mejores adaptaciones a cine y televisión del personaje.

Análisis de Sherlock: La novia abominable.

Análisis de la cuarta temporada de Sherlock.

10 películas y series que todo fan de Sherlock debería ver

Sin embargo, poco se ha hablado de la adaptación de la creación literaria de Conan Doyle al videojuego. Antes de las películas de Guy Ritchie y de la irrupción de Sherlock en la BBC, un modesto estudio ucraniano inició una saga de aventuras gráficas que, aún hoy, permanecen en vigor y que, juntas, han vendido más de 7 millones de copias en todo el mundo. No son precisamente superproducciones de la industria, pero algunos de ellos adaptan magníficamente la obra de Conan Doyle, más teniendo en cuenta el mal momento que pasó el género de la aventura gráfica durante la primera década del siglo XXI.

En esencia, todos los videojuegos que componen Las aventuras de Sherlock Holmes constan de una cámara en tercera persona y un sistema basado en el archiconocido point & click, con un aumento del número de mecánicas (creación de perfiles, mapas deductivos, diferentes finales en función del culpable que elijamos…) a medida que la saga avanzaba.

La saga comenzó en 2002 con El misterio de la momia, una aventura gráfica que Frogwares desarrolló de rebote, con muchos defectos tanto jugables como gráficos pero en el que ya se apreciaba buen gusto a la hora de desarrollar las tramas y definir la personalidad del mejor detective del mundo y su compañero John Watson. El juego cuenta la investigación de Holmes y Watson en una mansión abandonada perteneciente a un célebre arqueólogo británico.

La siguiente entrega también fue algo modesta y pasó de puntillas por el mercado. El pendiente de plata cuenta la investigación del asesinato de un noble en el que su hija es la principal sospechosa. Aquí ya comenzamos a ver las bases de los juegos con los que Frogwares se asentaría en la industria como estudio independiente.

Sin duda alguna, La aventura, tercera parte de esta saga es uno de los juegos más notables del estudio, con el mejor argumento que ha tenido un videojuego de Sherlock Holmes. Básicamente, es un cruce perfecto entre el personaje de Conan Doyle y los mitos de Cthulhu. Además, como buena adaptación de los relatos del Canon Holmesiano, la historia comienza como un caso nimio (la desaparición del criado de un vecino de Holmes) que se va enredando y obliga a Holmes a viajar a los suburbios de Londres, a un manicomio en Suiza o a Nueva Orleans, ciudad conocida por su asociación con el vudú. Las mecánicas mejoraban mucho, pero era la vivencia del fenomenal argumento lo que hizo que el mercado comenzara a fijarse en la obra de Frogwares, que comenzó a invertir más presupuesto en los videojuegos del personaje.

La siguiente entrega pecó de ligera frente a la oscuridad de La aventura, aunque no por ello era un caso que se amoldaba perfectamente al Holmes literario. En El rey de los ladrones, el detective era retado a un duelo de ingenio por el mejor ladrón del mundo: Arsene Lupin, personaje ideado por Maurice Leblanc. Era una aventura mucho más centrada en los puzzles y con un desarrollo previsible, aunque las mecánicas mejoraban a las entregas anteriores.

Frogwares pareció tomar nota y volvió a apostar por la oscuridad en Sherlock Holmes contra Jack el destripador, videojuego en el que se recrea con bastante fidelidad todos los asesinatos de uno de los criminales más conocidos de la historia, así como los diferentes sospechosos que se investigaron. Incluso se atreven a aportar un final que, a mi juicio, es bastante interesante. Esta entrega, estrenada también en PS3 y XBOX 360, tenía más empaque comercial, con mecánicas y gráficos de nueva generación.

Con más presupuesto y convirtiéndose en un juego multiplataforma, El testamento de Sherlock Holmes prometía ser el videojuego definitivo de la saga. Secuela espiritual de La aventura, con un Holmes oscuro que descendía en los infiernos al ver que Londres comenzaba a perder la confianza en él, al final se quedó en una trama con un brillante inicio que se iba diluyendo hasta convertirse en el que, para mí, es la peor trama de toda la saga. Prueba de ello es que Frogwares viró completamente el rumbo en los siguientes videojuegos, amoldándose todavía más a la obra de Conan Doyle.

Y es que tanto Crimes & Punishments como The devil´s daughter no cuentan con una trama lineal, si no que están compuestos de una serie de casos, a la manera de los 56 relatos cortos originales, en los que Holmes da rienda suelta a sus capacidad de deducción. Esto hace que el interés no decaiga en ningún momento (no hay escenas de relleno) y, además, las mecánicas consiguen que tengamos la sensación de estar en la mente del mejor detective del mundo.

Un saludo y sed felices!



el autor

Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a El cómic de la semana. Hoy reseñamos Paper Girls tomo 2…