Reseña de Tales from the Darkside de Joe Hill, los guiones nunca rodados

0

El 29 de octubre de 1983 se abrió la puerta al Lado Oscuro y el que giró la llave fue George A. Romero. Sí, uno de los maestros del terror americano daría a la audiencia estadounidense una de las series antológicas de terror de mayor éxito durante la década (a pesar de que la calidad dejaba mucho que desear en ocasiones). Así como otras series del mismo estilo como Historias de la cripta o Dimensión Desconocida, Historias del más allá presentaba un formato autoconclusivo en el que todo lo extraño tenía cabida y donde talentos del terror mainstream hacían acto de presencia, desde Stephen King hasta Clive Barker. Pero todo aquello terminó en 1988 tras 90 episodios. Años más tarde aquel Billy de Creepshow (e hijo del maestro del terror moderno) sería elegido como guionista de un reboot de la serie ochentera. Desgraciadamente (y aún más tras comprobar lo que podría haber sido) la cosa no llegó a buen puerto y sólo se pudo rodar un episodio. Afortunadamente no se iba a quedar de brazos cruzados y, de la mano de la editorial IDW y con la ayuda del dibujante Gabriel Rodriguez (tándem que ya nos trajo la interesante Locke & Key) han sacado a la luz, en formato cómic, esas ideas que en su momento tuvo que dejar en el tintero el autor.

Joe Hill, el autor no puede negar ser hijo de su padre, tanto por su parecido físico como por su estilo narrativo

Lo que me propongo a reseñar no es el cómic sino los guiones rescatados con ilustraciones de Charles Paul Wilson III que consiguen darle un toque más tétrico al conjunto y, aunque a priori parezcan dos productos iguales, no es del todo así. Se nota que desde las ideas iniciales y su posterior ejecución en versión cómic ha habido algún que otro cambio, y muchas de las anotaciones que nos deja Joe son para soltar más de una sonora risotada, muy irónico y mordaz, cosa que se pierde, en parte, en su adaptación comiquera. Digno hijo de su padre.

Sin más dilación pasamos a la reseña. Se acerca un Evento del Lado Oscuro.

Se abre una ventana

La primera historia con la que abre el volumen es, para mi gusto, la más floja de las tres y mira que en un principio promete. La historia empieza con Joss, una típica chica universitaria americana, que tras evitar atropellar a un tipo con pintas de vagabundo acaba convirtiéndose en una «asesina de buzones» (sí, así nos lo vende el bueno de Hill), muy arrepentida va a disculparse con los dueños de la casa. Éstos le piden como compensación sus servicios como canguro. Joss, como todo buen personaje arquetipo, accede a aumentar su experiencia en el campo de cuidar niños. Un trabajo fácil quitando la posibilidad de ser participe de un macabro juego infantil en el que entran en escena unas misteriosas tablets que hacen realidad todo tipo de fantasías.

Puesto esto en principio es el hilo argumental del primer relato, divertido al principio, flojo en su nudo y bueno en su conclusión. A pesar de algún que otro altibajo, entretiene y Hill adereza la acción con una buena carga de humor propio y referencias a la cultura popular. Peca de ser demasiado descriptivo como guionista pero gana enteros como novelista.

El sonámbulo

Imaginad que despertáis un día y todo el mundo se queda dormido a tu alrededor (no es ficción, a más de uno seguro que le pasa), no puedes articular una sola palabra sin que tu vecino/compañero/amigo/novia caiga redondo/a en un profundo sueño. Eso es lo que le ocurre a nuestro protagonista, Ziggy, no puede mantener despierto a nadie de su alrededor. Estamos ante, diagnosticaría un doctor altamente cualificado, un claro caso de síndrome del Lado Oscuro y eso ya sabéis que significa, multitud de eventos extraños que desembocan, de una manera u otra, en un final sorprendente.

El segundo relato mejora al anterior y deja claro al lector que no está ante cualquier novela de la serie literaria Pesadillas (el tono del primero es muy parecido al de esta serie de novelas juveniles). La cosa mejora y no para ahí. Aún queda la guinda del pastel.

La caja negra

Con este último relato queda claro que era un proyecto muy interesante y que su formato autoconclusivo era, simplemente, simbólico. Joe Hill teje un personaje conductor realmente interesante, Brian Newman se nos presenta como un extraño vagabundo consciente de lo que puede pasar en el caso de que un Evento se desate, tras varias apariciones como secundario, Hill le regala al personaje su tercer relato en el que ejerce como eje central. Y este, en mi opinión, es el mejor y el más ambicioso de cuantos encontramos en este volumen, quizás el más difícil de trasladar a la pantalla y en el que más referencias encontramos (guiños cariñosos a su padre, un personaje escrito para Neil Gaiman, entre otros). Conocemos un poco mejor al personaje, atado a su destino desde la cuna y prisionero del Lado Oscuro, una más que interesante propuesta.

Neil Gaiman podría haber sido uno de los actores en la adaptación del tercer relato, una de las cosas que más lamentas al leer el mismo es no poder verlo hecho realidad

Conclusiones

Tras su lectura me ha quedado claro que es una experiencia literaria realmente entretenida, divertida y amena que te hará lamentar que no se llevara a cabo, bueno, quizás no esté todo perdido y Joe Hill lo saque adelante en unos años, queremos ver más de Newman y del Lado Oscuro. Al menos siempre nos queda la serie original, serie que, a pesar de sus fallos, tiene capítulos verdaderamente memorables (El procesador de textos de los dioses, salido directamente del complejo cerebro de King y con presencia en el tercer relato).

Panini nos lo presenta con un bonito formato en tapa dura, con un bonito diseño que nos anima a adoptarlo para nuestras insaciables estanterías. En definitiva, una buena opción para aquellos fans del terror más contemporáneo y para aquellos atraídos por la forma tan característica de narrar del autor (en parte heredada). Sea de una forma u otra acabaréis devorando cada una de sus páginas.

Os dejo por aquí el enlace de la web de Panini Cómics, que ha hecho un trabajo excelente trayéndonos esto a todos los fans de Hill.

Hasta aquí nuestro viaje por el Lado Oscuro, tened cuidado al regresar y que seáis muy felices.

 



el autor

Historiador en proceso. Mente inquieta. Amante de todo lo relacionado con comics, series, cine y literatura, no hago distinción entre ellos a todos los quiero por igual. Actualmente comparto con vosotros las cosas que me hacen feliz. Cambio y corto.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Hoy me apetece hablar de mis héroes, que seguramente afable lector también sean los tuyos. Pero no los de hoy en día, esos que van…