Reseña de Vengadores: el viejo orden cambió.

1

Y llegó el día en que los fundadores de Los Héroes Más Poderosos de la Tierra dejaron el grupo y el Capitán América tuvo que liderar a un grupo de novatos y villanos reformados. Descubre una vieja historia que impacta en Los Vengadores actuales.

Mark Waid siempre será recordado por ser el autor, junto con el genial dibujante Alex Ross, de Kingdom Come, oda al superhéroe como figura sucesora de los seres mitológicos de la antigüedad. Es decir, modelos de conducta y reflejos de que siempre podemos sacar lo mejor de nosotros mismos. Actualmente, Waid se encarga de Los Vengadores y, con el fin de explicar el origen de un personaje crucial en su etapa, ha decidido volver al pasado en Vengadores: el viejo orden cambió. El objetivo de este tomo es matar dos pájaros de un tiro al aclarar dicho origen y, además, reflejar la nostalgia que Waid tiene por la Edad de Plata de los cómics. Algo similar a lo que hizo en Liga de la justicia: año uno, aunque el resultado es bien distinto.

Las consecuencias de la etapa que recrea Waid fueron más convulsas en el mundo real que sobre las viñetas. Stan Lee, saturado ante la enorme dificultad de cohesionar el mundo Marvel con varios personajes en distintas colecciones, decidió dar un descanso a los Vengadores originales y sustituirlos por personajes sin cabecera. La selección fue, cuanto menos, curiosa: Ojo de Halcón, antaño un villano de Iron Man; Mercurio y su hermana Bruja Escarlata, hijos de Magneto que habían luchado contra la Patrulla X en más de una ocasión. Liderando al grupo, el Vengador eterno: Steve Rogers, el Capitán América.

Waid no busca dar una nueva visión de este cambio de alineación, si no aportar un nuevo arco que se dio antes del original Vengadores nº17, donde el nuevo equipo marchaba en busca de Hulk. El principal problema es que Waid no parece muy interesado en profundizar en esa etapa, salvo algunos pequeños apuntes.

Imaginaos la situación: Iron Man, Giant Man, Thor y Avispa deciden poner en orden sus cuitas privadas y dejan al Capitán América liderando un grupo del que apenas sabe nada. Concretamente, tres villanos aparentemente reformados. No hay ningún proceso de búsqueda ni profundización en los caracteres. El Capi acepta sin remilgos ni apenas interacción con el resto de personajes. Todo muy rápido, que hay que meter la trama en vereda cuanto antes.

Tampoco termina de reflejar bien esa idea de que lo importante para ser un Vengador no es ser el héroe más poderoso de la Tierra, si no tener la voluntad para ello. No en vano, cuentan con Ojo de Halcón, uno de los Vengadores menos poderosos de la historia del cómic. Pero claro, hablamos de un grupo cuyo líder, pese a sus extraordinarias habilidades, no es el más poderoso del mundo Marvel, pero sí el héroe definitivo en cuanto a voluntad y corazón: El capitán América. Lógicamente, la gente reacciona con recelo ante los sustitutos de Los héroes más poderosos de la Tierra,  pero ahí se queda la cosa. Se trata más como un mcguffin que como el verdadero motor de la historia. Una pena.

Entiendo que el tono de la historia es idéntico a los de la Edad de Plata de los cómics, con villanos yendo a desafiar a los Vengadores porque sí, para ver quién la tiene más larga. Tal vez Waid podría haber actualizado un poco ese aspecto.

No obstante, El viejo orden cambió no deja de ser un cómic muy entretenido y que se lee de una sentada. Para los seguidores de la etapa de Waid, se trata de un cómic fundamental para entender el origen del Vengador X, pero no esperéis un acertado viaje al pasado.

El dibujo de Barry Kitson es estupendo. La labor del dibujante se nota mucho, sobre todo cuando en los últimos números es sustituido por Mark Bagley y el tomo pierde algo de consistencia visual.

En definitiva, Vengadores: el viejo orden cambió es un cómic entretenido que no pasará la historia dentro del canon del supergrupo de Marvel. No esperéis un viaje al pasado a la manera de Liga de la justicia: Año Uno. Es más una maniobra editorial para aportar un origen consistente a un personaje llamado a ser fundamental para la etapa de Waid a cargo de Los Vengadores.

Podéis encontrar el tomo en Panini Cómics. Aparte de la historia principal, cuenta con portadas alternativas y algunas de las cartas que los fans escribían a Stan Lee durante la época del reemplazo de la alineación original de Los Vengadores.

Sed felices!



el autor

Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

1 comentario

  1. Adrián De La Fuente Lucena el

    Buen Post Fernando. Verdaderamente es una historia de Vengadores innecesaria, lo mismo que Vengadores: Año Dos. Como bien apuntas era la excusa de Waid para meter a un personaje en retrocontinuidad. Al ser Vengadores sin colección, entre Stan Lee y Roy Thomas contaron lo que había que contar de ellos. Mejor o peor, no había incoherencias ni cabos sueltos que atar de esta etapa. Así que esta serie limitada es sólo para completistas de Los Vengadores.

    Un abrazo compañero. 😉

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Todo ha llevado a este momento. 20 películas después y 10 años a sus espaldas desde Iron Man, la película que empezó todo el MCU,…