Análisis de Arrow. Temporada 5. Capítulo 17

5

Bienvenidos una vez más al análisis del episodio de “Arrow” 5×17 titulado “Kapiushon” que significa Encapuchado. Éste ha sido un episodio prácticamente centrado en su totalidad en el pasado, en los flashbacks, que han conectado de forma maravillosa con lo que le sucedía a Oliver en el presente, siguiendo donde lo dejó el episodio anterior, con Oliver Queen capturado por Talia Al Ghul (que no aparece en todo el episodio) y Prometheus, quien está dispuesto a torturarle. Quienes me conocen saben que éste fue un episodio que hacía tiempo que estaba pidiendo. En las dos primeras temporadas conectamos mucho con los flashbacks no solo porque estos tuvieran una historia interesante, muchas veces mejor que la del presente, sino porque hubo un episodio de cada una de esas dos temporadas en las que la trama se basó en los flashbacks, conectando a veces con el presente. En ambos casos, por cierto, tenía una especial importancia Slade Wilson. Esto es algo que no sucedió en los flashbacks de las temporadas 3 y 4 y a parte de que tenían una historia mucho menos atractiva, para mi, el hecho de que no tuvieran un episodio centrado en ellos hizo que fuesen historias que no enganchaban y simplemente eran conexiones con el presente en algunos paralelismos. Si a eso sumamos que muchas veces la temporada tiene parones y entre ellos algún episodio donde no hay flashbacks o estos son de otro personaje, hacían que estos fuesen cada vez menos interesantes. Por ejemplo para mí, los flashbacks de la 3ª son atractivos si miras la serie del tirón, porque no te pierdes detalles y lo recuerdas todo al tenerlo muy fresco, pero en cambio son bastante sosos si lo miras con pausas. En éste sentido, por fin, me dieron un episodio que iba pidiendo desde hace tiempo y he de decir que el resultado fue magnífico. La única lástima es que nuevamente hemos tenido unas cifras bajas para el show, en 1,32 millones de espectadores con cifras de 0,5/2 en la franja de edad de 18-49 años en los demográficos, un límite histórico en la serie. Sin lugar a dudas, el capitulazo que fue merecía mucho más.

 

Se necesita a un monstruo para vencer a otro

 Ya en la previa del episodio, cuando nos sueltan lo que pasó en “episodios anteriores”, que no necesariamente es lo que pasó directamente en el episodio anterior, sino la información que necesitarás tener en cuenta, nos empieza con imágenes de la temporada 4 en Lian Yu. En ellos vemos a Taiana, pero tranquilos, no hemos regresado a la pésima temporada 4, seguimos en la maravillosa 5ª temporada. Sin embargo, éste episodio conecta claramente con el fin de los flashbacks de la temporada anterior, cuando Taiana, temiendo en lo que se estaba convirtiendo debido a la posesión del tótem mágico, le pidió a Oliver que le matara, pero que le prometiera que iría a Rusia para hacer frente a Kovar, un tirano que aterrorizaba a su pueblo y que para ello necesitaba que fuese un monstruo, porque solo así se puede derrotar a otro monstruo. Y ha habido varias referencias a esto en todo el capítulo.

Mientras en el presente Adrian Chase o Simon Morrison como prefiráis llamarlo, está torturando a Oliver, en el pasado vemos como éste quiere cumplir a toda costa su promesa y matar a Konstantin Kovar. Chase tortura a Oliver diciéndole que quiere que confiese, aunque Oliver no sabe a qué se refiere. Entre las torturas se incluye pasar 145 segundos sin respirar bajo el agua, ya que estos son los minutos que tardó Justin Claybourne a morir ahogado, puesto que no murió de las heridas de flecha que Oliver le disparó. Como Oliver no confiesa, porqué tampoco sabe a qué se refiere Chase, éste le dispara 3 flechas, como él hizo a su padre. Posteriormente, vemos como la tortura de Prometheus pasa a llevarle una demacrada Evelyn Sharp, que llevaba muchos episodios sin aparecer, en la celda de Oliver. Chase tira un cuchillo en el suelo y dice que solo uno de ellos logrará salir de ahí. Sin embargo, avisa a Oliver que si no la mata, verá como él mismo le romperá el cuello a la chica. Oliver tratará de convencer a Evelyn de que le dé el cuchillo para que pueda quitarse las esposas y así ambos podrán sorprender a Chase cuando éste entre en la celda, pero Evelyn rechaza la propuesta e intenta atacarle, aunque sin mucho convencimiento ya que un Oliver atado logra ganarla de un golpe. En ese momento entra un Chase enfadadísimo en la celda y le rompe el cuello a Evelyn. La tortura, tanto psicológica como física sigue, hasta el momento en el que Oliver no pueda más y estalle gritando que mataba a todas esas personas porque le gustaba, porque le encantaba hacerlo. Es justo ahí cuando Chase lo suelta y le deja regresar a casa. Chase actúa, de momento, como en lo que se conoce en psicología como un “ángel redentor”. Evidentemente de ángel no tiene nada, pero en términos psicológicos se le llama así al que por medio de la tortura, trata de “curar” a los demás en situaciones límites. ¿Os suena Saw? Esas películas donde aparece un maníaco que juguetea con criminales haciéndoles pasar por toda clase de pruebas macabras con las que si lo hacen bien podrán salvarse y empezar una nueva vida viendo el castigo que recibieron y que si no lo hacen bien sufrirán una de las más horribles muertes posibles. Pues Prometheus parece ser algo parecido, al menos en éste episodio.

