Análisis de Juego de Tronos. Temporada 6. Capítulo 9

2

¿No queríais batallas ? Pues aquí tenéis una y media. El rocío de la mañana nos dejaba en el Norte la confrontación entre los bastardos y al otro lado del Mar Angosto la defensa de Mereen ante el asedio de los Amos. Nuestra sed de lucha ha sido saciada. Así como la de justicia. Comenzamos.

El capítulo comienza con Daenerys observando cómo la flota de los Amos ataca las murallas de su ciudad. La Que No Arde piensa solucionar tal entuerto por la vía rápida y contraatacar dejando un reguero de sangre y destrucción por todas las ciudades esclavistas. Gracias a los dioses tiene a Tyrion a su lado para contradecirla. El Medio Hombre le hará recordar por qué su padre, el Rey Loco, tuvo que ser asesinado por Jaime. Ningún gobernante sanguinario es querido y respetado. Ni mucho menos recordado. Al menos no como Daenerys ansía. Aún así la intervención de los dragones será necesaria. En un abrir y cerrar los ojos los Amos serán derrotados tras varias demostraciones de fuego y poder a cargo de los espectaculares reptiles. Dos de los Amos pagarán con su vida por la osadía de atacar a la Reina rompedora de cadenas y el tercero será liberado para poder contar lo que ha sucedido. Después de la batalla Daenerys y Tyrion se reunirán con Theon y su hermana que han llegado a puerto y ofrecen su flota a la causa a cambio de que les ayuden a recuperar el Trono de Sal. Tras parlamentar un poco y acercar posiciones se sellará la alianza que finiquita la elaboración de un ejército poderoso en los tres medios, aire, mar y tierra. En teoría no habría quien pudiera con ellos. Esperamos su llegada a Poniente en la próxima temporada.

Juego de Tronos 6x9 Las cosas que nos hacen felices 2

Y así llegamos a la batalla esperada durante toda la temporada. Y toda espera tiene su recompensa. En un primer encuentro Jon ofrecerá al sádico Ramsey Bolton luchar uno contra uno para dilucidar el resultado del entuerto. Ramsay, que puede ser cruel y violento pero no tonto, declina el ofrecimiento. Por lo que se emplazan al amanecer para iniciar la lucha de ejércitos. Esa noche, víspera de la batalla, Davos paseará por las afueras del campamento y accidentalmente descubrirá la hoguera donde se quemó a la hija de Stannis. Comprenderá el acto salvaje que Melisandre alentó y, aunque no lo dice, sabemos que no perdonará. Pero no será en este capítulo.

Juego de Tronos 6x9 Las cosas que nos hacen felices 1

Bajo un cielo nublado iluminado por los primeros estertores de la alborada comenzará el enfrentamiento final. Ramsey saldrá a vanguardia con Rickon, el hermano de Jon y Sansa, a quien liberará de sus ataduras y ordenará que corra al encuentro de su familia. A medio camino comenzará a disparar flechas al joven Stark que avanza hacia Jon que a su vez también corre a su encuentro. Justo cuando van a encontrarse, una flecha disparada por el bastardo Bolton atravesará el corazón de Rickon que morirá a los pies de Jon. Esto será lo que provocará el arranque de los dos ejércitos que se enfrentarán en un choque espectacular de caballos, acero y sangre. La batalla será larga y entretenida. En varios momentos creeremos que Jon va a caer sin remedio, así como su amigo salvaje. El enfrentamiento llegará a un momento clave en el que Ramsay con una hábil maniobra envolvente rodeará al ejército superviviente en lo que parecerá el fin para los Stark y sus aliados. Los Bolton avanzan poco a poco protegidos por sus escudos y clavando sus lanzas en los cuerpos enemigos. En un desesperado intento de sobrevivir los soldados acosados se encimarán contra los Bolton en una sangría que tan sólo puede aventurar un final. Pero cuando todo parece perdido hace presencia en escena el Meñique que lanzará a los Caballeros del Valle al rescate de Jon y sus compañeros. Esto decantará la batalla del lado de los buenos. Ramsay se retira al castillo donde cree que puede hacerse fuerte y aguantar el tiempo que haga falta. Pero eso no ocurre cuando el otro ejército tiene un gigante. Un par de empujones serán suficientes para echar la puerta abajo. Tras este movimiento veremos caer al último de su estirpe. Ya no hay gigantes en Poniente. Jon se avalanzará hasta Ramsay para propinarle una soberana paliza pero sin matarlo. Ese acto queda reservado para Sansa, la cual dejará al sádico personaje a merced de sus hambrientos perros y éstos no guardarán el mínimo respeto hacia su amo. Al fin un justo final para un ser repugnante. Nada de envenenarlo en una copa y ya está. Ahora sí hay justicia. Y esperanza. Hasta aquí el episodio de esta semana y casi cerramos la temporada. Quedaros con la frase que le dice Jon a Sansa:  ¨ Se han ganado batallas con peores expectativas¨. Esa es la actitud que necesitamos en estos tiempos.

Un abrazo a todos.

 



el autor

Escritor y superviviente. Autor del libro ¨Mi faro en las Estrellas ¨ disponible en Amazon. Pienso y algunas veces acierto.

2 comentarios

  1. La verdad es que le dieron a Ramsay Bolton la muerte que yo habia imaginado y me encantó, muerto por sus propios perros. El tipo se merecia morir desde hacia tiempo y al fin le llegó la hora. Las imagenes de la batalla para mi son de las mejores de batalla que he visto nunca. No tienen nada que envidiar de El Señor de los Anillos por ejemplo, que se decia que su batalla en el Abismo de Helm era la mejor secuencia de batalla grabada. A mi me encantó y estuvo hecho de manera que parecia que Jon iba a morir por segunda vez, sobretodo teniendo en cuenta su charla previa con Melisandre y al final no. Magnifico!

  2. Capítulo espectacular! Disiento con algunos que se quejaron porque todo en él, haya sido previsible. La verdad que si lo previsible se muestra así, bienvenido sea. Estupendo, desde los dragones en Meereen hasta el final de Ramsay. Lo único lamentable, es que sólo queda un capítulo y después a esperar casi un año a una temporada que parece, será más corta aún de lo habitual.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
"Todos los dioses, todos los cielos, todos los los infiernos, están en tu interior" La frase, repetida por tercera vez al final del film, se…