Crítica de Aniquilación: estética contra mensaje.

8

En los últimos meses hemos asistido a como Netflix intentaba asaltar el Olimpo de Hollywood a base de aceptar guiones que la industria cinematográfica más poderosa del mundo desechaba. Los resultados, exceptuando películas como Mudbound, han sido muy discretos. Sin embargo, las expectativas con Aniquilación estaban por todo lo alto. Al fin y al cabo, su estreno en la plataforma no se debía a los estándares habituales de la compañía.

Y es que Aniquilación era la nueva película de Alex Garland, que había triunfado previamente con Ex Machina (cuya crítica podéis ver en esta sacrosanta web), producida por Paramount y con una actriz prestigiosa como Natalie Portman al frente del reparto. Sin embargo, a los productores no les convenció el enfoque de la película y pidieron cambios en el montaje. Garland, director y guionista de la cinta, se negó en redondo y, cuando Aniquilación amenazaba con ser una de esas películas malditas que encabezan cualquier lista de what if, Netflix acudió al rescate para comprar los derechos de distribución de la película. De esta manera, ayer se estrenó la esperadísima Aniquilación y os contamos que nos ha parecido.

Adaptación del primer libro de una trilogía escrita por Jeff Vandermeer, Aniquilación cuenta la historia de Lena, una bióloga que decide formar parte de una expedición de científicas a una extraña zona alienígena en la que muchos entran, pero nadie sale. Salvo una persona: el marido de la protagonista, que se encuentra gravemente enfermo tras la experiencia.

Con este argumento, la película se adentra en la misteriosa zona (conocida como Área X) a la vez que en el mundo interior de la protagonista, interpretada por una entregada Natalie Portman. Calificada como “densa” por los ejecutivos  de la Paramount que le negaron el estreno en grandes salas, es más simple de lo que parece, pese al lenguaje técnico y al aspecto visual.

Y es que, si el primer acto de la película es convencional, a medida que nos adentramos con la expedición en la Zona X el aspecto visual comienza a ganar fuerza hasta un tercer acto en el que las imágenes y los efectos especiales predominan por encima de todo. Lo onírico y lo real se mezclan en un final hipnótico pero esperable dentro de la coherencia que nos ofrece la historia.

A diferencia de su alabada Ex Machina, la película no encierra ninguna reflexión ni mensaje atemporal. Aniquilación mezcla la ciencia ficción y el terror con un tempo impropio del cine comercial actual, y tal vez por eso no fue aceptada para ser estrenada en las grandes salas. Sí que guarda ciertos apuntes sobre genética aplicada, mutaciones y sobre la autodestrucción del ser humano como característica biológica e intrínseca del mismo, pero no es una película que nos ponga sobre aviso en alguna cuestión polémica.

El reparto cumple a la perfección. Está representado en su mayoría por mujeres, encabezadas por Portman, Tessa Thompson o Jennifer Jason Leigh. El único actor con peso en la trama es el marido de Portman, interpretado por el magnífico Oscar Isaac. El resto de personajes masculinos cumplen un papel testimonial.

Aniquilación será una película de ciencia ficción muy valorada para aquellos que adoren la narrativa puramente visual. Todas las imágenes que Garland nos ofrece dentro de la Zona X quedan en la memoria. Nunca unas flores parecieron tan amenazadoras, ni la mezcla de luces tan hipnótica. El director consigue describir con acierto la poesía desconcertante de la novela original, algo increíblemente difícil en las adaptaciones cinematográficas de la literatura. Por el contrario, aquellos que se decanten por el poder de las palabras encontrarán en Aniquilación una notable película de ciencia ficción, pero no la obra destinada a cambiar el género que muchos proclaman, ya que es una historia original y bellamente dirigida pero sin nada importante que contar.

En definitiva, Aniquilación es la primera gran película de ciencia ficción de 2018 y, probablemente, la mejor que ha ofrecido Netflix a su público. En lo visual, es una obra maestra, superior a La llegada, Interstellar o la citada Ex Machina. En su mensaje, es inferior a las tres mencionadas anteriormente. No obstante, que nadie le quite el ojo a Alex Garland y, sobre todo, a Netflix si se pone a comprar todos aquellos proyectos que su director quiera defender contra todo productor que pretenda pervertirla.

Sed felices!

el autor

Médico en los meses más oscuros de mi vida . Bajo la tenue luz del flexo, busco reafirmar mis conocimientos sin despreciar las cosas que me hacen feliz.

8 comentarios

  1. Vista por fin. Hay que perdonarles demasiadas cosas para poder dejarse llevar. Una de ellas se esta convirtiendo en tendencia: No llevar ningun traje de proteccion ni ninguna mascara de respiracion, a saber cuantos microorganismos,bacterias,virus …etc… hay en la Zona X. A quien la importa?. Empezamos mal. Falta garra, mas suspense,mas desarrollo. Lo peor: el tramo final, tremenda ida de olla, ridiculo.Pretenciosa,una perdida de tiempo y ni punto de comparacion con Arrival, eso si es cienciaficcion de calidad. Saludos.

    • Fernando Vílchez el

      Es una película que se ampara mucho en lo visual. En ese aspecto, el tramo final es una maravilla. El problema es que Aniquilación parece una película mas trascendente de lo que su mensaje realmente quiere demostrar. No es una mala película, pero tampoco el nuevo mesías de la ciencia ficción que muchos alaban. Un saludo

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Ya tenemos las novedades de mayo de Ediciones ECC. Os dejamos a continuación la nota de prensa: De entre ellas, nos gustaría destacar Historias de…