¿Por qué conecta esto maravillosamente con los flashbacks? Porque en éste episodio vemos como Anatoly es el primero en darse cuenta que Oliver disfruta matando y no se cree la idea de Oliver de que un trozo de tela pueda diferenciar sus dos “personalidades”. En el anterior episodio vimos como Oliver y Anatoly iban a por Gregor, el Pakhan de la Bratva y contra todos sus hombres. Poco antes de morir, Oliver le tortura sacándole una bala que tenía en un brazo, para que les dé información acerca de sus tratos con Kovar y éste les dice que van a morir igualmente. Para saber más de esto, Anatoly, como nuevo Pakhan va a reunirse con Kovar. Y allí nos encontramos con una pequeña sorpresa y es que Malcolm Merlyn está reunido con él haciendo negocios y citan a las empresas Unidac, que fue la que creó la máquina de terremotos, por lo que parece que Kovar tuvo algo que ver en la Iniciativa, el plan maquiavélico de Merlyn con el que quiso arrasar los Glades y a todos sus habitantes. Gracias al encuentro con Kovar, Anatoly descubre que éste quiere dar un golpe de Estado en Rusia y hacerse con el control del país. Sabe que no tiene suficiente gente como para derrocar a un ejército como el ruso, pero sí puede matar a los cabecillas del país con un gas. Al fracasar en su intento de detenerlo cuando trasladan el gas, Oliver convence a la madre de Taiana para que le ayude a derrotar a Kovar, pues sus dos hijos murieron y es lo que querrían y le pidieron que hiciera. Su madre le ayuda, pero le pregunta a Oliver quien los mató. Oliver sabe que fue él quien lo hizo, pero no le puede decir tal cosa así que le dice que lo hizo un monstruo, clara demostración que tiene muy en mente su última conversación con Taiana.

Durante el episodio vemos varios momentos en los que Oliver se muestra frío e implacable cuando interpreta su papel de monstruo encapuchado, especialmente un momento en el que tortura a uno de los hombres de Kovar para sacar información. Algo que incluso Anatoly, todo un gángster de tradición familiar y el líder absoluto de la Bratva, considera sus métodos inhumanos. Finalmente en los flashbacks le vemos hacer frente a Kovar, impidiendo que su plan salga tal y como éste esperaba, aunque sí mata a mucha gente con el gas. Oliver lo derrota y cuando podría elegir entre hacer justicia o matarlo, decide matarlo, lo que en los paralelismos presente-pasado coincide con el momento en el que Oliver confiesa gritando a Adrian Chase que mataba porque le gustaba, porque le encantaba. Antes de dejarle ir, Chase le hace un “último regalo” a Oliver, quemándole su tatuaje de la Bratva, mientras que en el flashback vemos como le hacen esta marca y lo ascienden a capitán, a pesar de que Oliver confiesa a su amigo Anatoly que no piensa quedarse en Rusia, lo que ya nos indica que está planeando regresar a la isla y trazar un plan para que le encuentren allí.

Posteriormente, ya de vuelta en el presente, Oliver regresa al búnker donde vemos como sus compañeros le estaban buscando y descubrimos que han pasado 6 días desde que Chase secuestró a Oliver, por lo que la tortura ha durado todos estos días. Allí, un Oliver hundido, les dice a sus compañeros que se acabó, que piensa desalojar el local. Su lucha contra el crimen y actuar como un justiciero encapuchado se ha acabado. Oliver se ha creído el discurso de Adrian Chase de que le destroza la vida a todos aquellos que le han conocido y que no quiere que Diggle y Felicity, con quienes empezó su cruzada, descubran como es en realidad. El problema de todo esto es que Oliver se ha creído el discurso de Chase por lo importante de su confesión, éste es su verdadero secreto que quería ocultar cuando regresó a casa y mató a los que le raptaron a él y a Tommy. No su doble vida, no su cruzada contra el crimen, no sus habilidades para la lucha, sino sus ganas de matar. ¿Pero Oliver sigue siendo así? No. Y no es así porque él mismo cuando confiesa lo hace en pasado “me gustaba”, no en presente. Luego, vimos como en la temporada 2 dejó de matar e incluso le perdonó la vida a Slade Wilson, quien había matado a su madre. En realidad, Oliver es alguien que vive estrés post-traumático por lo que le pasó en sus 5 años de “isla”, de ahí los flashbacks. No son una simple herramienta para conocer su pasado, son sus recuerdos por el estrés post-traumático. Además, Oliver no se volvió en un asesino de un día para otro. En los flashbacks de la temporada 1 le costó mucho matar, incluso a un faisán para sobrevivir. En los flashbacks de la temporada 2 se enseñó con un hombre que apuntaba a Shado, pero entendía que no era lo mismo que matar a sangre fría y así se lo decía a Sara Lance. En los flashbacks de la temporada 3 es cuando empieza su transformación en un monstruo cuando le enseñaron a torturar y se ensañó con el general que desató el virus Alpha & Omega y que causó la muerte de Akio, el hijo de Maseo y Tatsu Yamashiro. En aquella misma temporada, en el presente, descubrimos gracias al crossover con Flash que disfrutaba de la tortura con algunos de estos criminales. Él lo llamaba un método de interrogación útil, pero gracias a Barry trató de mejorar y empezar a ser más Oliver Queen y no Arrow. En la temporada 4 trató de dejar de hacerlo hasta que Damien Darhk le obligó a ello al atacar a Felicity y al secuestrar a su hijo William y posteriormente decidió volver a matar cuando Darhk ejecutó a Laurel. Vemos una clara evolución en el personaje y un contraste entre pasado y presente. Ahora Oliver está perdido psicológicamente por su más íntima y dura confesión a Chase.

 

Disfrutar dañando, disfrutar matando

Éste va a ser un título corto, pero quiero hacer referencia a esto porque me parece importante. Como he comentado, hasta ahora sabíamos que a Oliver le suponía cierto placer dañar y torturar a gentuza, aunque con el tiempo había ido dejando el “vicio”. Una muestra cuando se enfada con Diggle por torturar a un hombre en Rusia, usándolo como un saco de boxeo, literalmente. Uno puede quedar realmente escandalizado por lo que dijo Oliver y viéndolo así, se ve una cierta relación con algunos momentos del pasado de la serie. Por ejemplo cuando Dig descubrió que Oliver era el justiciero, le dijo que era un asesino y que creía que haciendo de justiciero hacía un bien cuando en realidad estaba dando una excusa para matar. En aquél momento ninguno de nosotros lo veía así, pero ¿ahora podríamos discutirlo? Oliver tenía un motivo para hacer aquello, parar a la Iniciativa (más bien hacer frente a la lista de nombres de su padre), pero Robert Queen nunca le dijo que debiera hacerlo como un justiciero y para hacer el bien hay muchas formas posibles. Así que en parte, no les faltaba razón a Diggle, ni a Chase ni a Slade Wilson cuando le dicen (éste último en alucinaciones y por lo tanto es lo que piensa Oliver) de que su cruzada es una farsa. Sin embargo Oliver tenía una lucha interior y ésta era el daño que le hacía que sus seres queridos supieran en lo que se había convertido, que Tommy le llamara asesino, que Laurel lo viera como un animal, que ya el inspector Lance le dijera que sufría estrés post-traumático, etc. Y aquí cobran mucha importancia sus compañeros, pero muy especialmente Diggle y Felicity. Ahí es donde cobra mucha importancia Felicity y uno ve el empeño de los productores en convertirla en su pareja definitiva. Aunque yo no soy Olicity ni mucho menos, tiene una lógica lo que han ido haciendo con el personaje y es que ella es una parte muy importante de la cura de Oliver y es importante porque ella ama a las dos identidades de Oliver, al justiciero y al Oliver que regresó de la “isla”. En cambio Laurel por ejemplo amaba al Oliver de antes del naufragio. En éste sentido tiene bastante lógica lo que han ido haciendo con ellos dos.

