Análisis de El Tercer Día. Capítulo 4. Lunes – La Madre

2

Bienvenidos al análisis del cuarto capítulo de El Tercer Día, una serie complicada y compleja que pide al público un esfuerzo para poder comprenderla. En este episodio cambiamos de ciclo, de protagonistas y de estación (invierno), aunque la Isla de Osea y sus habitantes y costumbres sigan siendo el eje central de la trama. 

Pincha aquí para ver todos los análisis de El Tercer día

Helen (interpretada por Naomie Harris) es una joven madre que lleva a sus dos hijas, Ellie y Tallulah, a la isla para celebrar el cumpleaños de la mayor (Ellie) y de paso alejarla de su instituto donde ha tenido problemas por pelearse con otras chicas. Se supone que le gusta la arqueología y en Osea hay muchos restos, pero la joven no parece muy emocionada y mucho menos su hermana pequeña, pegada siempre a una pantalla. 

La Osea que encuentra Helen es mucho más realista que la que habíamos visto hasta ahora. Desde el principio queda claro el cambio de tercio narrativo. Desde los encuadres de la cámara, mucho más abierto, sin ser tan agobiantes como en los capítulos anteriores, al uso de un punto de vista no tan agobiante. Es significativo como ven las mujeres la isla primera vez, en un plano abierto del amanecer con el paso abierto por la marea baja y la isla al fondo. Es de una belleza desbordante.  

Pero ese ambiente bucólico pronto se tornará más oscuro. Desde que entran en la isla empiezan a ver pintadas amenazantes y calles solitarias, sucias y demacradas. Van a la casa que habían alquilado pero sus habitantes se niegan a entregarle las llaves, dicen que no es un buen momento y las dejan de patitas en la calle con un frio invernal que empieza a ser peligroso. 

El tercer día

Helen junto a sus hijas, Ellie y Tallulah

Helen se acuerda de que antes han pasado por un hotel y van allí. Deja a las niñas en el coche y entra para ver a Janny, el dueño, acosado por dos matones con mala pinta. Los hombres se marchan y Helen, que es veterinaria, cura una herida en la cabeza de Janny mientras le pide ayuda y un lugar para refugiarse. Él le dice que el hotel está cerrado y repite lo que ya ha oído antes, aunque le gustaría ayudarla es un mal momento. 

Mientras, las chicas están en el coche y ven pasar a una niña con una bandeja y Ellie decide seguirla para encontrarse con nuestro viejo amigo Larry. Ahora es mucho más agradable y simpático y le cuenta a la chica parte de la historia antigua de la isla y el significado de unos pictogramas que representan a una mujer a punto de dar a luz que hay por todos sitios. Helen ve a su hija hablando con un desconocido y se vuelve loca, llevándosela de allí totalmente trastornada, tanto que tiene que ser consolada por las niñas en el coche. 

Helen acaba encontrando por internet unas cabañas de vacaciones donde podrían refugiarse. Al llegar allí ven que todavía están en construcción y entran en una de ellas ya que Tallulah tiene ganas de cagar (pues si señores, así son los niños). Encuentran una habitación que parece sacada de una sala de ginecología de un hospital mientras que en otra ven una especie de altar de sacrificios con una oveja abierta en canal con un muñeco de un bebe en su interior. 

Entonces llegan varios hombres y se ponen a hablar sobre un conflicto latente en la isla en el que Janny está en el lado opuesto. Las tres se esconden y logran salir sin que las vean. Después de ver todo esto Helen por fin se ha convencido de que tienen que irse de la isla. Esta es una de las cuestiones más curiosas del episodio, el empecinamiento de la mujer en quedarse en Osea a pesar de que las niñas casi desde el principio quieren irse al percibir el ambiente enrarecido de la isla. 

Las protagonistas se esconcen para ir descubriendo que pasa en la isla

Cuando llegan a donde habían dejado el coche este ha desaparecido y como la marea va a subir enseguida, no tienen manera de salir de la isla. Así que acaban en la posada de los Martín que tan bien conocemos de los episodios anteriores. Aunque el dueño no parece por la labor y repite la cantinela de que no es buen momento, Mrs. Martín accede a darles una habitación por una noche y a darles de cenar. 

