Inicio sci-fi La tapa del obseso Yakuza: like a dragon: no estar en ningún sitio que no sea...

Yakuza: like a dragon: no estar en ningún sitio que no sea abajo y ser el mejor

Bienvenidos, auténticos creyentes, a La Tapa del Obseso, la sección de Raúl Sánchez.

Es complicado hablar de lo que queremos hablar hoy, del videojuego “Yakuza: like a dragon” (al que llamaremos Yakuza 7 para abreviar). Lo es por muchas razones. La primera, la confusión que rodea a la saga. No es un GTA, por más que un vídeo de cinco minutos lo parezca: el concepto es otro distinto. La segunda, el aire de saga de culto que tiene en España, potenciado por ser en 2020 cuando hemos tenido esta entrega como la primera subtitulada al castellano. Una entrega que tiene por primera vez a otro protagonista diferente y que es, vamos a anticiparlo ya, el momento ideal para meterse en la saga de nuevas sin saber nada de lo que pasó antes. La tercera razón es el extrañísimo universo jugable, estético y de historia que conforma el videojuego.

Los cambios

Se ha pasado de ser un juego de mundo semiabierto centrado en combate cuerpo a cuerpo en tiempo real a meter combates por turnos. Hay quien dice que se debe a la fiebre e impacto que ha ocasionado uno de los cuatro-cinco juegos imprescindibles de estos últimos diez años: Persona 5, del cual ya hablamos aquí largo y tendido. Sea cual sea la razón es una locura. Maravillosa para mí, que me encantan los videojuegos por turnos o los juegos de mesa, pero locura. A demasiada gente le echan para atrás los videojuegos por turnos. Sí, tienen su público, pueden vender bastante, pero hay suficiente gente con aversión a los turnos como para ser algo limitante comercialmente. Pero se han lanzado a ello.

Yakuza 7 es de manera explícita un homenaje a la saga Dragon Quest, el santo padre de los videojuegos de rol japoneses. El protagonista dice ser aficionado a la saga, se toma muchas cosas como cosas habituales en Dragon Quest, como encontrarse un bate perdido por la calle y tomárselo como un arma mágica destinada a ser su compañera en su larga aventura. Tenemos cambios de trabajo que se hacen precisamente yendo a la oficina del paro japonesa. Tenemos encuentros aleatorios, subidas de nivel y dejes claros al sistema de Persona 5, sobre todo en el uso de los puntos de “magia” para llevar a cabo habilidades especiales, curas, cambios de estado, potenciaciones y demás. Mecánicamente funciona de manera similar, es decir que es un drama quedarte sin “puntos de magia” para hacer habilidades especiales y, en general, los combates se deciden en pocos turnos.

La locura de Yakuza: like a dragon

Pero aquí entra la locura de Yakuza 7. Estamos en el siglo XXI en Japón, y no hay orcos ni limos ni nada así. Los enemigos que encontramos por las calles de las ciudades son cosas como “Explotador capitalista”, cocineros cabreados, indigentes metidos en bolsas de basura, obreros de la construcción, mazados de gimnasio, manifestantes con sus carteles y todo, etc. Las habilidades de los protagonistas siguen esa tónica absurda y divertidísima. Tenemos invocaciones como en Final Fantasy pero que en vez de diosas del hielo aparecen langostas. Las habilidades de los personajes incluyen tirar migas a un enemigo y que le piquen las palomas, quedarse dormido en medio de la pelea para recuperar vida, usar el móvil con flash para aturdirle o caerte en el suelo para dar pena y que le bajen las estadísticas. Los enemigos pueden hacernos un video para subirlo a internet y desmoralizarnos, mostrar sus músculos para hipnotizarnos o similares. Que nadie tema, hay habilidades serias de sobra como golpes de tigre, estocadas de espada molonas y demás, pero las habilidades absurdas en combate son legión.

Hay jefes finales en Yakuza 7 que son excavadoras, cafeteras gigantes, tigres y cosas así, pero todo el desparrame se alterna con jefes viriles. Es decir, yakuzas de tatuaje en la espalda que se rompen el traje para pelear con el torso desnudo. Peleas dramáticas en las que hay mucho pasado personal por ambas partes. Es tragicomedia perfectamente alternada entre misiones principales y secundarias. Como pasa cuando esto se hace desde una perspectiva japonesa, o uno lo ama mucho o no puede con ello. Los combates por lo general son muy fáciles y no suponen ningún desafío serio, exceptuando dos peleas ya muy avanzado el juego en las que los adversarios son personajes de juegos anteriores. Ahí de repente nos damos cuenta que esa gente es especial, y, sin conocerlos de antes, si buscamos por internet veremos el porqué son los escollos que son.

