InicioSeriesFrequency (Análisis de los capítulos)Análisis de Frequency. Temporada 1. Capítulo 13

Análisis de Frequency. Temporada 1. Capítulo 13

Bienvenidos al análisis del último episodio de Frequency, en el cual se atan todos los cabos sueltos… o casi. Si es tu primera vez aquí, te recomiendo leer mis análisis de los episodios anteriores:

Todos viven felices para siempre… o no

Comenzamos el episodio con Raimy abrazando a su madre y luego viendo que Gordo se convirtió en abogado y ahora se viste de traje… ¿soy el único que encuentra similitudes con el final de la primer película de Volver al Futuro? Daniel también se suma a la fiesta y nos damos cuenta de que todo le ha salido más que bien a Raimy en la nueva línea temporal, pues su madre no sólo está viva sino que se convirtió en doctora, y Satch jamás se divorció. De hecho, hay tantas buenas noticias que por un momento me olvidé de un detalle importante; ¿qué pasó con Frank en la nueva línea temporal? ¿Ahora está vivo, muerto, desaparecido? ¿Por qué nadie lo menciona? Recién se trata este tema a la media hora (literal), y Frank murió en un accidente de tránsito tres años atrás, de la misma forma que había sucedido la primera vez que Raimy y Frank cambiaron el pasado.

Cuando todo parecía sacado de un cuento de hadas en 2016, Raimy ve una camioneta con la misma placa que una camioneta que la había estado siguiendo en la línea temporal anterior. Previamente, Raimy había creído que era el Nightingale, pero jamás volvió a ver dicha camioneta ni a conectarla con el caso. No tarda en hacer su trabajo detectivesco y encuentra al dueño en 2016: Robbie Womack, el hermano de Meghan, hijo de Joe.

Robbie, el asesino reprimido en 2016

En 1996, Joe acepta la culpa por los asesinatos que no cometió con tal de proteger a su hijo, como vimos en el episodio anterior. De esta forma, Robbie, quien es el verdadero Nightingale, deja de asesinar e intenta vivir una vida normal en 2016 con su esposa e hijo, aunque notamos que le cuesta contener el impulso de asesinar e intenta enjaular a la bestia rezando como lo hacía su padre. Meghan tiene cáncer, parece que no le queda mucho y vaya casualidad, quien se encarga de cuidarla en el hospital es Julie. En cuanto Robbie la ve, sabe que es la misma mujer a la que intentó matar antes de que su padre se entregara en 1996 y los impulsos asesinos vuelven a aparecer. En este episodio se confirman mis temores: cambiar de antagonista a último momento fue una mala jugada. Recién conocemos a Robbie, no hay modo de que podamos sentir algo por él, ni odio, ni empatía, nada. Es sólo un personaje al cual Raimy debe derrotar para que todos vivan felices para siempre.

En 1996, Frank, Jules y Raimy se van a de vacaciones a una cabaña en una acción completamente apresurada para celebrar… algo. Recordemos que hace dos episodios no podían ni verse a la cara y ahora parecen la pareja más feliz del mundo. Qué rápido cambian las cosas. Satch y Leah también se suman a la fiesta más tarde, y Frank recibe una llamada un tanto rara de Miracella que le anticipa que algo malo se acerca, aunque no queda para nada claro qué (pero vamos, seguro que tiene que ver con Stan, ¿que más podría ser?).

El electrizante y apresurado final

El episodio se pone las pilas recién en los últimos diez minutos. Como Raimy convenció a Frank para que hable con Meghan y Robbie en 1996 para ver si decían algo más antes del juicio de Joe, Robbie decide contarle toda la verdad a Meghan en la escena de exposición más larga de la serie. Yo me pregunto, ¿por qué sucedió esto? ¿En serio quieren hacernos creer que en 20 años Robbie no dijo nada pero porque Frank le hizo un par de preguntas cambió completamente de parecer y a la primera de cambio decide contarle todo a su hermana? La cosa se pone aún peor, pues habíamos visto cómo en 2016 Robbie evitaba matar sólo por su hermana, pero en 1996 la mata porque ésta tiene miedo de él después de toda la exposición. Por si esto no fuera poco, el futuro cambia inmediatamente… qué curioso, en el episodio anterior era todo por capas pero ahora todo cambia instantáneamente. Tengo un problema personal con esta escena, y es el mismo que tuve hace un par de episodios: si Meghan murió en el pasado por las acciones desencadenadas por Frank cuando éste fue a visitarlos, entonces el futuro debió haber cambiado en ese mismo momento, al menos siguiendo la lógica de la serie.

En 1996, Frank descubre que Robbie es el Nightingale mientras que Stan es asesinado por Miracella en la conclusión más patética que podrían haberle dado al personaje. Robbie se mete en la casa de Julie para asesinarla y entonces tenemos la situación más forzada de toda la serie: Jules, Robbie y Raimy juntos en el garage en donde está la radio. La Raimy adulta, una vez más demostrando su completa falta de buen juicio, le dice a Robbie que sabe quién es, amenazándolo, en vez de intentar calmarlo. ¿Acaso ha perdido la cabeza? La única que parece estar en sus cabales es Jules, quien intenta calmar a Robbie, quien le apunta con un arma y asesina al padre de Gordo. Robbie destruye la radio y por tanto Raimy pierde contacto con 1996. Aterrorizada porque lo último que oyó fueron disparos, sale del garage y ve que su casa ya no está llena de luces y de gente sino que está a oscuras.

Uno de los peores finales que he visto

Todo se va al diablo en los minutos finales: Robbie intenta secuestrar a Jules, Frank llega a último minuto y hay un “tiroteo”, comienza a sonar uno de los típicos temas de fondo (no sé a quién se le habrá ocurrido poner esa canción justo en ese momento pero espero que se quede sin trabajo) y parece que Robbie se saldrá con la suya, hasta que aparece Satch y lo detiene. Todos viven felices para siempre y en 2016 Raimy descubre que las luces estaban apagadas porque estaban viendo unos videos en la fiesta de compromiso, y están todos vivos excepto su padre quien no aparece en escena. Todos se abrazan (tanto en el presente como en el pasado) y vemos cómo Robbie aparece fuera de la casa de Raimy en 2016, encapuchado. Y termina el episodio.

Conclusión

Este no fue un buen capítulo. De hecho, me animo a decir que fue de los peores de toda la temporada. El giro del capítulo anterior ya me había dejado bastante frío, pero esperaba que este último episodio sirviera de cierre a la serie, mostrándonos a Robbie enfrentando a Raimy y Frank tanto en el pasado como en el presente, y ver qué diablos hacían con la subtrama de Stan. No lograron manejar nada bien. Para empezar, ya sabíamos desde noviembre que Frequency había sido “cancelada”, y lo digo entre comillas porque todo indicaba a que no iba a haber segunda temporada, aunque lo mismo había pasado con Wayward Pines y al final hicieron otra temporada más (nunca digas nunca). Por lo tanto, desde hace bastante lo me hacía a la idea de que esta temporada sería la primera y última, no sólo por el contrato sino porque no había nada más que contar… la historia ya se sentía bastante en 13 capítulos (fácilmente podrían haber usado la mitad para contar lo mismo) y una segunda temporada no tendría sentido. Pero en los últimos minutos de este episodio comencé a preguntarme si estaba en lo cierto, ya que parecía que todo terminaría en continuará. Y fue así. A medias.

La primer media hora de este episodio es una pérdida de tiempo. Se siente como un episodio de relleno pues ya se ha resuelto (casi) todo en el episodio anterior. Recién en los diez minutos finales vemos que Robbie intenta asesinar a Jules, y todo se resuelve en un abrir y cerrar de ojos. Stan es asesinado por Miracella y no volvemos a saber de él pese a que muere junto a su auto en su casa (si es que en realidad muere), no sabemos qué ocurre con Miracella (aunque para ser honesto no me interesa en lo más mínimo) ni qué ha pasado con el padre de Gordo. ¿En realidad está muerto? ¿Cómo afecta esto al futuro, qué pasó con Gordo? Ni se habla del tema. ¿Qué sucedió con el detective Kyle, con quien perdimos tanto tiempo durante varios episodios? ¿Qué sucedió con Joe al enterarse de que sus hijos habían muerto? ¿Qué sucedió con Robbie en la nueva línea temporal? Casi parece que el equipo encargado del show se dio cuenta durante los últimos diez segundos de que éste era el último episodio y dijeron “intentemos darle un cierre a la serie en vez de filmar el episodio de nuevo y hacer que tenga sentido”, y eso fue lo que obtuvimos.

Meghan muere y ni siquiera se habla de eso, la serie pierde la oportunidad de mostrar a Frank apareciendo en la fiesta de compromiso de Raimy en 2016, queda todo en el aire. Ni siquiera vemos una conclusión satisfactoria para los eventos sino que todo queda ahí, suspendido con hilos. El final con Robbie espiando la casa de Raimy se sintió como el final de un episodio más y un intento barato de ver si pueden conseguir una segunda temporada (yo espero que no). No me esperaba el mejor final de todos los tiempos pero este episodio se ha ganado un merecido puesto en mi lista de peores finales que he visto en una serie de televisión. Por favor, 12 Monos, no me decepciones. Saludos a todos y sean felices!

Ex colaborador de la web
Ex colaborador de la webhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ÚLTIMOS COMENTARIOS