Análisis de The Expanse. Temporada 2. Capítulo 11

0

Bienvenidos amig@s una semana más a nuestra (algo irregular, mea culpa) cita con The Expanse. Esta semana el capítulo a reseñar se titula ‘Here There be Dragons’ o, en castellano, ‘Aquí hay Dragones’ una frase hecha que se usaba en el medievo para indicar territorio peligroso e inexplorado, un título relevante si tenemos en cuenta que estamos rozando ya el final de la segunda temporada, no es el fin, pero ya podemos verlo desde aquí.

¿Preparados? El Rocinante despega ya mismo, pero antes podéis hacer click aquí si os apetece echar un vistazo al resto de capítulos.

Bobbie pide asilo en la embajada terrestre.

Decisiones, decisiones… si tuviésemos que definir este episodio con una palabra sería esta. En mi reseña del capítulo anterior os contaba que más allá de las naves, los disparos y todos los elementos de ci-fi, uno de los pilares integrales de esta serie es el desarrollo de personajes algo que junto a su pulso narrativo la coloca en un escalafón bastante alto dentro del panorama televisivo actual. La importancia de este aspecto se refleja perfectamente en capítulos como este, tanto en lo bueno como en lo malo. La ventaja de conseguir humanizar a tus personajes, de darles una personalidad más allá de un cacho de cartón es que en el momento crítico, a la hora de tomar decisiones, estas resulten impactantes, conmovedoras o al menos coherentes y, aunque The Expanse suele conseguir dar en la tecla en la mayoría de las ocasiones ‘Aquí hay Dragones’ lo consigue solo a medias.

Uno de los dos platos fuertes del episodio de hoy es la deserción de Bobbie Draper hacia el bando terrestre. Con la información sobre el proyecto Calibán que Avasarala la proporcionó el episodio anterior, la marine se enfrenta a Martens en una de las escenas más gratificantes de los últimos capítulos, propinándole un par de fostiales bien dados para soltarle la lengua. Si bien es algo conveniente que el tipo tenga toda la información sobre el incidente de Ganímedes a mano, es el detonante perfecto para que Bobbie tome su decisión: tras ser utilizada, difamada y descartada por su propio gobierno, tomar refugio en la tierra es la decisión más lógica.

La tripulación del Roci sigue buscando a Mei.

Y hablado de Avasarala, aunque su rol no es el más prominente, sigue siendo uno de los más importantes. Primero, quitarse el sombrero ante su plan de fingir una bomba cinturoniana en la lanzadera que se iba a llevar a Bobbie al planeta rojo y segundo, alabar la integridad moral del personaje, ayudar a Errinwright a estas alturas en vez de mandarle al carajo no puede ser algo agradable pero Chrisjen lo lleva con elegancia. Ya adelantábamos que su posición se iba a ver comprometida en cuanto quedase como única conocedora del pastel horneado por Mao y la cosa no se ha hecho esperar: como hemos dicho, decisiones, veremos si encontrarse vis-a-vis con Jules-Pierre y sus secuaces acaba siendo la más sabia. Por suerte tiene a Coytar a su lado, y quizá a alguien más…

Mientras tanto en Ganímedes Holden y Cía siguen tras el rastro de Mei. Ojo a las revelaciones importantes que pasan así un poco de tapadillo durante este episodio, no sólo nos enteramos de que Mao tiene otra hija -Clarissa- sino que Naomi tiene un niño desaparecido, algo que ni siquiera Holden sabe. Lo que ya nos olíamos desde hace un tiempo se hace, tristemente, realidad: Strickland y el resto de despreciables excientíficos de Protogen se dedican a inyectar a niños inmunodeprimidos con la protomolécula para crear los híbridos del proyecto Calibán, un proceso que intuimos desagradable por la pinta del pequeño encapsulado con protomolécula bajo la piel. Por mucho que le pueda parecer cruel a Prax, me da la sensación de que decidir cremarlo era el mejor favor que Holden le podía haber hecho. Los capullos responsables se llevan su merecido, aunque Amos queda algo tocado durante el combate, por suerte, Alex acude al rescate tras realizar una impresionante maniobra ‘de honda’ utilizando las orbitas planetarias para atravesar el bloqueo marciano del asteroide.

Finalmente, con la estación cayéndose a cachos y un monstruito de protomolécula suelto, Holden y Naomi toman su propia decisión, el decide dar caza a la criatura y ella volver a la Sonámbula llorona con Amos para ayudar a los cinturonianos a evacuar Ganímedes.

Prax queda horrorizado tras descubrir la verdad sobre los niños secuestrados.

 -Valoración-

Aquí hay Dragones no supone una bajada de calidad importante con respecto a sus coetáneos, pero sí que es verdad que tiene un problema: La trama de Bobbie y sus decisiones chirrían. Podemos entender las decisiones de Holden tras Eros, de Naomi como cinturoniana o de Avasarala siendo, bueno, Avasarala. Sin embargo, Bobbie pasa en un par de capítulos de ser una cómplice reacia de su gobierno a una desertora -algo que se nos había presentado casi como impensable-. Como os decía al principio, el desarrollo de personajes es importante para que las decisiones sean impactantes y coherentes y en este punto la serie ha roto esa norma y se nota. De hecho, es curioso como un personaje mucho más reciente y con menos tiempo en pantalla como Prax sea más redondo que Bobbie, pero así es.

Aún con todo, Aquí hay Dragones es un capítulo disfrutable y la trama de Ganímedes sigue contando con su calidad habitual. Como punto aparte, comentar que la trama del Arborghast en Venus sigue presente y podemos ver esas ‘estructuras cristalinas’ que se alzan en el cráter de Eros, no sabemos que acabará pasando por ahí, pero desde luego no va a dejar indiferente a nadie.

el autor

Graduado en Estudios Ingleses por la Universidad Autónoma de Madrid. Aficionado a la literatura, el arte, el cine y el mundo de los videojuegos, con una especial predilección por el género de ciencia ficción en todos los medios.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recomendado en Las Cosas felices
Recomendado en Las Cosas felices
Los tiempos en los que las películas de acción hechas en España nos daban vergüenza ajena, parece que han llegado a su fin. Aquí tenemos…