Helen insiste en saber si van a estar seguras allí después de todo lo han visto en la isla y entonces Mrs. Martín le dice que no hay nada que temer. La sala de ginecología que han visto es para una mujer de Osea que quiere dar a luz en la isla, por eso lo tienen todo preparado, aunque el médico que tenía que venir les ha fallado. Y en cuanto a lo demás, pues no está dispuesta a pedir perdón por unas costumbres un poco arcaicas que tienen en el lugar. 

Los Martins van a volver a ser personajes importantes en esta trama

Al final no tienen opción y se quedan en la posada, acostándose las tres en la misma cama. Es entonces cuando vemos una imagen en la tablet de Tallulah que pone todo en contexto. Helen es la mujer de Sam y las niñas son sus hijas. 

Valoración del episodio 

Después de saber quiénes son Helen, Ellie y Tallulah todo cuadra y reconozco que no lo vi venir (aunque viendo el título del episodio era bastante obvio). Durante todo el capítulo las hijas (y el espectador) no paran de preguntarse el empeño de la mujer por estar en la isla a pesar de todo lo que ven ella. Está claro que Helen busca respuestas y sabe que su marido desapareció en la Isla de Osea por los mensajes que logró enviar cuando casi se marcha. Lo que no sabemos es si las respuestas que encuentre le van a gustar. 

También queda claro porqué se puso tan nerviosa cuando Ellie habló con un desconocido. Es algo muy comprensible tras la desaparición y muerte (aunque nosotros sabemos que está vivo) de su único hijo. 

Así se logra relacionar esta nueva tanda de capítulos con los tres primeros. Además, hay muchos guiños cómo la manera en que Mrs. Martín convence a Helen de que todo lo que ocurre en la isla es normal. Ya vimos eso mismo con San antes. 

Las chicas se pasan medio capítulo de aquí para allá

Pero si vemos esta relación de manera tan palpable no es menos cierto que este episodio tiene una diferenciación formal muy clara con los anteriores. La manera de rodar es totalmente diferente, sin el agobio de antes, sin esos primerísimos primeros planos ni esa cámara subjetiva constante. Aquí los planos son muy abiertos, de tal manera que nos permiten contemplar la belleza de la isla a pesar de la oscuridad que hay en ella. 

Habrá que ver cómo se va desarrollando una trama que ha quedado muy interesante con la revelación final. Y como se resuelven los interrogantes que ha planteado ¿Qué va a pasar con ese nacimiento que esperan en la isla?¿Quién es la embarazada?¿Tiene alguna relación con Sam o Helen?¿Veremos a Sam en su nuevo papel de Patriarca?¿Y a su hijo?¿Qué nuevo aspecto de la religión de Osea vamos a conocer en estos episodios?¿que significan esos pictogramas tan inquietantes? 

Muchas preguntas que hacen que estemos deseando ver los dos capítulos que quedan. 

el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

2 comentarios

  1. Jess. Tengo la sensación de que es Jess la embarazada. Recordemos que cuando duermen juntos, supuestamente tienen relaciones íntimas, y ella le dice que se queda embarazada sólo de mirarla. Tengo también la sensación de que parte de la isla no ve con buenos ojos ese nacimiento, mientras la otra parte si. La isla dividida como pasó con la llegada de Sam. Si es un bebé de Sam y es un niño…puede que haya conflicto por el otro hijo de Sam. Yo si vi venir que Ellen era la mujer de Sam. Entre otras cosas porque uno de las personajes secundarios le dice que se nota que el padre es blanco. Buenos análisis, me ayudan a reposar y entender mejor lo que he visto en el episodio. Un saludo.

    • Juanjo Avilés el

      Gracias por comentar Mati y me alegro que te gusten estos análisis. Mi primera impresión ha sido también que Jess es la embarazada, pero creo que es demasiado obvio, así que no se si se va a seguir este camino. Además el título de este episodio, La Madre, y como mira todo el mundo a Ellie, también me mosquea. Ya veremos cómo acaba todo. Un saludo para ti también.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad