InicioSeriesAnálisis de Supergirl. Temporada 6. Episodio 11

Análisis de Supergirl. Temporada 6. Episodio 11

Volvemos otra semana más a las aventuras de Supergirl en este onceavo capítulo en el que a falta de un duende pues tenemos dos para que la cosa se ponga más mágica.

Más allá de que este episodio comienza justo donde terminó el anterior y tanto Supergirl como Mxy tiene que huir de Nyxly, la escena en la que el duende canta la historia de la némesis de esta temporada al ritmo de ‘I will survive’ es divertidísima.

Cuando ves las caras de los protagonistas, algunos aguantando la risa ante este musical no muy afinado te das cuenta lo difícil que es a veces ser actor o actriz.

Supergirl

Pincha aquí para ver todos los artículos del mayor evento de DC en la televisión: Crisis en Tierras Infinitas.

Lena Luthor

Me alegra que se haya recuperado a Lena Luthor en este viaje espiritual que le lleva a sus raíces, lo malo es que parece ser que no es bienvenida a Terranova.

Cuando los habitantes de la zona averiguan de quien es hija se le cierran todas las puertas y la cordialidad da paso al odio más enfermizo. Para que luego digan que esta familia no hace amigos.

Obviamente en este viaje de autodescubrimiento debía aparecer algún hecho del pasado que revelase el origen de esa animadversión y que nos dejase un poco locos.

Y soy sincero cuando digo que no me esperaba para nada la relación que tenían en común las tres mujeres de la foto de Lena y ese final en la casa/cueva.

Yo sigo adorando a Katie McGrath y a cada episodio que pasa me doy más cuenta que está por encima del resto y que no está teniendo todo el tiempo que merecería en pantalla.

Supergirl y amigos

Gracias a Mxy sabemos la existencia de ‘La Piedra Total’ y lo que es capaz de hacer y cómo encontrarla necesitando a este duende para hallar los siete tótems que la guiarán hasta ella.

Nuestra villana quiere a este duende por su traición y por otros motivos, pero los protagonistas nos están dispuestos a entregárselo. Así que van a idear un plan para quitarle la magia y así poder detenerla.

Finalmente, nuestros amigos han encontrado los planos de la máquina para invertir la magia de Nyxly y convenientemente Alex ya estaba trabajando con unas esposas.

Sinceramente, es esa vagancia argumental por parte de los guionistas lo que mata cada vez que lo veo en la serie y por desgracia se ve muy a menudo.  Ese defecto se junta con las excesivas y poco sutiles moralejas que nos están lanzando a la cara y tenemos una serie que en los 80s quizás hubiese encajado pero que actualmente se encuentra desfasada.

Aquí por fin Nia se sincera con Brainy sobre toda la verdad sobre la liberación de Nyxly y el trato al que llegó con ella. Pero obviamente se le perdona todo, tanto él como Supergirl. Los secretos son más peligrosos que la verdad, esa es la moraleja que convenientemente se aplica a las dos historias de la trama.

Tras un enfrentamiento con un ‘gatete’ gigante, Nyxly exige que le sea entregado Mxy y el plan de nuestros amigos se pone en marcha.

Al menos me sorprendió que Supergirl tratase de convencer a su némesis para no combatir y que esta se negase. Los guionistas realizan estos giros como si fuesen rompedores, pero no lo son, quizás para ellos lo sean porque están estancados en esa mediocridad, pero para el público no.

Conclusión

Supergirl sigue cayendo sin remedio y son pocos los atisbos de recuperación que vemos en las historias y tramas de la serie. No sé si ya se han hastiado de este producto y los guiones son escritos con desgana o dejadez, pero no funcionan a ningún nivel.

Siento ser así de pesimista, pero el Arrowverso ya no tiene interés alguno y todo el futuro de DC en la pequeña pantalla pasa por HBO Max y su hincapié en la calidad de sus ficciones.

Supergirl no me está dejando un buen sabor de boca, la verdad y su finalización en esta sexta temporada no va a ser un hecho muy lamentado.

Os dejo el temazo de Gloria Gaynor:

Un saludo desde el sótano de la Batcueva.

Juanma Martín
Amante de DC desde que ví Batman de Tim Burton en la gran pantalla. Crecí con los vídeos Beta y VHS y visitando casi a diario unos lugares extintos llamados videoclubs. Seguidor acérrimo de las tardes de sofá y series, del cine y del "buen" cine más aun. Jugador de rol desde los 14 años y jugador de videojuegos desde los 20. Muy cliché durante gran parte de mi vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS