Análisis de Counterpart. Temporada 1. Capítulo 8

0

Bienvenidos de nuevo a Counterpart. Esta semana voy a hacer algo distinto, ya que estamos rozando el final de temporada y, siendo la serie que es, voy a tratar de resumir las grandes incógnitas que nos ha dejado la serie con el capítulo presente, e incluso aventurarme un poco a descifrar las posibles implicaciones de estas, hilándolas con lo acontecido hasta el momento. Espero que os resulte interesante y no dudéis en compartir vuestras sensaciones y teorías. Sin más dilación, dejo el link a los análisis anteriores y empezamos.

¿Qué pasa con Baldwin?

Uno de los personajes que más menguada ha visto su relevancia en lo que llevamos del transcurso de la temporada, ha sido sin duda Baldwin. La antaño despiadada asesina, se ha visto relegada a un papel menor, que divaga por el universo de Counterpart buscándose a sí misma. Tras su fracaso en el asesinato de Emily, se crearon dudas acerca de su lealtad que desembocaron en un fallido intento de matarla. Desde entonces vive desconfiada, creyendo que su única opción de ser libre pasa por terminar ella el trabajo. Para ello ha empezado a eliminar  la competencia (los 3 agentes que fueron enviados para acabar con su trabajo), matando ya en este capítulo a uno. Podría especularse que ha cambiado y que quiere frustrar los planes de aquellos que la han intentado asesinar, pero creo que es muy precipitado. Podría ayudar a explicar su, a mis ojos, desmesurada presencia en estos últimos capítulos, buscando justificar una transformación en su manera de ser, pero no soy capaz de ver la conexión de esta con su perspectiva de cómo conseguir su libertad. Quizás su ligue acabe descubriendo lo que hace y la convenza para cambiar, pero tampoco pondría la mano en el fuego por ello.

Otro aspecto que puede ser relevante, es una información que averiguamos cuando Silk está hablando con los contactos de Prime en la aduana, acerca del hombre que han encontrado en los archivos de La Escuela. Le dicen que lo vieron entrar hace unos días junto a otros dos individuos, pero, y aquí viene lo interesante, les queda un día de visado. Esto es relevante porque, a no ser que Pope se saque de la manga alguna estratagema para que se queden más días, deberían actuar de inmediato. Si no recuerdo mal, su misión era la de eliminar y suplantar a sus correspondientes homólogos en este lado. Prime ahora posee sus nombres y Baldwin parece estar bastante al tanto de quién es su competencia, así que podríamos asistir en los siguientes capítulos a una reunión bastante movida.

El dilema de Quayle

Si Peter ya lo estaba pasando mal para hacer respetar su autoridad y enterarse de algo durante los primeros capítulos, ahora ya se ve completamente superado por la situación. Ya no es solo la insumisión y ninguneo de Prime, su propia vida privada se muestra como una mentira. Se ha visto traicionado por su propia mujer y se ha descubierto a sí mismo merecedor de todas esas habladurías a sus espaldas de que no está cualificado. Clare, ahora esposada, le trata de convencer de que no puede delatarla, ya que se estaría comprometiendo a él mismo y a su propia hija, mostrándose sumamente emocional, implantando dudas en Peter acerca de si realmente es ella la mujer con la que se casó (aunque técnicamente sea así). Puede que parezca genuino, pero ya hemos visto en el transcurso de la serie escenas en las que Clare muestra una gran habilidad como actriz, presumiendo de una capacidad de improvisación más que notable. También sabemos (y Peter debería) que sigue muy activa como agente y que no le acaba de contar toda la verdad (miente acerca de su conocimiento de la operación y de lo que hicieron con la auténtica Clare).

Todo esto se resume en que Peter está hecho un lío y Clare se aprovecha de ello, logrando convencerle de que no la delate como comprobamos al final del capítulo, donde termina dándole a Aldrich el nombre de Howard Silk (refiriéndose a Prime). Esta decisión, a parte chocante, es cuestionable. Por un lado tenemos la rabia o frustración contenida que sin duda alberga Peter hacia él, no ha hecho más que actuar como si le mandara desde que llegó, tratándole casi como a un niño. También está el factor de que sabemos que Aldrich desde un principio sospechaba de Prime, nunca se ha fiado excesivamente de él, por lo que el presentarle una oportunidad reivindicarse, no es un mal plan. Pero la efectividad de este dependerá mucho de cómo lo ejecuten, porque si hay una confrontación directa, lo más probable es que salgan perdiendo, ya que Prime sabe la verdad y podría volver a poner el foco sobre Quayle.

Y esta acusación también puede influir con los futuros asesinatos de La Escuela. Prime sabe los nombres y si quiere hacer algo al respecto, probablemente se lo comunique a Peter para recibir refuerzos. ¿Le harán caso? ¿Le detendrán? ¿Colará el plan de Quayle?

¿Qué esperar de los últimos dos capítulos?

La verdad es que las cosas se están poniendo muy interesantes para esta recta final: las tensiones entre ambos Howards son latentes y más fuertes que nunca, los planes de Pope todavía no se han esclarecido, La Escuela sigue viva, se acaba el tiempo para que actúen los agentes infiltrados, la paranoia se instaura con el conocimiento del topo, el despertar de Emily… Este capítulo ha enfatizado y acelerado la cuenta atrás que se inició con el descubrimiento de Clare. Justo en el momento en el que ambos lados parecían alinearse en la lucha contra Pope, las tensiones lo complican todo de nuevo.

Es muy probable que hayan grandes preguntas que se queden sin resolver esta temporada, me sorprendería mucho que nos aclararan cómo funciona realmente el lado de Prime o qué causó el virus München. De hecho, lo más probable es que acaben con una revelación que nos meta en una capa de profundidad mayor, mostrándonos por dónde van realmente los tiros. Y seguramente tendrá más que ver con el otro lado. Nosotros hemos hecho la transición con Howard Silk, de no tener ni idea de lo que está pasando a querer activamente formar parte de ello y encontrar la verdad. De su lado ya sabemos la mayor parte de las cosas, es el equivalente a nuestra realidad. Donde realmente las cosas se tuercen y se vuelven complejas es en el otro lado, y las grandes revelaciones tienen que ver con él. 

Realmente, todavía no sabemos nada. Sabemos que hay “gente mala” en el otro lado que quieren vengarse por un virus que creen que crearon para exterminarles, pero ya está. El poder directivo está atascado y la mayor parte de las operaciones se mueven por inversores privados (como La Escuela, en la que Pope parece andar detrás), las motivaciones u objetivos reales solo el tiempo nos los mostrará.

Veremos qué nos depara Counterpart en sus dos últimos episodios…

Las expresiones de este hombre no tienen parangón…

el autor

Proyecto de todo sin llegar a nada. Estudio guión cinematográfico y en ocasiones me creo crítico. Vivo en una divagación constante y no me arrepiento de ello. También doy la chapa en Twitter @PablodesdeMarte.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Mucho se ha hablado de la vuelta de The Walking Dead al ruedo tras ese parón navideño. La pérdida de calidad y de espectadores está…