Pero regresemos un momento al hecho que comentaba. El disfrutar dañando a los demás. No es ningún secreto que Bruce Wayne / Batman en los cómics ha reconocido en más de una vez que disfruta dando palizas a la gentuza contra la que pelea en su objetivo de erradicar el crimen. Básicamente porque cada noche que sale, cada criminal que para, es para él un Joe Chill (el asesino de sus padres) al que para y al que le da una paliza. Batman no disfruta matando y de hecho es su único límite, su única norma: el no matar. Es cierto que en algunas versiones ha matado, pero genéricamente ésta es su mentalidad en los cómics. Otro ejemplo lo tenemos con Matt Murdock / Daredevil un abogado profundamente católico, con muchos problemas de consciencia debido a su moral cristiana, pero que en más de una vez ha confesado disfrutar machacando a los malos, también con el límite de no matar. Pero ojo, tanto con Batman como con Daredevil hay que tener en cuenta que no matar es el límite, pero hay muchas formas de no estar muerto y no por eso no haber recibido muchísimo daño. Uno puede estar en coma, minusválido, mutilado o con todos los huesos del cuerpo rotos y aun así estar vivo. Batman y Daredevil más de una vez han dejado a alguien en silla de ruedas o en coma, así que aunque no maten, pueden infligir mucho dolor.

¿Pero cuál es el ejemplo reciente con el que más he pensado en estos días después de ver la confesión de Oliver en “Arrow”? Pues en The Punisher. Si habéis visto la serie de Daredevil en Netflix, en su segunda temporada sabéis que “el Castigador” Frank Castle es juzgado y allí confiesa haber disfrutado de matar a esa gentuza que califica de escoria, dice que le encanta y que lo volvería a hacer. Oliver Queen en la serie nunca ha llegado a los límites que Punisher, pero el Oliver de la primera temporada y el de los flashbacks de ésta 5ª temporada se parece bastante a su concepto. Además, en la misma serie, Daredevil se llega a cuestionar un par de ocasiones la posibilidad de matar, una con Frank Castle diciéndole que por una vez podría tener razón. Frank Castle que sabe de qué va el tema, es el primero en decirle que esto no funciona así. No hay un “por una vez” y que una vez cruzas esa línea ya no puedes dejarla. Con Oliver Queen hemos visto matices, intentando no matar, a no ser que fuese como último remedio y no hubiera más opción, pero no dudó ni un momento en hacerlo, lo que en cierto modo demuestra que Punisher estaba en lo cierto y que una vez has matado, ya no vas a poder dejar de hacerlo. Una frase que me llama mucho la atención de Punisher en la serie es (en realidad sacada del Joker que se lo dice a Batman) que Daredevil y estos justicieros que no matan son unos medios tintas porque no se atreven a terminar el trabajo, pero que en realidad saben que “están a un mal día de ser como yo”. Veremos como evoluciona Oliver en los próximos episodios. Sabemos que en el próximo episodio, titulado “Disbanded” Oliver contacta con la Bratva para que ellos maten a Adrian Chase, sin querer meter a su equipo (que quiere desmantelar) por el medio. Por cierto, a final del episodio, vemos a Kovar abrir los ojos, en una habitación donde está Merlyn. O bien Oliver no lo mató y pensó que sí, o Merlyn lo resucitó con el agua de Lázaro. Según las palabras de Merlyn, no le gustaría ser quien le hirió, dejando entrever que la venganza será terrible.



el autor

Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

5 comentarios

  1. Concuerdo. La semana pasada dije que había sido el mejor capítulo y este lo supero. Tremenda temporada de momento!

  2. Pedro Pérez S. el

    ¿Puedes decir en que cómics Batman y Daredevil afirman que disfrutan pegando a los criminales con los que se cruzan?

    • El cómic concreto en el que lo dicen ahora mismo no lo sé, porque además también depende del autor, pero sí sé de otras referencias. Por ejemplo Daredevil en su serie, episodio 2 de la primera temporada dice que le gusta. Claire se lo replica diciéndole que no lo cree, pero en la propia serie se ve que lo disfruta. Y en el caso de Batman en los juegos Arkham también lo dice y se le nota.

  3. buen capitulo ero si observan bien, se nota el doble de dolph lungred y bastante, digo tan viejo o fuera de estado esta para no pode hacer la escena asi?? si me decis q es un escena de riesgo t lo acepto, pero aca no …me decepciono esto

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
En esta era de comunicación global es difícil guardar un secreto. A principios de marzo, en los pre-pedidos de Amazon se podía ver que el…