Un año de Reseñas Basura: El Vengador Tóxico

4

¡Bienvenidos, amantes de la basura fílmica! Ha pasado un año entero desde que mi incognoscible vida interior sintiera la necesidad de crear este engendro de la blogosfera que es Reseña Basura. En este maravilloso año, han pasado por aquí muchas grandes obras, desde payasos asesinos, hasta amantes chungos, pasando por los imprescindibles tiburones voladores, que son ya el sello de la casa. Para celebrar este año de vida de mi sección hice una poco exitosa encuesta entre los colaboradores y tocapelotas varios de este sacrosanto blog, sobre cual debía ser la reseña que culminara el año. Y la respuesta fue esta. Hoy os traigo la esperada reseña de El Vengador Tóxico. Esta reseña la quiero dedicar a tres personas: a Pedro, por su especial forma de demostrar apoyo; a Raúl, por existir y a Gabriel, que siempre creyó en esta sección. Vamos al lío.

El amanecer del Vengador

Existe en algún lugar, cerca de Nueva Jerse, una ciudad llamada Tromaville, que tiene el dudoso honor de ser la mayor generadora de basura tóxica, tanto literal como humana. El hecho de que esta ciudad se llame Tromaville, en una película producida y distribuida por Troma Entertainment (creadora de la maravillosa Los Surfistas Nazis deben morir), es toda una declaración de intenciones. Nos encontramos ante una de las grandes joyas de la basura. Tal vez la mayor de la basuras.

En Tromaville, hay un solitario y retraído muchacho, que sufre las burlas de sus compañeros, y sus superiores, y que, en un desgraciado y totalmente inesperado accidente, cae a un barril de residuos tóxicos. Si esto fuera Marvel, Melvin se habría convertido en Toxicman, sería rubio, atlético, y tendría unos superpoderes flipantes que le abrirían las puertas de todos los supercirculos, y las piernas de tosas las superchicas. Si esto fuera DC… bueno, el joker tendría comeptencia. Pero esto es la vida real, o al menos, lo más cerca que un super héroe va a estar del mundo real, y Melvin acaba siendo…. Mejor os lo enseño.

Melvin, aquí los lectores. Lectores, este es Melvin (a.k.a El Vengador Tóxico)

El Propósito del Vengador

Es habitual que los superheroes tengan un propósito que les mueve, y que les lleva a hacer el bien a sus semejantes. Batmana tenía a sus padres muertos, Spiderman tenía a sus tíos muertos, Harry Potter a sus padres muertos… Bueno, creo que ya veis por donde voy. Pero Lloyd Kaufman va más allá. Por que la verdadera razón de ser de Kaufman es ir más allá, y explorar las verdaderas razones de una persona normal para salvar el mundo: la maldita venganza. ¿Quien narices se cree que, después de perder a sus padres y ganar todo el dinero del mundo, Iron Man se va a poner a salvar la ciudad así que si, por las buenas? Sed sinceros, ¿Vosotros lo haríais? Ni de coña. A no ser que quieras meterle a alguien algo por un lugar por el que nunca debería entrar nada.

Y es que El Vengador Tóxico abarca todas las grandes mentiras del cine de super heroes. La ingente cantidad de desnudos femeninos, que parecen vagamente injustificados, son en realidad un grito feminista, un queja proactiva de lo que sería la gran ausencia de papeles súper heróicos relevantes y de peso durante la gran avalancha de cine marvelico de los 10. Así es Kaufman, un silencioso abanderado en los 80, de lo que serían las grandes causas del nuevo siglo.

¿Qué somos? PELÍCULAS MIERDA

Otro de los grandes ejemplos de estas luchas es Nueva Jersey. ¿Creíais que esta película iba sobre se ecológico? ¡Por el amor del Dios que prefiráis! ¿Es que este año de reseñas no os ha enseñado nada, panda de tocapelotas? ¡No! Kaufman, como buen neoyorkino, escribió, dirigió, produjo, guionizó y fotografió esta película como una ingeniosa, sutil y terriblemente campaña contra la abominable Nueva Jersey.

Datos extraídos de mis santos ovarios

No solo de superheroizar vive el hombre, por supuesto. Melvin, se enamora de una rubia despampanente que, para su suerte es ciega. No un poco ciega, no. Ciega del todo. Al final, por supuesto, salva a todo el mundo, la rubia se queda con él y una armoniosa voz en off nos informa de que, si alguna vez tienes problemas (y no eres un sucio habitante de Nueva Jersey), puedes mirar al horizonte y esperar a que el Vengador Tóxico venga a ayudarte.

La opinión de Sofía

¿Me ha gustado El Vengador Tóxico? Es absolutamente indiferente. Al Vengador Tóxico se la suda en radiactivo la opinión de los demás, ni aunque lo demás haga referencia a mi esbelta figura, y mi ingeniosa sección. Es lo verdaderamente maravilloso de las películas de Kaufman, que trascienden opiniones y gustos para ser la representación de una generación. Un grupo de personas que querían decirle al futuro: “‘¡Eh! ¡Vosotros! ¡Id a joder a otra época y dejadnos beber y follar en paz!”. Y eso, amigos míos, es verdadero arte.

E incluso aún mejor que lo anterior, es el hecho de que existen no pocas secuelas de esta obra maestra que, si así lo deseias, (y si no también), traeré pronto por aquí. Hasta entonces… sed felices.



el autor

En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

4 comentarios

  1. Pedro Perez S. el

    Gracias. Reconozco mi parte de culpa en este año nefasto. Para hacer penitencia, voy a hacer un maratón de todas las películas reseñadas en versión original subtitulada al esperanto. Si eso no es suficiente, prometo seguir con las últimas de Star Wars.

    P.D.: ¿ya has visto la última de 50 sombras? Esperamos reseña ya.

    • Sofia Ricarte el

      Me alegra que aceptes tu responsabilidad. Pero creo que Star Wars es un castigo excesivo hasta para tí.
      P.D: Ya está en camino, yo nunca fallo. 😀

  2. Felicidades por un año de Basura! Y que vengan muchos mas.
    ¿ Puede ser que en esta pelicula aparezca, haciendo un cameo, el gran Lemmy de Motorhead ? No sé si en esta o en alguna de las secuelas.
    Un saludo!

    • Sofia Ricarte el

      Como siempre, gracias por tus comentarios, que siempre ayudan a seguir adelante! En efecto, Lemmy aparece en la saga, pero, si no recuerdo mal, lo hace en la cuarta parte de esta fascinante historia.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos, auténticos creyentes, a La Tapa del Obseso, la sección de Raúl Sánchez. Como ya hemos repetido muchas veces, el llamado frikismo tiene que ver…