Análisis de Penny Dreadful: City of Angels. Temporada 1. Capítulo 2

2

Bienvenidos, hijos de la Santa Muerte, de nuevo, a este pequeño rincón, libre de nazis, en el que podremos analizar la nueva creación de John Logan. La semana pasada la serie aterrizó, y nos dejó una declaración de intenciones, en forma de escenarios luminosos y una épica batalla final. Esta semana, y bajo la batuta, de nuevo, de Paco Cabezas, vienen a visitarnos algunos amigos que creíamos perdidos. Bienvenidos, al análisis del segundo capítulo de Penny Dreadful: City of Angels, en el que Yacen los Muertos.

Puedes leer aquí todos los análisis de Penny Dreadful en la web.

Los muertos que yacen

En el hospital, Raúl se debate entre la vida y la muerte, mientras su familia lucha contra sus propios demonios, y contra la desesperanza de la forma en la que pueden. El cisma de los Vega se comprueba a través de los planos contrapicados que se usan siempre que el inspector habla con algún miembro de su familia, evidenciando la distancia entre ellos, o en ese precioso plano en el que abraza a su hermana, pero no se le enfoca la cara, como demostrando que no está del todo ahí. Que, ya que sale el tema, la hermana tiene un peso absolutamente nulo en la serie, y es una pena, porque podría ser un foco de conflicto, tal y como la habían planteado en el primer capítulo.

Mateo, por su parte, es el más afectado por este cisma. Ama a su hermano, pero también ha visto lo que ha hecho en su familia. Por eso le dice: “si Raúl muere, ya no formas parte de esta familia“. Es una condicional, no le está expulsando de la familia, ni de su vida, aunque es plenamente consciente de que disparó a Raúl. Porque ama y admira a Tiago tanto como a Raúl, y desea que Raúl no muera, también para no perder a Tiago. Me parece precioso que diga tanto con tan poco.

Mateo tiene un encontronazo con la policía. Es una de las escenas más brutales que hemos visto, por dos motivos: el primero, la actuación del policía, despreciable, pero que hace que empatices con él, y con su deseo de venganza; el segundo, la banda sonora. En esta escena se mezcla la música con los sonidos: la presión sobre el ojo, la navaja automática… Se nos muestra a un nuevo personaje, Rico, que se nos presenta como un Pachuco. He encontrado una frase de Octavio Paz, en su ensayo “El laberinto de la soledad”, que describen lo que es un Pachuco, y que creo que describen muy bien lo que intenta trasmitir la serie:

El pachuco no quiere volver a su origen mexicano; tampoco –al menos en apariencia– desea fundirse a la vida estadounidense. Todo en él es impulso que se niega a sí mismo, nudo de contradicciones, enigma. Y el primer enigma es su nombre mismo: pachuco, vocablo de incierta filiación, que dice nada y dice todo… Queramos o no, estos seres son mexicanos, uno de los extremos a que puede llegar el mexicano

Por último, tenemos a María, con casi ningún peso en el capítulo, salvo en la preciosa escena final. Por fin vemos a María rezar en español (un tema que me sigue pareciendo que está muy mal tratado). Y vemos una relación con la Santa Muerte muchísimo más acertada que en el capítulo uno. María tiene miedo de la Santa Muerte, aunque le rece. Pero con quien se encuentra es con Raúl.

Los vivos que yacerán

Tiago Vega sigue enfrentándose a los problemas de ser inspector y chicano. A pesar de haber disparado a su propio hermano durante el enfrentamiento, su aceptación en el cuerpo no ha mejorado. En este momento, mientras Tiago pasa por la transición, de forma literal, ya que le vemos abandonar su puesto como policía a pie de calle, para subir a su posición de hijo y hermano; nos presentan una escena brutal de los Mexicanos caídos, que yacen en el suelo como basura.

El jefe de policía quiere una cabeza de turco, y lo dice sin rodeos. Hasta esta parte de la historia, creo que el capítulo había mejorado mucho con respecto a su predecesor en lo relativo a la sobreexplicación del guion. Y tras darse cuenta Vega y Michener de que el asesinato mexicano parece DEMASIADO evidente, deciden investigar la iglesia a la que pertenecía el difunto y su familia, una especie de secta evangelista que, personalmente, me encanta.

La Hermana Molly es alguien a quien prestar atención

La trama de la iglesia ha sido una de las sorpresas más positivas que ha tenido este episodio para mí. Amy Madigan es bastante sublime, aunque siempre se le han dado bien los papeles de desequilibrada (aún recuerdo su papel episódico en Mentes Criminales). Por otro lado, Kerry Bishé hace un papelón como hermana Molly. La forma sutil en que se evidencia su disgusto mientras sonríe es maravillosa. La hermana Molly cuenta con esos gestos sutiles pero evidentes que perfilan una buena actuación, como ese momento final entre ella y su madre, cuando es evidente que desea girarse para ver a Tiago por última vez, pero la figura de su madre, que ni siquiera aparece en pantalla, es demasiado poderosa para atreverse.

El inspector Michener me está sorprendiendo para bien. Si bien parecía demasiado un alivio cómico-trágico durante el primer capítulo, su propia subtrama está adquiriendo unas dimensiones muy interesantes. Además, personalmente me gusta mucho la naturalidad con la que bebe en el trabajo. Por último, mención especial a la brigada judía de vigilancia. Es una lección magistral sobre cómo construir  personajes en poco tiempo, además de una sutil referencia a la escena inicial de Reservoir Dogs. Además de una pequeña broma interna que los más avispados habréis pillado. Esta trama es una de las más interesantes para mí, y he lamentado mucho la muerte de parte de la brigada judía, aunque apenas me ha sorprendido.

Los que no viven ni dejan yacer

Volvemos a casa de nuestro querido Concejal Townsend, que creo que es unos de los personajes en los que más cariño han puesto. Es un hombre lleno de grises y matices. Me ha parecido increíble la escena en la que habla con Alex, y se niega a salir en la tele porque le sacan “gordito”.  Creo que es un excelente trabajo de guion y dirección el que se hace con esta trama, que además tiene algunas de las mejores actuaciones de Dormer. Meción también a ese discurso televisado del Concejal, y la actuación impresionante de Michael Gladis, porque es tremendamente difícil dar un discurso tan medido, con esa cadencia, con ese mensaje tan potente y ser tan poco carismático. Pero es lo que quiere enseñarnos la serie, hasta qué punto es una persona prescindible, que solo está donde está por Alex.

Os juro que adoro a este hombre

Volviendo al Doctor Craft, su vida sigue siendo tan anodina como luminosa. Con Kinnear cada diálogo es oro, como esa perlita que le suelta a su hijo: “no es ignorante, solo está desinformado”. Los momentos en los que el doctor Craft y Magda se encuentran son de mis preferidos, por el nivel interpretativo de ambos, aunque de nuevo, la sobreexplicación del guion desmerece mucho las escenas. No tanto en este capítulo, donde hay dos momentazos que me han parecido deliciosos. El primero ha sido ese momento en que uno de los hijos de Craft reconoce algo extraño en el supuesto hijo de Magda. No hay diálogo, solo miradas del hijo de Craft al niño, que se subliman en una escena final de Magda preocupada que me parece maravillosa. Por último, la escena del doctor con su mujer en la cama es otra pequeña delicia, sobre todo en el final, cuando vemos parte de la frustración que está llevando a Craft a caer en el embrujo de Magda: su mujer. Espero realmente que ahonden en este personaje.

La opinión de Sofía

Para mí, un capítulo muchísimo mejor que el primero, tanto a nivel de guion como, sobre todo, de banda sonora. Me ha encantado cómo la música y los sonidos del capítulo han ido encajando piezas; sobre todo en las tramas relacionadas con la comunidad chicana.

A nivel personal, las tramas relacionadas con Magda (el Doctor Craft y el Concejal Townsend) son mis favoritas. Han escogido maravillosamente a los actores, y las tramas evolucionan de forma inteligente, dejándote con ganas de más. También, por mis gustos, me ha parecido muy interesante la idea de tratar el tema de las sectas, y cómo están tratando a la líder.

¿Nos os encanta que el nazi esté leyendo “Lo que el viento se llevó” del que antes hablaban los judíos?

Por contra, las tramas relacionadas con Tiago Vega me resultan las más flojas, y las que creo que requieren un poco más de cariño. El inspector no genera ninguna empatía en el espectador, y su relación familiar solo interesa por el resto de miembros de su familia; de la misma forma que su trama policial interesa por los demás personajes que la sustentan (el inspector Michener o la Hermana Molly)

Destacar dos conversaciones que creo que aportan mucho al capítulo, ya que lo elevan con respecto al primero: La conversación sobre la muerte que tienen Tiago y la Hermana Molly, que nombra de forma indirecta a la santa muerte, a la idea de la muerte como redentora e igualadora en el momento final. Habla de lo que sienten los vivos respecto a ella, pero también cómo afrontarla cuando venga a buscarte, y nos presenta un posicionamiento de la serie con respecto a este tema. Por último, la reflexión “Todo el mundo es virgen al principio” que me pregunto si no es una declaración de intenciones sobre la propia moralidad de algunos de nuestros personajes.

La semana que viene, veremos si la sustancial mejora de calidad e interés se mantiene. Hasta entonces… sed felices.



el autor

En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

2 comentarios

  1. Brutal análisis como me tienes acostumbrado desde Predicador o American Gods.
    No se que le pasa a esta serie pero no me acaba de seducir pese a tantas cosas bonitas que tiene. La pareja de inspectores protagnsitas no me llenan, eso desde luego lo tengo claro. Después la mitología de la serie apenas se nos muestra por lo que es una serie practicamente policial e histórica de temas muy manidos. Pero la puesta en escena y momentos como la brugada judia me ganan. Y por supuesto Natalie Dormer, me encanta esa mujer en todos los aspectos. Y que dos personajazos el Concejal townsend y el Doctor Craft, curiosamente ambos vinculados a Natalie Dormer.
    A ver como avanza la serie.
    Saludos

    • Sofia Ricarte el

      Tus comentarios siempre son un gran halago!
      Creo que la serie tiene dos grandes problemas: el primero, que viene bajo el sello “Penny Dreadful” y eso generaba unas expectativas que creo que no va a poder cumplir. El segundo, que no acaba de encontrar lo que quiere decir. Va dando bandazos entre tramas más o menos interesantes, pero que no encuentran la forma de encajar; y eso lastra mucho.
      No obstante, como ya dije en el capítulo anterior, a la original también le costó un poco despegar, demosle un voto de confianza.

Deja tu comentario