Escenas míticas del cine grabadas en España 

2

En España han vivido sus aventuras Indiana Jones, el Rey Arturo, James Bond, Lawrence de Arabia, Anakin Skywalker, el Doctor Zhivago y muchos más personajes famosos del cine. Y es que no sólo Juego de Tronos se acuerda de este país para recrear escenarios espectaculares. Hollywood lo ha hecho a menudo y gracias a ello crearon algunas de las escenas más populares de la historia del séptimo arte.

Hemos elegido 10 escenas famosas pero la lista de películas conocidas que han pasado por España es muy larga: El ultimátum de Bourne, Exodus: Dioses y Reyes, Patton, Por un puñado de dólares, La muerte tenía un precio, La caída del Imperio Romano, Papillon, Fast & Furius 6, 55 días en Pekín, La Batalla de las Ardenas, En el Punto de Mira (en la cuál vemos cómo se cargan al presidente de EEUU en la plaza principal de Salamanca con explosión incluida)…

El bueno, el feo y el malo en Carazo, Burgos (1966)

Sergio Leone contó con un  gran capital proveniente de Italia, país donde se rodó gran parte de la película. Pero la escena más mítica, el final, las miradas, se rodó en Carazo, Burgos. Decenas de soldados españoles fueron contratados ese año para recrear el viejo cementerio donde los protagonistas se baten en duelo y, como resultado, tenemos una de las secuencias más estudiadas en el cine. El calor pegajoso que se desprende en la película nada tiene que ver con el frío burgalés, pero el resultado es magnífico.

Indiana Jones y la Última Cruzada en Cabo de Gata, Almería (1989)

Cerca de Níjar, Almería, Sean Connery derribó un avión nazi. Así dicho queda raro pero la famosa secuencia en la que el padre de Indiana Jones espanta a unos pájaros para tumbar un caza alemán se rodó en una de las playas del parque natural de Cabo de Gata. Luego, cuando recorren el desierto camino a Petra, en Jordanía, realmente están en el desierto de Tabernas, en Almería también, donde anteriormente hablaban con el Sultán. La estación de tren de granada también sale en esta película.

Spartacus en Colmenar Viejo, Madrid (1960)

Imagínate que te toca hacer la mili en España en los años sesenta y acabas haciendo de romano luchando contra Kirk Douglas en la Dehesa de Navalvillar, cerca de Colemnar Viejo. Y todo ello con  Stanley Kubrick a unos metros, tras las cámaras y dando órdenes a 8000 tipos como tú (Sí, 8000 “extras”, no existía el CGI entonces). Supongo que es de los servicios militares más extraños que uno puede hacer por su país, pero como resultado tenemos una de las batallas más recordadas del cine de Romanos de aquellos años.

Star Wars – Episodio II: El ataque de los clones, en Sevilla (2002)

Vale que no es una escena mítica como tal, pero ver al malo malísimo de Star Wars paseando por Sevilla es digno de verse. Es cierto que en ese momento no era malo y que estaba enamorado de Natalie Portman pero estamos hablando de uno de los mayores villanos del cine paseando por la plaza de España de la conocida ciudad andaluza. Destacar que hay una escena extendida en la que ambos tortolitos comen en una casa florida al más puro estilo andaluz, aunque sea Naboo…

Doctor Zhivago, en Soria y más ciudades españolas (1965)

La Revolución Rusa contada desde el punto de vista de un doctor enamoradizo. Un libro prohibido en la URSS y España, un país en ese momento fascista, que dejaba grabar a Hollywood cientos de películas en su territorio. Un matrimonio perfecto. El 80% fue rodado en España aunque también hay escenas  en Finlandia –un país abiertamente anticomunista también- y Canadá. Por tanto vemos el fin del Zar en Madrid (en la estación de tren Delicias), en Soria (la escena del Palacio Varykno y las estepas rusas), Salamanca, Granada…

Lawrence de Arabia en Almería (1962)

La película, ambientada en el Medio Oriente durante la Primera Guerra Mundial bajo el punto de vista de un oficial británico perdido, fue dirigida por David Lean y protagonizada por Peter O’Toole. Las escenas del desierto se rodaron en Jordania, Marruecos y España. El director había planeado filmar más en Jordania, pero tuvo que trasladar la producción a España, debido a los costes y a los brotes de diferentes enfermedades entre el reparto. El ataque a Aqaba fue reconstruido en un río seco lecho de Carboneras, en Almería; que consistía en más de 300 edificios y se basó meticulosamente en la apariencia de la ciudad en 1917. La ejecución de Gasim, los ataques al tren y exteriores de Deraa fueron rodados en la región de Almería. Las montañas de Sierra Nevada se utilizaron para recrear Azrak, donde estaban los cuarteles de invierno de Lawrence. La ciudad de Sevilla se utilizó también para representar El Cairo, Jerusalén y Damasco, con la aparición de la Casa de Pilatos, el Alcázar de Sevilla y la Plaza de España. Todos los interiores se rodaron en España.