El mundo de Yakuza: like a dragon

Yakuza 7 es un videojuego de mundo semiabierto o de mundo abierto limitado. La parte de la ciudad en la que estaremos la mayor parte del juego no es especialmente grande pero tiene muchas tiendas, restaurantes, cosas con las que perder el tiempo y demás. No son simplemente sitios donde comprar: tienen su alma. Hay muchas secundarias que nos llevarán a conocer las rarísimas y tragicómicas historias de los que pasan por esas tiendas o sus dueños. Además de la recompensa está la sonrisa que casi todas ellas te sacan. Es un prodigio en cuanto a historia que lo que te motive a hacerlas no sea tanto ver la recompensa como ver qué nueva locura hay detrás de la misión. La ciudad parece viva, no sólo por haber muchas gente o enemigos, también por terminar conociendo al cocinero que tuvo un problema con su hijo que se lia con una mujer mayor que él y al que hemos ayudado. Pocas veces un mundo abierto ha parecido más lleno de gente que puede parecer real. Pero el tratamiento de incluso el más trágico de los asuntos siempre es amable, cariñoso y comprensivo con la parte más perjudicada.

Lo cual nos lleva a hablar del protagonista y la historia. En la tradición de los Yakuza, el protagonista es parte de una familia de ellos y se entrega voluntariamente a la policía para cubrir a otro miembro de la familia. Tras pasar dos décadas en la cárcel sale de ésta en la actualidad, desconectado de cosas como internet o en general el mundo, anclado en ideas como el honor, ayudar a los más desfavorecidos y la fidelidad a toda costa. Su familia de Yakuza le han abandonado y pasamos jugablemente por su etapa de sin techo, buscando monedas en las máquinas de refrescos, con un minijuego de recoger latas para venderlas que es un Crazy Taxi e intentando ir a las oficinas del paro a que nos den trabajo.

Es decir, en este Yakuza pasamos horas siendo cuarentones sin vida buscando trabajo y viviendo en la calle o en moteles sucios. De ahí empezará la pelea del protagonista y sus compañeros fracasados y maduritos por ascender mientras intentan descubrir qué ha pasado con la familia del protagonista, porqué parecen haberle hecho de lado. En el transcurso conoceremos más familias de Yakuza, conspiraciones de unas contra otras, implicaciones y conspiraciones políticas a las más altas esferas y tendremos al protagonista montando un holding empresarial y metiéndonos a ser políticos. La trama es fácil de seguir y nadie debería asustarse, pero juega mucho con los golpes de efecto, las revelaciones sorpresivas a lo culebrón venezolano y los momentos de casualidades increíbles. Hay tanto drama y rostros serios como ridículo buscado cuando vamos a las misiones secundarias o encuentros aleatorios.

Dinero que hacer

Ya hemos comentado sobre las misiones secundarias de Yakuza 7 (que casi siempre consisten en ver la historia y pegarnos con alguien, no nos engañemos) pero no sobre las otras cosas a hacer. Podemos meternos en un minijuego de karts que es, de modo descarado, un Mario Kart pero con trama épico-absurda y conductores surrealistas. Podemos jugar al beisbol. Podemos hacer exámenes para subir nuestras características en algo muy parecido al Trivial Pursuit. Podemos meternos en otro minijuego de recoger latas antes que otros. Hay minijuego de karaoke. También lo hay de gestión empresarial, mi favorito de todos.

En este debemos comprar y vender negocios, mejorarlos, contratar gente y asignarla a puestos, decidir si poner publicidad o no, subir sueldos, despedir, formar a empleados, etc. Es un juego en sí mismo y puede tenerte fácil 15 horas enganchado, con sus mecánicas sencillas pero su cierta complejidad y espectacularmente bien hecha curva de dificultad, con recompensas medidísimas. No sólo debemos subir en bolsa hasta cierta posición en un tiempo limitado, es que debemos afrontar juntas de accionistas. Pero al estilo Yakuza, como si fueran un pelea. Es decir, elegiremos a empleados que contestarán preguntas y quejas de los accionistas, que funcionan como ataques de un juego de rol. Cada empleado tiene estadísticas y una clase que para mejor determinadas críticas, y esa clase funciona como piedra-papel-tijera a la hora de contrarestar cada tipo de crítica. Tenemos luego el golpe especial del protagonista, que consiste en pedir perdón a los accionistas, lo que nos ganará tiempo. Al acabar la reunión si tenemos más del 50% de vida (de aprobación) lo hemos conseguido: nuestro conglomerado de empresas subirá en bolsa. Está tan bien pensado y es tan divertido que debería desarrollarse y ser un juego independiente.

Bienvenido, Ichiban

Para acabar diremos que el juego es larguísimo incluso yendo más o menos al grano, cosa que el juego limita al poner un capítulo de la historia en el cual no puedes progresar si no tienes MUCHO dinero (y ahí el minijuego de gestión empresarial es clave). También por los dos combates avanzada la trama en los que previamente hay que haber subido de nivel fuera de la historia principal. Pero no es mucho más corto que Persona 5. Aunque en ningún momento se hace pesado. Y qué decir del protagonista, Ichiban Kasuga, una de las mejores personas que jamás ha protagonizado un videojuego. Un huérfano pobre y tontorrón sin mucho cerebro que es todo corazón y no entiende de cosas imposibles cuando hay injusticias, barbaridades, gente aprovechandose de parados, de multinacionales arrasando a pequeños comerciantes o de gente a la que le cuesta declararse a la gente a la que ama. No entiende el cinismo, no entiende la resignación ante la injusticia, es corto mentalmente pero va sobrado de pasión y valentía. Sabe quién se está aprovechando de quién. Cree en la fidelidad y en el honor, eche lo que le eche el mundo encima, por viejuno o inocente que pueda parecer. No puede evitar ser un héroe tragicómico, pero creo que es, de todos los videojuegos que me he jugado en la vida (y llevo 30 años ), uno de los cuatro o cinco protagonistas más inolvidables que he podido manejar a los mandos. La canción de Yakuza 7 lo resume bien:

¿Porqué parece que todo siempre se hace pedazos? / soñando con su muerte aún no siente odio/ solo es un perro callejero / nunca ha estado en otra parte que no sea abajo / solo con la gran ciudad para girar hacia la oscuridad / ¡Vuela! ¡ardiente como el infierno! /¡bienvenido, Ichiban!

Sed felices.

Raúl Sánchez
Arriba es abajo, y negro es blanco. Respiro regularmente. Mi supervivencia de momento parece relativamente segura, por lo que un sentimiento de considerable satisfacción invade mi cuerpo con sobrepeso. Espero que tal regularidad respiratoria se mantenga cuando duerma esta noche. Si esto no pasa tienen vds. mi permiso para vender mis órganos a carnicerías de Ulan Bator.

2 COMENTARIOS

  1. Tuve muchas dudas al momento del cambio de estilo de juegos desde la saga Kiryu hasta este nuevo, sin embargo, la mayoría de las reseñas han sido positivas, me alegro por RGG Studio y también por tu análisis Raúl, yo recién lo compre para iniciarlo, saludos desde Chile!
    Pd: Según tengo recuerdos la primera entrega de Yakuza para PS2 fue traducida al español, pero el Yakuza 2 ya llegó en inglés

    • Muchas gracias, damza.

      Es un cambio bastante grande de peleas en tiempo real a turnos, cuidado. Pero espiritualmente es otro Yakuza mezclando cosas con Dragon Quest. Espero que lo disfrutes.

      Saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Reseña de Green Lantern / Green Arrow: Héroes Errantes en el Espacio, un clásico de DC

ECC nos trae Green Lantern / Green Arrow: Héroes Errantes en el Espacio, un tomo repleto de material clásico de DC que ningún aficionado...

Segundo tráiler de Fast & Furious 9 | Coches voladores, imanes y hermanos enfrentados

¿Fast & Furious 9? Si, ya van nueve entregas de esta saga que adelanta por la derecha a la palabra espectacular. Percusiones de infarto,...

Analizamos la Pesadilla de Bruce Wayne en el Snyder Cut de la Liga de la Justicia

El Snyder Cut ha reivindicado finalmente a la Liga de la Justicia en la aprobación de los fans y también generado muchas interpretaciones en...

Reseña Contrapaso (2021) de Teresa Valero: El valor de la verdad en tiempos oscuros

Podríamos contar con los dedos de una mano que país no tiene algún capítulo de su historia escrito con sangre. Ya sea vertida contra...

Espectacular nuevo tráiler de ‘El Ejército de los Muertos’ de Zack Snyder y Netflix

Volvemos a tener noticias del amigo Zack Snyder y su nueva andadura en Netflix de la mano de su 'Ejercito de los muertos'. Ya...

De yakuza a amo de casa, un divertido anime con un formato diferente

De yakuza a amo de casa es la serie de anime que Netflix estrenó el día 9 dentro de sus novedades para el mes...

Reseña de Sueños pesados, lo escalofriante de lo desconocido

Buenas queridos lectores, y bienvenidos a esta nueva entrada donde analizaremos Sueños Pesados de Alberto Breccia, autor nacido en Uruguay que desarrolló toda su...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad