InicioSeriesAnálisis de 30 monedas. Capítulo 3 temporada 2. Criaturas infernales

Análisis de 30 monedas. Capítulo 3 temporada 2. Criaturas infernales

Bienvenidos todos y todas al análisis del tercer capítulo de la segunda temporada de 30 monedas, titulado Criaturas infernales. Los responsables de la serie ya han colocado todas sus piezas en el tablero y se dedican a jugar con ellas dando rienda suelta al costumbrismo y a la locura marca de las producciones de Álex de la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría.

Aquí puedes ver los análisis de los episodios anteriores

El episodio comienza con un vistazo al infierno un año antes con respecto a la acción principal. Allí asistimos a una reunión impía entre Vergara, Angelo y un Santoro (Manolo Solo) al que no habíamos visto hasta ahora y que también acabó en el averno después de caer del balcón con Vergara. Los tres ven en la sangre de los condenados como Barbrow roba de la Biblioteca Vaticana un libro que según Angelo contiene un temible conjuro que le permitirá invocar a algo más poderoso que el más poderoso de los demonios. ¿Habla de una segunda venida de Jesucristo?

En cuanto al grupo de Segovia, Haruka y Antonio parece que han hecho buenas migas y se dedican a estar en la cima de un aerogenerador para que Antonio pueda sintonizar las locuras que están pasando en el mundo. Una de las cosas más interesantes que dice es que hay muchas tierras con pequeños o grandes cambios con respecto a la nuestra, estableciendo la “original” idea del Multiverso en esta serie. También le cuenta a Haruka que todo esta preparado para la destrucción de nuestro universo y que la única que puede evitarlo es Elena. Mientras, Salcedo y Lagunas llegan a la conclusión de que necesitan entrar en el psiquiátrico donde están los habitantes de Pedraza, así que no les va a quedar otra que hacerse pasar por locos.

barlow libro
Barbrow se hace con un libro muy peligroso

También tenemos tiempo para visitar el Vaticano. El Papa sabe lo que pasó en Pedraza y que hay serpientes en su curia. Reúne a un grupo de cardenales y les va interrogando con un báculo que, cuando el interpelado miente desprende rayos. En ese grupo esta Lagrange, que ve con preocupación como le va a llegar el turno. Pero un poco antes, otro cardenal usa una moneda para derribar el techo sobre un Papa que se salva de milagro, saliendo el resto de clérigos por patas. La Santa Sede ya tiene claro que tiene un gran problema entre manos.

La parte más impactante del capítulo es la referida a Paco y Elena. Se esconden en un asqueroso cuchitril que les presta un amigo de Paco (interpretado por El Langui). Elena por supuesto no está muy contenta con la situación, ha pasado de tener una vida tranquila en su pueblo a vivir unas locuras que no tienen nombre y acabar embarazada sin saber cómo. Para colmo de males, ese embarazo parece ir mucho más deprisa de lo normal. Paco se marcha con su amigo a buscar a una matrona ilegal (Carmina Barrios). Todo parece indicar que para que practique un aborto a Elena pero cuando llegan con ella le dicen que no quiere abortar, quieren que sea su médico durante el embarazo.

langui
El Langui no sabe que hacer con un embarazo como el que tiene delante

El problema es que la mujer ya esta para dar a luz ante el asombro de todos así que no queda otra que arremangarse y afrontar el parto. Un parto que es muy complicado ya que la matrona no logra agarrar al bebe, aunque finalmente la criatura sale del cuerpo de madre de una manera asquerosa. Y si, digo criatura por que lo que sale del cuerpo de Elena es un engredo blanquecino tumefacto con forma ovalada y patas de araña que empieza a corretear por el suelo del sucio cuchitril hasta acabar al parecer muerta debajo de una mesa.

Por otro lado, Merche descubre que el regalo que le hizo Lagrange tenía un precio. Si, ella puede tener una moneda y haber logrado el hijo que tanto quería, pero el grupo de Lagrange tiene más monedas y por lo tanto es más poderoso. Así que la obligan a ir a México para robar las dos monedas que tiene el Cardenal De la Cruz (Carlos Bardem).

De la Cruz recibe a Merche en su guarida, ya que es una invitada con contactos muy poderosos. El Cardenal ha establecido un pequeño feudo donde el trafico de drogas y el culto a la Santa Muerte dan un toque muy macabro al lugar. El hombre solo quiere que le dejen en paz allí, vivir su vida tranquilamente en un rincón del mundo que se ha construido a su gusto y donde es el amo absoluto entre locuras de los narcocorridos y los sacrificios humanos. Así que se ofrece a comprar a Merche su moneda y esta se niega. Pero claro, hay un problema. De la Cruz tiene dos monedas y Merche solo una, así que esta en desventaja. Hasta que descubrimos que nuestra protagonista lleva consigo otras tres monedas que le han prestado los compañeros de Lagrange con lo que derrota fácilmente a su rival haciéndose con las monedas de este.

merche narco
El Cardenal De la Cruz y Merche

Cuando huye se encuentra con un muñeco gigante de la Santa Muerte que ha cobrado vida y que esta a punto de acabar con ella. En su ayuda acude alguien inesperado. Barbrow derriba a la Santa Muerte y monta a Merche con él en su coche para salir de aquel loco lugar mientras vamos a fundido en negro.

Valoración del capítulo

Después de dos episodios bastante calmados y expositivos, sin duda necesarios para enlazar una temporada con otra y presentar los nuevos escenarios y personajes, toca volverse un poco locos.

Este capítulo es el más ágil de todos los que llevamos ya que pasan mil cosas, sin dar un momento de respiro al espectador. Las diferentes escenas se suceden mientras vemos a los distintos protagonistas sobrellevar como pueden lo que va pasando, con un montaje un poco atropellado a veces que no deja respirar algunas tramas ya que todo ocurre muy deprisa.

Esta segunda temporada se había mostrado muy contenida, con una narración bastante tranquila sin que pasara nada especialmente extraño para como son De la Iglesia y Guerricaechevarría. Pero esto se acaba aquí. En el barrio donde se esconden Paco y Elena encontramos el costumbrismo y el gusto por el esperpento propio de los guionistas, con un sentido del humor de trazo grueso que patina en algunas ocasiones, salvándose muchas escenas por el buen trabajo de los nuevos fichajes ya que tanto El Langui como Carmina Barios están soberbios en sus papeles, sobre todo esta última.

barlow
Barbrow es un enemigo temible

Toda la escena del parto esta rodada con una crudeza que particularmente me parece innecesaria y hasta de mal gusto. Los primeros planos de la vagina de Elena totalmente hinchada, notándose a la legua el latex, con la matrona metiendo las manos, con los chillidos de los personajes… En fin, una rallada que al menos, cuando nace la criatura levanta el vuelo con esos planos a ras del suelo persiguiéndola que recuerdan al mejor San Raimi.

Pero hay partes muy positivas. Lo del Papa con su báculo de rayos es otra ida de olla, pero en este caso me parece genial. Si, es muy friky pero es una escena con mucha fuerza y con mucha tensión, con Lagrange a punto de ser descubierto hasta que se salva in extremis.

fofito
El mítico Fofito es uno de los cardenales malvados de la curia

Lo mejor sin duda se lo dejamos a Merche, como la semana pasada. Macarena Gómez esta esplendida dando vida a una mujer tan poderosa y a la vez tan frágil (ahora con el niño tiene un claro punto débil). Y Carlos Barden esta perfecto dándole la replica como ese Cardenal que recuerda un poco al Marlon Brando de Apocalypse Now, un monarca en un reino propio en el que es el amo absoluto. Lo único que no me ha gustado de esta parte es justo el final, con el muñeco de la Santa Muerte que cobra vida a santo de no sabemos muy bien qué (¿podría ser por el propio Barbrow para así poder rescatar a Merche y quedar como su héroe? Un muñeco que, además, como las escenas de la vagina de Elena, podría estar mucho mejor acabado. De todas maneras, estoy deseando ver que puede salir de este dúo Barbrow-Merche, dos personajes que me parecen fascinantes y que pueden tener mucho en común.

En resumen, este capítulo es el más irregular de lo que llevamos de temporada y es necesario que el espectador quiera entrar en el juego que los responsables ofrecen para poder disfrutarlo a fondo. Yo por mi parte, no puedo estar más encantado con una serie que siempre me sorprende a pesar de sus fallos y en la que además las cosas pasan a toda velocidad, un plus con respecto a la temporada anterior donde todo era más lento.

Juanjo Avilés
Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.
ARTICULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos artículos

Comentarios recientes