007: El mundo nunca es suficiente, en Bilbao (1999)

Las primeras escenas de esta película del espía más famoso fueron grabadas en el museo Guggenheim de Bilbao, donde 007 hace de las suyas y escapa tranquilamente mientras la policía llega tarde. En la siguiente entrega de la saga, Muere otro día (2002), James Bond tiene que pasar por Cuba, escena que fue grabada en realidad en Cádiz.

El Cid, en Cuenca, Valencia y Madrid (1961)

Vale que suene lógico que el Cid, al tratarse de un personaje histórico español, fuese rodada en España, pero a juzgar por las anteriores películas de esta lista sabemos que cualquier sitio puede ser representado en… cualquier otro sitio. Así es el cine. Charlton Heston hizo de nuestro héroe en el Castillo de Manzanares el Real, en Colmenar Viejo en Madrid, en Peñíscola en Valencia, en el Monasterio de Ripoll en Girona, en el Castillo de Belmonte en Cuenca… Como dato curioso añadir que Adolfo Suárez, el presidente del Gobierno de España entre 1976 y 1981, hizo de extra en escenas grabadas en Segovia.

El Reino de los Cielos, en diferentes sitios medievales de España (2005)

La película de cruzados dirigida por el británico Ridley Scott fue grabada casi entera en España, país donde suele ir a parar antes o después cada vez que se mete en una superproducción, como Éxodus: Dioses y Reyes. Para recrear la edad media se sirvió de El castillo de Loarre (Huesca) y de otros emplazamientos en Ávila, Segovia y Córdoba. La película no gustó tanto como se esperaba pero al menos sirvió para inflar los datos de la taquilla española ese año ya que aquí logramos colarla como producción nacional.

Conan el Bárbaro, en Almería (1982)

Conan paseó e hizo de las suyas en El Ejido, en Almería. Ahí luchó y paseó por interminables desiertos del mundo de fantasía que, en realidad, es una vez más una región española donde Hollywood ha ido a parar muchas veces. También hay escenas en la Ciudad Encantada de Cuenca. La película fue un éxito en taquilla.



el autor

Periodista, con lo bueno y con lo malo. Amante de la historia, la actualidad, la tecnología, los videojuegos, los viajes y la música.

2 comentarios

  1. Huffff, pensé que te olvidavas de Conan, que no aparecía hasta el final del artículo. Ya te tenía por ereje. Pero no.
    Buen e interesante artículo. Saludos!

  2. Unoquepasabaporaquí el

    Cabe destacar que la escena de Indiana Jones se rodó dentro del parque natural del Cabo de Gata, en una playita llamada la Media Luna. Yo he estado ahí y me parece recordar que Mario también. Del Bueno, el Feo y el Malo, se rodó también todas las escenas del covento dirigido por el hermano de Tuco (sease Eli Wallach) en el parque natural del Cabo de Gata. Actualmente está completamente abandonado, y se puede entrar dentro sin ningún problema porque no hay nadie por los alrededores. Schwarzenegger siempre dijo estar enamorado de Almería, aunque no regresó asiduamente, aunque si que regresó para que le entregaran el premio honorífico ‘Almería, Tierra de Cine’ del Festival Internacional de Cortometrajes ‘Almería en Corto’. Siempre tuvieron una relación muy especial, de hecho en la escena de su crucifixión, fue atacado por un buitre de verdad que le empezó a picar pecho y brazos. El buitre huía cuando lo espantaban y estuvieron 12 horas rodando la escena, hasta que el propio Swarze lo cogió y le dió un mordisco en el cuello, o al menos eso cuenta él. Así que recordad, Almería es mucho más que turismo de Sol y Playa, sobretodo para los cinefilos.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Una vez más, os hablo de series de animación adulta fuera de las tres o cuatro de siempre. Hoy comento Ugly Americans, injustamente desconocida en…