Análisis de iZombie. Temporada 2. Capítulo 19

0

¿Disfrutando de la visita de los Reyes Magos? Pues yo os traigo un pequeño regalo tardío. Una semana más, y la última por un tiempo, os traigo a nuestra querida Oli. Pues sí, el desenlace de esta segunda temporada llega hoy, con el análisis del capítulo de 19 de la temporada dos de iZombie. Los análisis del resto de la serie los podéis ver aquí. Pero vamos al lío.

El equipo Peyton

Vale, ahora que Maxi es libre y no va a ir a la cárcel, tenemos un par de problemitas que resolver antes de que nuestros zombies se vayan de vacaciones. El primero es el tema del Sr. Boss, que tras la amnesia de Blaine ha quedado en libertad y con ganas de marcha. Primer paso: acabar con el negocio de Don-E. Bien, recordemos que Don-E no es solo inestable, sino algo estúpido también. Por eso se chiva de que Blaine está vivo. Aún así es lo bastante listo como para impedir que le vuelen los sesos y así poder sobrevivir. R.I.P Chip el deslenguado. 

Bien, al Sr. Boss no le sienta bien la idea, la verdad. Peyton está algo desanimada por haber perdido el caso. Pero se anima muy rápido gracias a Ravi. Peyton y Ravi no están tan felices cuando Blaine se presenta es casa de ellos. Mientras ellos discuten sobre si debe quedarse o no, Blaine sale a pillar cerebros, y la parejita recibe una visita inesperada. Blaine y Peyton son los blancos y Ravi el daño colateral. A Blaine y a Ravi no les queda mas remedio que formar equipo.

Tampoco es que estos dos hagan un equipo de la leche. Aún así Blaine salva a Peyton y todo se vuelve muy raro cuando ella abraza al rubio y Ravi los ve. Bien, no parece nada importante, pero algo me dice que esta escena va a traer cola la temporada que viene. Y si no os lo creéis…. al tiempo.

El equipo zombie

El equipo zombie al completo, esta vez incluyendo a Clive, deciden bajar al sótano secreto de Max Rager a rescatar a los zombies. Por desgracia el plan depende de un doctor chiflado que tal vez no sea de mucha ayuda. Y menos aún cuando mezcla utopium adulterado con Super Max. Y aún peor… El no es el único que lo hace.

Baun duClark (también conocido como el Sr. Max Rager) está encantado con la venta de su negocio, pero su zombificada hija no parece estar entusiasmada. Menos entusiasmados aún los zombies, a los que Baun pretende usar como conejillos de indias para la cura de su hija. Entre ellos está Drake, que se presta voluntario para ser el siguiente. Mal. Muy mal. 

He de decirlo: La odiaba

Al team zombie están a punto de trincarlos colándose en la fiesta de Max Rager para hacer sus cosas, cuando una manada de nuevos zombies les salva el culo sin quererlo. y ¡Abracadaver! La fiesta de lanzamiento de Super Max acaba convirtiéndose en un apocalipsis zombie. ¿Por que todas las fiestas de este hombre terminan igual? En fin, Oli, Maxi y Clive se disponen a atravesar el caos zombie y llegar a donde están Drake y los demás. En un momento de superioridad numérica y estrés, Oli le plantea a Clive el dilema: Morir o ser un no muerto.

Por suerte la nueva propietaria, una tía maja, les salva el culo antes de zombificar a Clive. Y con esto, el trío calavera llega al sótano, donde Clive ve la otra cara de los zombies. Y a alguien más, por que la joven DuClark está en plan colaborativo. Pero hay dos personas que no lo están tanto: por un lado DuClark senior, que quiere jugar con los chicos; y por el otro, Drake, a quien han zombificado al máximo nivel. Y cuando este intenta atacar a Clive, Oli no tiene mas remedio que matarlo.

Maxi, por su parte, se divierte un poco con su ex-jefe antes de dejarlo jugando con zombies. El sueño de cualquiera. Y si el de Maxi no estaba siendo el mejor día de la historia, encima le mete un balazo entre las cejas a la loca de su ex. Eso es descargar adrenalina y lo demás son tonterías.

Esperad… Alucinante…. LA COMPRADORA DE MAX RAGER ES UNA ZOMBIE QUE QUIERE INSTAURAR LA SUPREMACÍA DE LOS NO MUERTOS!

Y ¿Qué pienso yo?

Vale, ni lo mejor ni lo peor, vamos a innovar un poco, como el capítulo. Ha sido la leche. Sinceramente. Genial. Buena resolución de las tramas, buen uso del tiempo y un recurso a lo “Perdidos” de dejarnos con la mandíbula desencajada a dos segundos del final. Podría, por supuesto, decir algunas cosas malas, pero prefiero no hacerlo esta vez.

La temporada, salvo un pequeño bache, ha ido cuesta arriba. Seamos sinceros. Es una serie sobre zombies que resuelven crímenes y no pasara a los anales de las historia. Pero eso no la hace peor ni mejor. Mejorando algunas cositas en el guión, han conseguido que una serie que daba risa de forma involuntaria, se haya transformado en algo entretenido, ameno y con tramas que gusta seguir. Es sencilla y no te deja pensando tras cada capítulo aunque sabe mantener las ganas de verla.

Precisamente por ello, y si el Boss me deja, volveré con mucho gusto a contaros las hilarantes y locas historias de Oli Moore cuando iZombie vuelva con su tercera temporada en abril de este mismo año. Hasta entonces… sed felices.  

el autor

En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recomendado en Las Cosas felices
Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic, bienvenidos al cómic recomendado de la semana. Dejadme empezar como si esto fuese…