Análisis de The Gifted. Temporada 1. Capítulo 2

0

Bienvenidos amigos y amigas una semana más al análisis de la serie mutante The Gifted. Tras un comienzo en lo personal algo tortuoso, con una mitad final de episodio piloto más calmada, pero afectada en gran medida por una primera parte muy abrupta, tenía el miedo de que en este segundo episodio el guion volviera a dar tumbos de aquí para allá, pero he quedado bastante satisfecho a pesar de tener el sentimiento de que han arriesgado más bien poco. La serie tiene las expectativas altas, pero tras un primer episodio muy rápido, esperaba que este capítulo fuera más revelador.

Análisis del primer episodio

El capítulo comienza con un flashback donde vemos a la familia Strucker pasando una noche de bolera un año antes de los eventos con los que abría la serie. Este recurso es usado para ahondar más en sus personajes por medio de su pasado, sobre todo de Reed. En estos dos capítulos una cosa me ha quedado clara y es que Lauren y Andy, quienes pensaba yo que iban a llevar la mayor carga de la historia, son los personajes más planos de lo que llevamos. Aquí se nos muestra a un Reed vivaracho a pesar de que su aspecto y su ceño fruncido digan lo contrario. Conocemos más a fondo al hombre tras su traje y seriedad, cómo trabaja para el Estado persiguiendo a mutantes pero no disfruta de ello, no lo hace por deleite ni es personal y se demuestra con el suceso que acontece en este lugar.

Una niña pierde el control de sus poderes cuando unos adolescentes se ríen de ella por ser mutante. Este descontrol provoca daños en el mobiliario sin causar víctimas mortales. Ahí llega Reed para parar todo el asunto acercándose al padre de la joven y tendiéndole una mano amiga. Le cuenta que trabaja para el Estado pero no llamará a la policía ni se encargará de llevarse a la niña, no ha hecho nada malo ni intencionado. Reed tiene su corazoncito.

La mayor parte del episodio gira en torno a Blink quien, tras los sucesos del final del primer episodio donde consigue transportar a los mutantes y a 3 miembros de la familia Strucker, está en parada y esto le está provocando convulsiones. Estos ataques le llevan involuntariamente a abrir portales a un mismo lugar, provocando así que los curiosos y la policía se acerque a investigar. Lauren fuerza sus habilidades y consigue cerrar el portal por el momento. Blink necesita atención médica y en el refugio no se la pueden proporcionar, excepto porque casualmente Caitlin Strucker es enfermera. A ver, es un recurso muy barato y solo les faltaba gritar “¿hay un médico en la sala?”, pero al menos es funcional y obliga a que la trama avance.

Aquí el grupo se vuelve a dividir en dos, por un lado Lauren, Andy y Thunderbird (el resto de mutantes del refugio son meros figurantes se ve) encargados de proteger a Blink y de evitar que cualquier intruso entre en el refugio por el portal que ella continuamente está abriendo, y por otro lado tenemos a Caitlin y Eclipse, quienes deben ir a buscar medicinas para conseguir estabilizarla. Con esta división conseguimos descubrir más sobre el personaje de Caitlin. Sus escenas junto a Eclipse ahondan más sus sentimientos hacia los mutantes y en cómo no debe tener miedo de ellos, son personas que están viviendo una represión constante a la espera de un cambio. Por fin su personaje puede brillar (mínimamente eso sí) sin necesidad de chocar con ningún otro.

Sin embargo, poco sabíamos de la pobre Polaris tras ser arrestada en el primer episodio y aquí vemos que sus primeros días en la cárcel no son un paseo. En esa penitenciaría están mezcladas mutantes con humanas, una locura si no tenemos en cuenta que las mutantes cuentan con collares que inhiben los poderes y que, para colmo, te propinan una descarga eléctrica que te deja en el suelo. Allí Polaris es el nuevo juguetito de las veteranas y se convierte en el objetivo de la matona del lugar. Su comportamiento chulesco y en ocasiones engreído le lleva a recibir una paliza tras pasarse de la raya con el grupito de “jefas” del lugar. Este es un momento importante porque no solo recibe golpes en la cara sino que también se los propinan en el estómago, pudiendo hacer que haya perdido el bebé. Además, descubrimos que el color real de su pelo es verde, más parecido a su personaje en los cómics.

Reed por su parte está bajo los Servicios Centinelas tras recibir un disparo (conmocionador al menos). Ahí no es el lobo rodeado de ovejas que era antes, está limitado y tiene delante a un lobo mayor. Este hombre, del que sabemos poco, sería la contraparte de Reed, él trabaja con los Servicios Centinelas pero movido por el odio a los mutantes. Este repudio nace de la muerte de su hija en los acontecimientos que tuvieron lugar el 15 de julio. La fecha está marcada en el calendario como un evento importante y para los que conozcan la saga cinematográfica es un muy buen guiño de una mala cinta. En esa fecha tuvieron lugar la lucha final en San Francisco que enfrentó a los X-men, dirigidos por Lobezno, y la Hermandad de Mutantes a manos de Magneto.

Como ya he dicho, la mayor parte del episodio gira en torno a Blink y el “equipo expedicionario” de Caitlin y Eclipse. Los portales de Blink cada vez son más difíciles de cerrar y ha atraído a la policía y los SWAT. Aquí se produce el primer y único enfrentamiento del capítulo. Corto, simple pero muy bien llevado dentro de, como comenté en el análisis anterior, la espectacularidad con límites a la que aspira la serie.

En sus últimos minutos descubrimos que Reed ha de sacrificar al grupo de mutantes por la seguridad de su familia. El lobo vuelve a tomar las riendas de la situación, pero tendrá que entregar a quienes le han ayudado por el bien de su familia. Además, tenemos un nuevo guiño al univero X-Men y que parece ser el hilo conductor de los siguientes episodios. Aquí se nos presentan a, lo que en principio son, Andreas von Strucker y Andrea von Strucker, dos gemelos mutantes veteranos en los cómics. Muchos afirmaban antes del estreno de la serie que Andy y Lauren eran estos gemelos. De hecho no es raro puesto que los 4 personajes comparten el mismo apellido. No creo que sean los mismos gemelos Strucker de los cómics, o sí, veremos con qué nos sorprenden.

el autor

Estudiante en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Frikazo de proporciones bíblicas, crecí amando los videojuegos, el cine y los cómics. Fan incondicional de El Señor de los Anillos, Batman, Lobezno y Spider-Man.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recomendado en Las Cosas felices
Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos una semana más a los análisis de Star Trek Discovery, una serie que a tenor de los comentarios vistos en el análisis del capítulo…