InicioCineCrítica de 13 Horas. La película que agranda el mito de Michael...

Crítica de 13 Horas. La película que agranda el mito de Michael Bay

Todos los dioses, todos los cielos, todos los los infiernos, están en tu interior

La frase, repetida por tercera vez al final del film, se convierte en el bastón donde sostenerte para evitar caer derrumbado ante semejante demostración de talento.

Sí, hablamos de Michael Bay.

fotonoticia_20150729142650_800

Seguramente haya quien no admita más oportunidades para un director a veces incapaz de gestionar un film sin saturarlo de sí mismo y otros quedarán rendidos ante la evidente contundencia audiovisual que a veces no logra sobrevivir ante el caos y la falta de equilibrio. Quizá sea el hecho de que, al tratarse de un film basado en hechos reales, Michael Bay, en un ejercicio de pura lucidez, extrema precauciones y se limita casi exclusivamente a ser exhaustivo con los hechos y no alimentar sus impulsos propagandísticos. Se ciñe al contexto con rigor, y solamente gracias a pequeños detalles abre la puerta a la polémica, porque aunque quede de manifiesto su principal virtud, un thriller de acción ejemplar, donde aparece el Bay maduro y modelado en su mejor versión, dentro se esconde un film anti-belicista brutal y una protesta furibunda contra la manipulación informativa.

Me parece que Hogan se luce en ese aspecto, y Bay lo sabe plasmar sutilmente sin salirse del tiesto, o sin parecer puntilloso. Deja bastantes pistas durante toda la película a modo de cigarette burns con la suficiente relevancia para que se pueda procesar perfectamente por donde va el análisis del film más allá de su contexto principal.

Bay consigue un milagroso (viniendo de él) equilibrio entre el proceso de relatar la heroica y denunciar el fracaso con la vigorosa fuerza audiovisual que atesora como director de acción y una cortesía sorprendente y sensible a la hora de plasmar a sus héroes.

snap_2016_05_26_08h28m00s110

Pero sobre todo, Bay no quiere ser evidente, deja caer detalles sobre las incongruencias en la versión oficial de los hechos, y continua a lo suyo, cocinando a fuego lento un panorama que se estrecha a cada segundo, acumula tensión y termina explotando. Entonces aparece el Bay coordinado, lúcido, y saca a pasear su repertorio de manual experto para lucirse en un espectáculo pirotécnico portentoso y terrorífico por igual, iluminado por reflejos, farolas amarillentas, fogonazos de AK´s y M14’s, explosiones de lanzacohetes, y gracias a la impresionante fotografía de Dion Beebe (habitual de Michael Mann) retrata cualquier situación con un nivel de realismo, nitidez y claridad de colores fríos de una belleza fascinante. Pocas veces he visto un combate nocturno tan abrumador y cercano, donde alcanza su punto álgido en el clímax final, envuelto en una espesa neblina que rodea el perímetro del recinto llamado ‘Zombieland’ como si de un film de terror se tratara. Pietro Scalia, cómplice de Ridley Scott, lidera el equipo de editores del film, logrando proporción, ritmo, dejarse llevar por el caos y permitir respirar la espectacular planificación.

En definitiva, al menos para mí, un film ejemplar, meritorio si cabe, de un realizador que parece redimirse por completo, sacando lo mejor de sí mismo, acertando plenamente en la proporción, el equilibrio, la sutileza y la pulcritud en determinados planos significativos y desde luego en el mensaje.

No resulta anecdótico que se mencione un pasaje de The Power of Myth del profesor Joseph Campbell, ni desde luego queda como un simple recurso para pronunciar una poderosa frase. Toda la película está procesada desde el estudio que realizó Campbell sobre el monomito o viaje del héroe. Judgad vosotros si el director acierta, o no. Y judgad si pretende ser populista, demagogo, o fascista. A mí me pareció alguien que quiso contar el triunfo heroico de unos trabajadores en medio de un fracaso monumental que derivó en algo mucho peor.

13 Hours- The Secret Soldiers of Benghazi
A mi modo de comprender el cine de Michael Bay, el mejor hasta la fecha. Además consigue eximir y a la vez redimirse a modo terapéutico de todos los excesos que lo han acompañado desde sus inicios, y en menor medida, dejar sin argumentos a quienes lo han vapuleado sin piedad, lastrando todos los atributos ponderables que atesora hasta tal punto, que cualquier momento de lucidez quede menguado o solapado por su eterna leyenda de director de encefalograma plano. Porque tratandose de Bay, y creo que estaremos todos de acuerdo, nunca sabes qué te vas a encontrar.

Sobre todo, cotejar el film con la versión oficial. Escarbar, profundizar en la verdadera naturaleza de la realidad.
El triunfo de Bay
El mito de Bay.

 

Título original: 13 Hours: The Secret Soldiers of Benghazi / Año:2015 / Duración: 144 min. / País: Estados Unidos Director: Michael Bay /Guión: Chuck Hogan (Libro: Mitchell Zuckoff) /Música: Lorne Balfe /Fotografía: Dion Beebe / Productora: Paramount Pictures / 3 Arts Entertainment / Reparto: James Badge Dale, John Krasinski, David Denman, Pablo Schreiber, Max Martini,Dominic Fumusa, Alexia Barlier, David Costabile, Peyman Moaadi, Matt Letscher,Toby Stephens, Demetrius Grosse, David Giuntoli, Mike Moriarty, David Furr.

Ex colaborador de la webhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

1 COMENTARIO

  1. Mucho le queda a Bay para ser simplemente “algo” parecido a un mito. Pero es una opinión. Al igual que la tuya.
    Y en cuanto a este film. Si, veo es árbol y sus bonitas hojas verdes yvolor esperanza. Pero escarbo en la tierra y llego a su raíz. Es ahí donde veo lo que realmente ofrece. Y no es más que lo contrario.
    Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS