InicioSeriesAndor (Análisis de los capítulos)Análisis de Andor. Temporada 1. Episodio 10

Análisis de Andor. Temporada 1. Episodio 10

Bienvenidos a la rebelión, a la revolución y a un nuevo análisis de Andor, una serie que no lo peta en audiencias (o eso dicen) pero que ha iniciado el rodaje de su segunda temporada. Y nosotros nos alegramos. Os dejo con el enlace a los análisis anteriores y vamos al lío.

Prison Break

No han sido muy sutiles. No lo han planificado de forma espectacular. Algunos han muerto por el camino pero Cassian Andor y sus compañeros, con la inestimable ayuda de Kino Loy, se han fugado de la prisión del Imperio en Narkina 5.

Kino Loy (Andy Serkis) deviene en el auténtico protagonista del episodio. Es verdad que Cassian le da un empujón pero él asume la situación y pasa de preso pelota y conformista a líder revolucionario. Cassian Andor es consciente de su carisma como líder sindical venido a menos y le incita a que suelte un discurso de los que hacen época. La tragedia es que Kino no sabe nadar y no hay otra forma de escapar. Y si la hay no la han mostrado porque el destino del personaje perdería fuerza dramática. Aun así, esperamos que haya saltado y dado unas cuantas brazadas para alcanzar la libertad.

andor

La tradición de Chandrila

El grueso de la acción se ha centrado en la fuga de Narkina 5, dotando al episodio de drama y emoción como hacía tiempo no veíamos. También hemos tenido algunos incisos interesantes. El primero se centra en Mon Mothma, que recibe una propuesta de matrimonio tradicional chandrillano para su hija, por parte de quien debería ayudarla a mover sus fondos. De momento no ha aceptado pero igual es cuestión de tiempo.

La traición de Lonni Jung

¿Y quién es Lonni? Pues Lonni Jung es un supervisor del BSI que hasta ahora ha pasado desapercibido, al igual que nos había pasado desapercibida toda la trama que hablaba de tenderle una trampa a Anto Kreegyr, lider de la facción guerrera con quien Saw Gerrera debía reunirse a instancias de Luthen Rael.

En realidad lo de Kreegyr tampoco tiene mucha importancia. Lo interesante es que Lonni Jung (interpretado por Robert Emms, el Pitágoras de esa serie a reivindicar, como fue Atlantis) es en realidad un agente de Luthen Rael que, gracias a la información proporcionada por el mismo, ha ido escalando posiciones en el BSI hasta el punto de llegar a justificar que su tapadera vale más que la vida de 50 miembros de la rebelión.

Lonni informa a Luthen de la existencia de Dedra Meero y de la trampa que han tendido a Anto Kreegyr, a lo que Luthen responde que le da igual, que si avisa a Kreegyr se destapará que hay un agente rebelde en el BSI. Al mismo tiempo le miente descaradamente diciendo que no tuvo nada que ver con el robo de Aldhani.

Es en este punto, en esa escena donde Lonni se reúne con Luthen, en el discurso de este acerca de lo que ha sacrificado y está dispuesto a sacrificar, donde nos damos cuenta de que esta serie vale la pena, de que destaca muy por encima del resto de productos de la franquicia galáctica.

Ruescott Melshi

Y de Lonni Jung pasamos a Ruescott Melshi. Admito mi culpa. Se me pasó la referencia pero no es mal momento para recuperarla porque Ruescott Melshi, compañero de Cassian Andor en la prisión Narkina 5, es quien, en la escena final del episodio, le acompaña en su fuga al llegar a la costa.

Y es importante porque Ruescott Melshi, encarnado por el actor Duncan Pow, es quien lidera el comando que libera a Jyn Erso al principio de Rogue One: una historia de Star Wars, formando parte de la unidad que se une al grupo de Cassian en la batalla de Scarif y muriendo en el planeta junto al resto de héroes rebeldes. No se puede estar en todo y a mí tanta referencia medio escondida ya me agobia un poco.

El discurso de Luthen

Terminamos con lo que para mí es más importante que la identificación de un soldado anónimo de la Alianza Rebelde en una prisión imperial. Podría marcarme un tanto y decir que es cosa mía pero no, lo he sacado de otra web y me ha gustado. No estaría bien modificarlo así que lo transcribo directamente traducido.

Se trata de una reflexión muy acertada acerca del discurso de Luthen Rael, de sus métodos y de cómo acaba por convertirse en lo que más odia:

El episodio 10 de Andor cierra con Luthen reconociendo la necesidad de héroes que inspiren la rebelión, antes de pasar al mismísimo Cassian Andor mientras huye del Imperio. Esta es realmente la historia de origen de la Alianza Rebelde, que revela la única forma de derrotar al lado oscuro de la Fuerza.

El episodio 10 de Andor revela que la prisión del Imperio tiene la forma del logotipo imperial. A primera vista, esto parece ser nada más que un huevo de Pascua genial de Star Wars, pero en realidad es una imagen poderosa que representa el tipo de sistema que el Emperador ha construido en toda la galaxia.

El Imperio es una prisión, una donde a cada persona se le ha asignado su lugar, y el miedo los mantiene bajo control. La esperanza de cambio, la esperanza de escapar, no es más que una ilusión. Cuando el Imperio considera que la utilidad de una persona ha terminado, la matan. En opinión de Palpatine, solo hay una forma de salir de su Imperio; muerte.

Sin embargo, la fuga de Cassian Andor muestra la única forma real de romper el Imperio. Entiende que el Imperio no lo vigila todo, de hecho no puede vigilarlo todo. Palpatine creó supercomputadoras del tamaño de un planeta para monitorear la galaxia, y estableció y autorizó a la Oficina de Seguridad Imperial (BSI) para monitorear cualquier amenaza potencial, pero incluso estos tienen pocos recursos en comparación con el tamaño de la galaxia.

Todo lo que se necesita para que ocurra la rebelión es que la gente se dé cuenta de que el Imperio no puede controlarlo todo. Una vez que comienza la comunicación, el sistema comienza a colapsar. La verdadera rebelión finalmente ocurrirá cuando la gente abandone el sistema imperial, justo cuando los prisioneros que escapan saltan a las aguas.

El episodio 10 de Andor presenta un hermoso momento en el que Luthen habla con su informante dentro del BSI, una de las escenas más poderosas en la era de Star Wars de Disney hasta la fecha. El misterioso líder rebelde interpretado por Stellan Skarsgård a menudo ha parecido una especie de figura de Palpatine, pero aquí se parece a Darth Vader en El Imperio Contraataca, obligando a otros a servir a la incipiente Alianza Rebelde.

Luthen es plenamente consciente de que se ha convertido en todo lo que se opone, sin embargo, admite que ve esto como una necesidad si se quiere derrotar al Imperio. Sin embargo, irónicamente, Luthen muestra sin darse cuenta por qué Palpatine no temía la rebelión. El Emperador entendió que hay otra dimensión en esta lucha, una batalla en la Fuerza entre la luz y la oscuridad.

Como explicó el cocreador de Star Wars: The Clone Wars, Dave Filoni, en The Art of the Mandalorian, “La Fuerza existe naturalmente en equilibrio; ese equilibrio se pierde cuando alguien elige ceder a sus miedos y luego se sale de control y se vuelve egoísta. elección tras elección egoísta. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento… La elección entre la oscuridad y la luz suele ser sutil y no se limita a los Jedi y los Sith. Todo el mundo lucha con el equilibrio entre la luz y la oscuridad. ”

Palpatine no temería la rebelión de Luthen, precisamente porque Luthen estaba trabajando dentro del sistema que el Emperador había creado, empleando las herramientas del lado oscuro: miedo, ira, odio y sufrimiento. Luthen es una criatura del sistema imperial tanto como las personas a las que ha matado.

Sin embargo, Luthen parece consciente de esto. Sabe que es una criatura de la oscuridad y cree que está luchando por un amanecer que no verá. Ese amanecer romperá en Rogue One: Una historia de Star Wars, cuando Jyn Erso le recuerda a la galaxia que las rebeliones se basan en la esperanza en lugar del miedo. La brillante luz del día llegará con los gemelos Skywalker, la “gran esperanza” que inspirará a la galaxia a levantarse contra el Imperio.

Luke y Leia estarán en el lado luminoso de la Fuerza, negándose a tomar las armas del Imperio en sus propias manos, creyendo en cambio de otra manera. Leia perderá su mundo natal de Alderaan y, sin embargo, seguirá luchando por esperanza y no por odio. Luke será tentado por el lado oscuro, pero finalmente bajará su sable de luz y confiará en el poder del amor redentor. Llegará el ansiado amanecer y el día de Luthen.

Quizás es algo rebuscado (y algo extenso, la verdad). Quizás los creadores de Andor y de Rogue One: una historia de Star Wars no pretendían hacer una reflexión profunda acerca del bien y del mal, de la lucha entre los oprimidos y los opresores pero como análisis de la serie es muy interesante y mucho mejor de lo que yo suelo aportar. Un saludo, sed felices y que la fuerza os acompañe.

Pedro Pérez S.
Pedro Pérez S.
Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ÚLTIMOS COMENTARIOS