Análisis de iZombie. Temporada 2. Capítulo 17

0

En Las cosas que nos hacen felices no tenemos vacaciones por Navidad. Por eso, aun en la noche más buena del año, estoy aquí dispuesta a llenar vuestras insulsas vidas con algo de zombilismo. La segunda temporada toca a su fin y, a falta de tres capítulo, estamos mordiéndonos las uñas. La temporada anterior y el resto de la segunda temporada podéis destriparla aquí. Pero ahora, vamos al turrón (metafóricamente) para sumergirnos en el análisis del capítulo 17 de la segunda temporada de iZombie.

Vuelta a las clases

Empezamos con un apasionante debate electoral: los candidatos al senado… de los estudiantes de la universidad. En la radio de la universidad. Apasionante. Lo que es apasionante (al menos para ellos) es el rollito en la piscina que se están montando dos de los estudiantes, hasta que encuentran a la candidata a delegada flotando muerta. 

Bien, pasemos por alto la imitación de Ravi de El Padrino y vayamos a lo importante. Voy a volver a apostar. Si. Miss ludopata ha vuelto y apuesto 50 galeones a que la amiga de la victima está en el ajo. Y otro que está también en el ajo es Brody Jhonson ¿Os acordáis de aquel capítulo sobre las fraternidades? Pues el era el gilipollas con el que Oli casi se acuesta.

“La m con la a…ma…”

Mientras el cerebro de cerebrito (que chistosa soy) hace efecto, Oli se centra mucho en el trabajo y acaba por confesarle a Clive lo de Drake. Y en mitad de la confesión de Oli un estudiante les dice que Benedetto (un compi de Drake de anti vicio) esta extorsionando a chavales para que sean informantes. Lo que Benedetto les cuenta deja a Oli y Clive atónitos: se ha topado con un camello que trabaja con zombies. Aún así, cuando no está Clive, le cuenta a Oli la verdad de su “programa”

En fin. Benedetto intenta pillar al asesino (esta vez he perdido la apuesta), pero se encuentra con el zombie sin lengua. Es un hombre de pocas palabras, pero muy efectivo. Poli desmayado, asesino muerto y el marrón que se lo coma otro. 

Los (ex)novios de Oli y algunos amigos

Maxi ha echado un sueñecito gracias a Ravi, que le dejó KO y se despierta zombie. Maxi especifica que que no ha matado a nadie si no que los ha congelado y como entró al servicio de Max Rager. Por desgracia, Ravi no tiene la cura, al menos no una que funcione. Además conviene con Ravi en que Oli no debe saber nada. Maxi se entera de lo de Blaine.

Con su ex novio numero 1 siendo un zombie de nuevo y su ex novio numero 3 (hay que contar a Lowel) en un congelador, Oli no es lo que podríamos llamar afortunada en el amor. Pero para estropearlo aún más se presenta donde el señor Boss y apaliza a un gigante barbudo. Así que se va a hablar con Ravi que le explica lo de su ex novio zombie. Por suerte, un cerebro positivo ayuda mas que el café.

Blaine está teniendo muchos problemas con esto de la amnesia, y más aún cuando Don-E se ha puesto al mando de la empresa. Perdón. De las empresas. Aún mas problemas tiene cuando aparece Peyton e intenta hacerle recordar el tema del Sr. Boss. Mientras, la novia de Clive le dice que se va en breve y que puede que tal vez el tenga plaza en el FBI. Pero puede que esté lejos de resolverlo por que su principal sospechoso se ha quedado amnésico. Lástima. ¿No? Que Clive alerte a Ravi sobre Blaine es, cuanto menos, curioso.

Ravi le explica a Blaine su pasado, y le deja entrever que otro maneja los hilos ahora, y Maxi pasa por allí solo para saludar, por lo visto. Pero está en problemas. Muchos problemas. La peluquera canina de su perro le ha delatado. Y el modo zombie total está a punto de despertarse en él.

Parémonos a reflexionar sobre el nuevo anuncia de Súper Max. O mejor aún, en el Sr. Max Rager que ha encerrado a su hija zombie y le está haciendo la puñeta.

Sofía dice…

Bien, no nos engañemos, es un buen capítulo. Está muy bien, mantiene la atención, todas las tramas están muy relacionadas y mantiene un climáx constante pero no muy pronunciado que permite disfrutarlo. Pero sabéis que hay un gran PERO. El pero es que este no es un capítulo más. Estamos a tres capítulos del final, y aunque la opción de que Clive se traslade al FBI es interesante, este no es el momento de abrir nuevas tramas. Parece que están alargando demasiado el punto álgido final y eso va a acabar jugando en su contra. Como ya paso la temporada pasada, demasiada precipitación en los capítulo finales va a hacer pasar un final aceptable por un truño.

Lo mejor: En general, la idea del capítulo. La trama del utopium y Blaine a la sombra está muy bien pensada. También me ha gustado como avanza la trama de Maxi.

Lo peor: A parte del gran pero, no me gusta mucho como avanza Oli. Es como si estuviera fuera de su propia serie.

Bien bien. Tal vez como regalo de Navidades esta serie nos deje un final a la altura. Ya veremos. Hasta entonces, sed felices. 

el autor

En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recomendado en Las Cosas felices
Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic, bienvenidos al cómic recomendado de la semana. La noche de hoy es muy…