InicioSeriesAnálisis de Andor. Temporada 1. Episodio 11

Análisis de Andor. Temporada 1. Episodio 11

Bienvenidos a la rebelión. Bienvenidos al análisis del penúltimo episodio de la temporada de Andor. Nos enteramos de que Disney+, ante la escasa audiencia de la serie, emitirá sus primeros episodios en abierto en USA a través de otros canales, como ABC o Hulu. Nos alegramos, a ver si así algunos se quitan de encima prejuicios y se enganchan a la mejor serie de Star Wars, mandoloriano incluido.

Hija de Ferrix

Maarva, la madre adoptiva de Cassian Andor, ha muerto. En Ferrix todo está a punto para que su cuerpo pase a ser un ladrillo. Literalmente. Los del BSI están al acecho, por si Cassian aparece para el funeral. De igual forma, Cinta también anda por ahí, camuflada de tabernera, para atar ese cabo suelto que es Cassian.

¿Y por donde anda Cassian? Pues al principio del episodio sigue en Narkina 5, junto con Ruescott Melshi. Ambos caen en la red de unos pescadores y están a punto de regresar donde el Imperio pero a dichos pescadores no les hace gracia quienes han contaminado su mar construyendo una enorme prisión en medio del planeta. Cassian y Melshi tienen suerte y logran salir del planeta, rumbo a Niamos.

Andor

En Niamos, Cassian recupera el dinero que escondío antes de ser condenado a prisión, junto con dos pistolones. Los caminos de Melshi y Cassian se separan por el momento y el episodio nos deja con la incógnita de si Cassian acudirá al funeral de Maarva. Por allí andará también Syril, un personaje que a cada episodio se me antoja el más innecesario de la serie.

Tradiciones chandrillanas

Mientras Cassian Andor trata de salir de Narkina 5, Vel intenta contactar con Luthen para advertirle del funeral de Maarva. Tras su infructuosa visita a la tienda de titiritero de la rebelión, Vel visita a su prima Mon Mothma para asistir atonita a la ceremonia tradicional en la que la hija de Mothma se halla inmersa. Parece que esto de casarse a temprana edad no está tan superado como parecia. Por lo menos Mon Mothma tiene algo de tiempo para sincesarse sobre su situación.

Por último hay que fijarse en Luthen Rael, quien ha ido a visitar a Saw Gerrera. El partisano se apunta a un bombardeo y a lo que sea pero Luthen, en consonancia con el discurso del episodio anterior, le disuade de acompañar a Anto Kreeger al matadero. Gerrera es un iluminado, un fanático al que presta su ojo bizco un gran Forest Withaker para enfatizar su locura pero no es tonto. Llamalo guerra, le dice a Luthen al final de su conversación.

Por cierto que la nave de Luthen, The Fondor, se ha ganado un puesto como una de las naves más molonas de Star Wars, escapando de un rayo tractor y destruyendo un par de cazas ties a base de girar sobre si misma con unos lasers activados, tal cual el sable doble de Dath Maul. Chupate esa, Din Djarin.

Viejos conocidos

Ruescott Melshi se ha ido (por el momento) pero aparece un personaje que también formará parte del elenco de Rogue One: una historia de Star Wars. Y es que uno de los pescadores que capturan a Cassian Andor y Melshi es Cycyed Ock, un kerediano al que se ve junto a Saw Gerrera en Jedha. Para más señas, es el de la izquierda, el del ojo biónico.

Otro viejo conocido es el crucero que trata de capturar la nave de Luthen. Se trata de un crucero Arrestor clase Cantwell. Esta nave fue diseñada originalmente por Colin Cantwell, el artista conceptual que trabajó en la primera película de la saga. Dicho diseño fue descartado, aunque alguno de sus elementos  se incorporaron a la Estrella de la Muerte, en particular el plato, que Cantwell había imaginado que enfocaba el rayo tractor.

Posteriormente los bocetos de Cantwell fueron descubiertos por el equipo de producción de Han Solo: una historia de Star Wars y la nave apareció en esa película, renombrada en honor de su creador.

Quiero acabar señalando la relación que se establece entre el amigo de Cassian que prepara el funeral de su madre y B2EMO, el robot que Cassian y Maarva tenían. No es raro en Star Wars que su trate a los droides como seres vivos con sentimientos. Nos lo han mostrado muchas veces, tanto en la relación de Luke Skywalker con R2-D2 y C-3PO como en la Poe Dameron con BB-8.

Sin embargo hay que resaltar que ese trato de igual a igual siempre se da a través de la relación entre un droide y miembros de la Alianza Rebelde, los héroes de la saga. Jamás se ve que miembros del Imperio traten a los droides como humanos. Igualmente tampoco se ven aliens en las filas imperiales. ¿Por qué? Pues sencillamente porque el Imperio Galáctico, totalitario, opresor, es también un Imperio racista. Y eso es totalmente intencionado desde 1977. Las filas del Imperio están formadas únicamente por humanos, salvo que bajo el casco de un soldado de asalto se escondan aliens que no hemos visto pero no creo que sea el caso.

En resumidas cuentas, un gran episodio que sirve para poner las piezas en el tablero de cara al episodio final. ¿Caerá Cassian Andor en la trampa que supone acudir al funeral de su madre? ¿Escapará Bix de las garras del Imperio? ¿Confluirán todos en Ferrix? Nos leemos en el episodio final de Andor, la próxima semana. Un saludo, sed felices y que la fuerza os acompañe.

Pedro Pérez S.
Pedro Pérez S.
Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ÚLTIMOS COMENTARIOS