Análisis de American Gods. Temporada 1. Capítulo 3

0

Bueno. Os he hecho esperar un poco más de la cuenta, pero la espera ha valido la pena. Por que el mazo está a punto de caer sobre la penitente cabeza de Shadow. ¿No sabéis de que os hablo? Eso es porque no habéis leído mis anteriores análisis, que podéis encontrar en este enlace. Una vez estéis al dia, nos adentramos en el gélido corazón de esta historia. Bienvenidos a Chicago, y al análisis del tercer capítulo de American Gods.

En alguna parte de los Estados Unidos

Una mujer que se tambalea en un taburete cojo. Durante unos segundos, tememos los peor, pero vuelve al suelo casi sin que nos demos cuenta. Sigue cocinando, pela cebollas y prueba el asado cuando llaman a la puerta. No es un invitado esperado. Anubis, el maestro de la necrópolis llama. La mujer no llora, no suplica. Esta muerta, y esta bien. Sigue al chacal por las escalas, se somete al juicio de Osiris, y cruza las puertas. La belleza de la muerte, de lo etéreo, la dulzura del emisario… No os miento, lloré con esta escena.

Un pequeño hombre esquiva los peligros mundanos de camino a un imponente Empire State. Tiene una cita a las 11, pero le hacen esperar. No quiere reconocer que no le van a atender, hasta que lo oye de labios de la secretaria, cuya compasión por el pequeño hombre es nula. Justo cuando la lluvia arrecia, y parece que nada va ir bien, el pequeño hombre se encuentra con un paisano conduciendo un taxi. Tras intentar un pequeño contacto humano, el pequeño hombre descubre los ojos de su conductor, llameando. Es un genio, ahora los dos lo saben. Y el pequeño contacto se vuelve un contacto mayor e intimo. Por la mañana, el pequeño hombre vuelve a estar solo, pero con un inesperado regalo… La posibilidad de un nuevo futuro. Alguien dijo una vez que los genios no conceden deseos… pero se equivocaba.

Sombra, Luna y Nieve

Shadow duerme intranquilo, y una sombra lo despierta. La tercer Zorya, la Zorya de la noche, se encuentra en el tejado guardando las estrellas. Shadow ya ha sufrido antes que le leyeran la fortuna. Esta vez no es distinto, la joven acierta en todo, pero le pide a cambio algo nuevo. Un beso. Ella es brillante, dulce e ingenua, pero también poderosa. No tanto como otros, cierto. Pero lo suficiente como para regalarle a Shadow la luna. Y si algo tiene la luna, es poder de inspirar a quien la posee. Con algo de magia en el bolsillo y en el corazón, Shadow tienta a la suerte, mejorando la apuesta con su verdugo. Otro juego. Mismas reglas.

Muchos juegos se están jugando esta noche. Shadow juega a las damas, y Miércoles juega ser más listo. Y ambos, Shadow y Miércoles, ganan. La Guerra se avecina. Esta vez, la Zorya mayor se lo ha dicho, Miércoles va a morir, y, seguramente, a fracasar en sus planes. Shadow tampoco puede evitar su muerte. El paralelismo es perfecto. Ambos, maestro y discípulo, aprovechan el conocimiento que tienen del rival para ganar una batalla, a pesar de saber que, acabe como acabe la guerra, no vivirán para verlo. Quizá se insinúa aquí que la conexión entre ambos es mayor de lo que creemos.

No hay mañana buena, si no incluye café y un atraco a un banco. El Sr. Miércoles le da un buen consejo a Shadow. Piensa en Nieve, en la fría e irritante nieve. Y mientras Shadow trata de mantenerse distraído pensando en nieve, copos blancos empiezan a caer sobre la ciudad. ¿Eso ha hecho Shadow? ¿Ha sido él o ha sido Miércoles?

Suerte

Que los dioses existan no le resta ironía y tristeza al hecho de que existe un duende que no solo no tiene suerte, sino que da mala suerte. Aunque imagino que es algo que podríamos esperar de alguien llamado Sweeney el Loco. Al menos, por sus caras de resignación, se huele algo. Sweeney, junto a su suerte, ha perdido algo. Así que va a buscarlo. Pero Shadow esta tenso y tiró la moneda, o es dice, en Eagle Point, Indiana. Sweeney el Loco sale corriendo a Indiana, pero es un duende sin suerte que debe recorrer varios estados y encontrarse con su jefe en Wisconsin. ¿Lo conseguirá? Mas mala suerte, Sweeney. Parece que la buena se la ha quedado alguien que no debería. 

A nadie le llaman “El Loco” por nada

Un atraco es algo serio. Debe estar bien planeado y, supongo, requiere de la coordinación de todos los participantes. Por eso se entiende el nerviosismo de Shadow cuando su jefe se va a robar un banco dejándolo a él con un par de vagas indicaciones y el trato de que, si no terminan en la cárcel, deberá confiar en él. Y sale bien, vaya que si sale bien. Un buen mentiroso, un plan bueno. Así que con algo de dinero en los bolsillos, el Sr. Miércoles y Shadow se vuelven a la carretera, y hablan de la fe. Y justo cuando parece que Shadow va a soñar con la nieve, en todas sus formas, alguien que no debería aparece en su cama. Buenas noches, Laura Moon.

La opinión de Sofía

Nada malo puedo decir sobre esta serie y, si sigue así, nada malo podré decir nunca. Pero tengo tres cosas buenas a destacar hoy:

  • La primera es Ricky Whittle. Es maravilloso como el actor hace un esfuerzo para que en cada escena se refleja esa tensa serenidad, ese esfuerzo, valga la redundancia, por contenerse constantemente, como si supiera que estallar, que relajarse y dejarse llevar puede costarle la vida. Maravilloso. Vale la pena ver la serie en versión original solo por escuchar sus susurro contenidos, esa irá asesina con cada taco que reprime entre dientes.
  • La segunda cosa es que me apasionan esos trocitos de historia, de mitología urbana, que nos van colando poco a poco, de forma que como en un mosaico, vamos entendiendo un poco más el mundo al que nos trata de introducir la serie. Especialmente increíble la escena del juicio de Osiris. Sencillamente emotiva.
  • La última y mas importante, es el increíble tratamiento que recibe el sexo en esta serie. Es siempre algo sagrado. Bien encarnado en Bilquis, que lo usa como plegaria y fuente de su existencia, o en la bizarra pero cautivadora escena protagonizada por el genio, vemos algo poderoso, un acto lleno de energía, capaz de alterar realidades. Me fascina

Por cierto ¿Os habéis fijado que Laura Moon vuelve justo después de que la Zorya le regale a Shadow la luna?

La semana que viene seguiré disertando sobre las aventuras de Shadow Moon. Hasta entonces… sed felices.

el autor

En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

¡Haz tus comentarios!

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies